Yo hice cola para comprar el iPad 2

Ciento y una vez pensé el título de este post ante un mostrador con un señor que sólo decía: “hasta las cinco de la tarde no hay stock de iPad 2”. ¿Por qué hasta las cinco? ¿Qué tiene un producto tecnológico para tener que “esperarlo”? Y, yo hice cola para comprar el iPad 2.

Sin duda Apple ha conseguido el sueño de todo publicista (y algún dictador): tener un público fiel, atraer con firmeza a nuevos adeptos y no tener competencia en su campo. Dentro del marketing que vemos actualmente no encuentra rival y podemos destacar que sus campañas de publicidad no son, ni de lejos, las más ambiciosas.

El dueño del secreto

Será sin duda el CEO capaz de conjugar diseño con utilidad o necesidad. El mercado feroz que existe no deja cabida a algún producto nuevo sino es altamente necesitado o va de la mano de una gran campaña de publicidad. Sólo si las directrices del CEO son correctas y están basadas en el conocimiento del mercado y la falta de nichos por explorar, el producto sobrevivirá a la ardua competencia.

La extensión de la forma de pensar del CEO ha de tejer los nuevos productos para que todo el mundo desee. La base de esta necesidad viene de la mano del significado del producto y su caracter. Sin ir más lejos la venta del iPad 2 tenía hora; hasta las 17 de la tarde del pasado viernes nadie podía tener uno de los productos estrella de la marca de Cupertino.

Generando la necesidad

El éxito de las compañías tecnológicas no es más que la necesidad que nos genera por tener uno de sus productos. Falsa necesidad de tener un portátil o un gadget; es superior a la inteligencia de la mayoría de sus clientes. Vemos crecer dicha necesidad en nosotros por la falta de personalidad que poseemos. Queremos ser distintos y las mejores compañías nos dan productos distintos que ayudan a ello.

La base actual para el triunfo de un producto es el uso de estudios sociológicos en sus campañas de marketing. No hay más que ver la personalidad de un producto al que dotan de sus estudios. La rumorología que acompaña el lanzamiento de un nuevo gadget es la causante de su éxito. Hay ejemplo de webs dedicadas en exclusiva a nuevos lanzamientos y a posibles mejoras de hardware. Ninguna otra empresa posee esa capacidad de generar hambre por conocer qué pasará en nuevos lanzamientos.

El canal

El canal es el objeto menos analizados de estas compañías. Normalmente vemos anuncios en prensa escrita (cada vez menos) y muchos sobre internet pero la franja horaria y los lugares donde los encontramos es algo de lo que desconocemos el por qué. Para ello se basan en estudios sobre cuándo y dónde se mueven los posibles usuarios.

Otro método es el de Steve Jobs en sus Keynotes ante el mundo. Bien podríamos usar cada frase suya en un tweet, dándonos masticado cada nombre de cada noticia; consiguiendo que cada titular sea tal como el artífice lo ha dicho. Al terminar cada presentación hacemos que el humo de Jobs nos sirva para promocionar sus productos. Una vez que todo termina Apple no hace campaña, sólo deja que los miles de blogs y webs que siguen férreamente cada paso de la “manzana blanca” hagan un trabajo arduo y caro.

Recepcción

El conjunto de “normas” de las que un producto es dotado, es el método para defenderse de su rival. Si conseguimos que este proceso tenga un fuerte impacto veremos a personas que hacen noche para comprar el primero el “aparato”, por ejemplo. Cuando el producto está acompañado de una buena funcionalidad se consigue una trayectoria rentable casi asegurada.

En Blog Sage | Cuál es la personalidad de tu marca de empresa
Imagen | marcopako ?

Pablo Herrero

Profesional IT dedicado a entornos empresariales, servicios, servidores y virtualización; ahora centrado en HP y en Barcelona. En ratos libres SEO, y redactor en Tecnología Pyme.

Me encontráis a un tweet en @carvajaluchi