Los riesgos de los teléfonos móviles para la pequeña empresa

Smartphone

Hoy en día es normal ver por todas partes teléfonos móviles con funcionalidades multimedia, que se conectan a internet de manera totalmente normal y contienen, o tienen acceso, a infinidad de datos de todo tipo. Los avances en tecnología han permitido que dispongamos en la palma de la mano una herramienta potentísima, pero a la vez estas ventajas, también traen consigo riesgos, algunos importantes.

Conviene tenerlos presentes para poder tomar las medidas oportunas y evitar males mayores, como la pérdida de información o el acceso a ella por parte de personas no autorizadas. Sí, también efectan a las pymes y a los autónomos ¿Te imaginas qué pasaría si pierdes tu teléfono en una feria sectorial y que no tengas ni copia de seguridad ni los datos protegidos con contraseña? Pues eso…

A continuación una lista comentada, que debería servirnos para hacer autoevaluación:

  • Fuga de información: Un teléfono perdido o robado que no tenga la información protegida mediante algún sistema de contraseña o similar, permitirá a cualquiera que lo tenga en sus manos acceder a ella.
  • Borrado por desuso: Cuando el terminal se deja de usar (cuando lo sustituimos por otro mejor, o por avería,…) sin borrar los datos sensibles que contiene, estamos dejando que cualquiera pueda acceder a los datos que contiene.
  • Phishing: También los teléfonos móviles son susceptibles de ataques tipo phising, que tratan de recopilar de manera fraudulenta los datos del usuario del móvil (contraseñas, nombres de usuario, número de teléfono,…).
  • Spyware: Los malos siempre van por delante y los smartphones también están expuestos a las aplicaciones espía que pretenden acceder y recopilar información personal, para su posterior envío a terceros e incluso su utilización en hechos de fraude.
  • Ataques a través de redes públicas: Un atacante puede montar un punto de acceso a internet trucado, de tal manera que permita conectase a cualquiera a la red, pero interceptando todos sus movimientos, robando y monitorizando a la vez sus datos.
  • Diallerware: Un atacante roba dinero a un usuario de un smartphone mediante la instalación de una aplicación oculta que haga uso sin que éste se dé cuenta de servicios de sms premium o llamadas a servicios especiales.
  • Malware financiero: Se trata de software diseñado específicamente para robar números de tarjetas de crédito, credenciales de acceso a la banca electrónica o datos de sitios de comercio electrónico.
  • Datos “anexos”: Fuga de información accidental de datos sensibles, por ejemplo, a través de los datos del GPS que llevan asociadas las imágenes.

Conclusiones

Los teléfonos móviles se han convertido poco a poco en un instrumento de trabajo de gran ayuda, facilitando el acceso a infinidad de datos de manera inmediata. Ser conscientes de esto significa tener presentes los riesgos que trae aparejado disponer de tanta información o la capacidad de instalar aplicaciones de terceros. Hoy en día ya son como un ordenador, por eso están expuestos a los mismos riesgos.

Que haya estos peligros, no significa que no debamos usarlos o que haya que restringirlos. Al contrario. Hay que usarlos cuando suponga una ayuda para nuestro negocio, pero, como se dice por mi tierra, “con sentidiño”, sabiendo que cualquiera podría hacerse con nuestros datos si no tomamos algunas precauciones básicas: proteger el acceso con contraseña, usar algún software antivirus, no instalar ninguna aplicación extraña, ni abrir correos sospechosos aunque vengan de usuarios reconocidos, son sólo algunas de ellas.

¿Cómo os ha ido la autoevaluación?

En Blog Sage | El impacto de la navegación por Internet vía móvil
Vía | Net-Security
Imagen | Robert Scoble

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero