La empresa como Madonna

Puede que el título os suene a broma o penséis que es una barbaridad, algunos pensaréis que os habéis equivocado de blog y estáis leyendo uno de prensa rosa, pero nada mas lejos de la realidad. La evolución de la cantante y el saber adaptarse a los medios nos hace desear la empresa como Madonna.

Reconozcamos el talento empresarial de Madonna, (el musical deja mucho que desear, al menos, esa es mi opinión). Siempre ha estado “rodeada” de los mejores y no ha titubeado en cambiar de compañía discográfica para vender más. Ha apostado por nuevas tecnologías y ha tenido una visión de futuro de la que podemos aprender. ¿Creéis que una empresa puede ser como Madonna?

El secreto empresarial de Madonna para distinguirse de sus competidoras ha sido la capacidad de adaptación al medio. Su camaleónica visión empresarial ha sido el secreto para que ahora sea la dueña del panorama pop a nivel mundial. Una empresa puede adoptar soluciones y alternativas como Madonna para la evolución, evitando así un estancamiento que impedirá vender.

Evolución de Madonna para la empresa

La capacidad de adaptación de Madonna no es más que la necesidad de comprender el entorno donde debe vender. Una empresa está obligada a ver qué existe a su alrededor, debe estar pendiente a productos, medios de venta, al público objetivo y sus máximos competidores; decir esto es bastante fácil, hacerlo también: podemos ver qué existe a nuestro alrededor dejando entrar nuevos aires.

Al dejar entrar nuevas incorporaciones en la empresa, u oyendo a otras personas hablar de otros productos, o mejor aún, revisando las últimas tendencias usando Internet podremos hacernos una idea de a que nos enfrentamos. Si queremos vender un producto o servicio debemos conocer bien a quién se lo queremos vender. A veces no es mala opción externalizar la venta de uno de nuestros servicios para que una otra empresa que se mueva en el ambiente donde lo queremos vender, lo haga.

Otro de los aspectos que más premio a Madonna es el hecho de rodearse bien. Esto, en la empresa, podemos conseguirlo a la hora de externalizar servicios dando un puesto a la empresa que lo hace, os explico: a veces requerimos de empresas para poder dotar un servicio de más profesionalidad, para ello contratamos un paquete de servicios y los dejamos hacer.

Este hecho, si por ejemplo lo hacemos con una campaña de publicidad, podemos dar rienda suelta a la empresa externa, mostrando su nombre en la publicidad. Con esta fórmula ganamos notoriedad y honradez ya que dejamos ver qué empresa nos hace este trabajo, pero ahí no debemos dejar este asunto debemos seguir explotándolo; yo aconsejo que la publicidad (y otros servicios) se encarguen a empresas distintas de vez en cuando para dotar de más relevancia al hecho de la elección de empresas.

Madonna siempre llega a un número de personas a cambio de no tener personalidad musical, hecho bastante adoptable en le empresa. Cuando le damos al play a un disco de cantante y vamos escuchando sus temas nos damos cuenta que podemos hallar desde rock, pop y hasta electrónica, así consigue tener un público muy diferente. En la empresa podemos hacer lo mismo, un producto puede ser vendido de distintas formas. Por ejemplo, mediante redes sociales, por carta tradicional o con una publicidad en TV.

Conclusión

La adaptación debe ser un recuso a mimar dentro de la empresa. Podemos seguir vendiendo lo mismo, incluso con poca evolución pero comprendiendo el porqué y para quién lo hacemos. Ideas frescas y asociación con caballos ganadores pueden ser un un bien de fácil uso y gran recaudo.

En Blog Sage | La confianza como herramienta de fidelización de clientes
Vídeo | Youtube

Pablo Herrero

Profesional IT dedicado a entornos empresariales, servicios, servidores y virtualización; ahora consultor informático en NTT, en Barcelona. En ratos libres DJ y redactor en Tecnología Pyme.

Me encontráis a un tweet en @carvajaluchi