Mejora del clima laboral

Nueve ejercicios que pondrán en forma tu empresa (infografía)

La mejora del clima laboral es una de las prioridades en la gestión de recursos humanos. Es una forma de minimizar problemas organizativos, pero también una oportunidad para desarrollar todo el potencial del equipo.

Sage ha elaborado una infografía que recoge 9 nueve consejos para la mejora del clima laboral que, además, podemos descargar en formato pdf en el siguiente enlace. En ella se abordan diferentes aspectos: las condiciones mínimas imprescindibles de trabajo, las medidas para mejorar la situación social y autoestima de los empleados y la forma en la que se puede contribuir a que se sientan realizados.

El salario y los incentivos como eje en la mejora del clima laboral

El salario emocional es un buen punto de apoyo para la fidelización del talento. Pero es necesario más: los trabajadores deben estar correctamente retribuidos. No olvidemos que, aunque el trabajo tiene muchas otras motivaciones,  obtener ingresos económicos es la principal.

Además del salario base, también tienen mucha importancia los complementos variables y diferentes programas de prestaciones para empleados. Con ellos se busca primar el esfuerzo y hacer partícipes (y beneficiarios) a los empleados de los objetivos y resultados de la empresa.

La seguridad en el trabajo es vital para la mejora del clima laboral

Los accidentes y enfermedades laborales tienen una influencia muy negativa en el ambiente laboral. La principal repercusión se produce en el trabajador que los sufre. No pocas veces se siente como la víctima injusta de fallos en los procesos de la empresa.

Pero, además, influyen muy negativamente sobre el resto del equipo humano. Por un lado, está la desmotivación que produce el sufrimiento de un compañero. También influye el temor a ser el siguiente. Y, por supuesto, la investigación y los posibles conflictos jurídicos son una fuente de presión sobre el conjunto de personas que trabajan con el afectado.

Hay que colaborar en el bienestar emocional de los empleados

La salud mental es muy importante en muchos ámbitos. Influye en la salud física, en el afrontamiento de las discapacidades y enfermedades y en el desarrollo de unos determinados hábitos de vida. También afecta al desarrollo de las facultades intelectuales. El resultado es claro: el bienestar emocional de los trabajadores incrementa su productividad y permite mantenerla elevada durante más tiempo durante el desarrollo de su jornada, así como durante más años a lo largo de su vida laboral.

A la hora de contribuir a la salud mental de los trabajadores, hay que tener en cuenta diversos factores. Han de estudiarse los perfiles de los empleados. Se tienen que valorar las alternativas para tomar medidas, las tendencias del momento y el coste de cada opción. Además, es muy importante intentar prever la recepción por parte de la plantilla que podría tener cada opción.

La concreción de los principios de actuación

Un aspecto fundamental en fidelización del talento es la concreción de principios de actuación con los que los empleados puedan sentirse identificados. Es una forma de reconocer que ellos son portadores de valores que la empresa quiere transmitir.

Cuando se produce una buena conjunción, los empleados sienten que merece moralmente la pena formar parte de la empresa. Se identifican claramente los objetivos y la forma en la que se pretende alcanzarlos y se implica al equipo humano en ellos.

Cuidar el feedback con los empleados favorece la mejora del ambiente laboral

Los empleados no son piezas inertes en un tablero de ajedrez movidas por la voluntad de los gestores de la empresa. Al contrario, son receptores y transmisores de información valiosa. Y, por supuesto, albergan emociones y aspiraciones.

Todo jefe debe estudiar muy bien lo que transmite a sus empleados y debe saber escucharlos. Al mismo tiempo, ha de saber gestionar las expectativas de respuesta, de forma que los trabajadores se sientan correctamente atendidos. Eso no pasa por abandonar permanentemente todo tipo de ocupaciones para prestar atención a sus subordinados. Más bien, se debe diseñar un marco de relación leal en el que ambas partes tengan incentivos a colaborar.

Sin avanzar en conciliación nunca podrá mejorar el clima laboral

Cuando el trabajo y la vida personal entran en conflicto, lo habitual es que al menos una de las dos facetas acabe insuficientemente atendida. Aun cuando el empleado prima la laboral, es habitual que la presión en su esfera privada acabe generando desmotivación. Todo ello redunda en una pérdida de productividad en el trabajo.

Adicionalmente, a la repercusión individual hay una serie de efectos en cascada. El trabajador que no concilia bien ambas facetas puede repercutir en los compañeros. Además, el clima de frustración puede extenderse por todo el equipo. Favoreciendo la conciliación no solamente se logra una empresa más humana, sino también un equipo que funciona mejor.

Hay que afianzar las bases individuales de la creatividad

Tanto la inteligencia colectiva como el apoyo de sistemas de inteligencia artificial capaces de aprender van a dar un nuevo impulso a la creatividad en la empresa. Uno de los riesgos que existen  es que el empleado se sienta como un objeto más dentro de una colectividad o un mero instrumento.

Sin embargo, ese riesgo es abordable. Un importante reto de la gestión de recursos humanos está en conocer los objetivos y aspiraciones personales de los empleados. El objetivo es saber identificar qué creen ellos mismos que pueden aportar a la empresa y encontrar el cauce para que puedan conjuntarse con los de la empresa.

Las causas sociales como motor de la mejora del clima laboral

Todas las empresas contribuyen al bienestar social, al menos, a través de sus productos. Sin embargo, para que los trabajadores confíen en la empresa es necesario ir más allá. 

La adhesión a causas sociales convierte a la empresa en una organización con vocación transformadora de su entorno. Los logros en esa materia son una muestra de que funciona y es útil para la sociedad. El compromiso de los trabajadores, tanto individualmente como de conjunto, sale reforzado.

La proyección interna de los empleados mejora el ambiente de trabajo

Que la empresa sea una buena opción de futuro es uno de los mejores incentivos en el presente. Los empleados perciben que sus esfuerzos ayudan a crecer a la empresa y que, al mismo tiempo, ellos crecen profesionalmente.

Se puede lograr de múltiples formas. Los ascensos profesionales, la confianza mostrada en la delegación de tareas, la participación en proyectos y aspiraciones profesionales de los empleados, la promoción activa del intraemprendimiento, planes de formación personalizados, etc.

La continua mejora del clima laboral es imprescindible para poder diseñar, implementar y sostener el proceso de crecimiento en cualquier empresa. Si el equipo humano falla, no se aprovecharán correctamente las inversiones, se entorpecerán los procesos, se incrementarán los costes, se deteriorará la calidad, se perderán clientes, llegarán despidos y, en conjunto, la organización habrá fracasado. Si, por el contrario, cuidamos a las personas, podremos descubrir oportunidades de perfeccionamiento en todas las áreas de la empresa.

En Blog Sage | Cómo poner a prueba tu despacho profesional para el futuro (eBook)
Imagen |Thinkstock