Google, Google y más Google…

Omnipresente y poderoso se presenta la Web buscadora más famosa del planeta. Google, Google y más Google… en todas partes y para (casi; de momento) todo podemos usar esta página. Google, o lo que es lo mismo, la tesis doctoral de Larry Page y Sergey Brin se han hecho la herramienta necesaria para todos los Internautas.

El algoritmo de búsqueda de Google nació desde la sencillez y rapidez del acceso a un mundo de información como es Internet. Su competencia directa hacía lo mismo, sin más, pero a menos velocidad. Sin duda alguna, Google ha sabido evolucionar como empresa y es ejemplo de startup para estudio.

El ejemplo de una empresa hecha por humanos

Hablar de Google y de lo que es, es poco relevante actualmente. Lo que debemos destacar y premiar es el camino recorrido como empresa. Desde nacer desde un pensamiento hasta llegar a ser necesario en nuestras vidas hay un paso. Ese paso se ha fraguado con libertad de ideas y pasos de plomo.

¿Cómo ha conseguido esto? Puede ser aparentemente fácil, y lo es. Su apuesta primordial la hizo en la libertad colocando una pizarra en cada planta del edificio; esa pizarra tenía como fin: recoger las ideas de los trabajadores; pasados unos días se analizaba el contenido y se destacaban las ideas más factibles.

Aquel que escribió esas ideas debe llevarlas a cabo. De ahí nació el 70% de lo que compone Google en su actualidad. En una empresa normal también podemos hacer este tipo de acciones. Como premio podemos ofrecer al empleado la sensación de haber creado un proyecto que nace y puede alimentar desde su profesionalidad.

El secreto de la victoria: la aparente sencillez

Su merecido puesto en nuestras vidas viene desde una sencilla idea: facilitar las vidas. Tanto es así que no es raro oír: “cada vez somo más tontos con tanta tecnología y facilidades”; expresión nada más lejos de la realidad ya que las tecnologías nos hacen llegar antes y mejor a nuestras metas.

¿Qué hemos podido aprender de Google como empresas? Hemos aprendido, y debemos copiar su forma de comenzar. El valor de inculcar a los trabajadores reglas no necesariamente estrictas y que si mimamos al trabajador el nos recompensará con un buen servicio y trabajo. No por ser una Pyme no tenemos posibilidades de premiar, existen formulas, como el teletrabajo o la flexibilidad de horarios que dan un resultado de libertad y comodidad en el trabajo.

Cuando comentamos su aparente sencillez debemos ver como ha modifica con su fuerza la manera de programar páginas en Internet y de como, casi, ha eliminado Flash del panorama tecnócrata. Ahora, para estar presentes ante Google debemos respetar sus normas, añadir sus scripts que controlan las Webs a su antojo sin saber bien qué hacen, usar un medidor de audiencia para saber quien y cuando visita nuestra página, y hasta usar sus fuentes para poder se legible.

La problemática de ser el mejor

Los gestos del grande de las búsquedas son positivos si eres el caballo ganador. Para la empresa que basa su tecnología en Flash es una masacre. Por ese motivo no lo más grande o llamativo es lo mejor; no nos dejemos engañar. Su política es tan grande que no reparan en ver qué hay cerca de ellos, sino en crear su propio universo.

Si una empresa nace para dar un servicio único y lo complica sin tener competencia puede sobrevivir; si la competencia puede reducir el tiempo de uso de una herramienta, la primera, no tendrá mucho más tiempo para mejorar. Las empresas deben tener metas y decorar el camino hasta llegar a esas metas. Se pueden crear atajos, sistemas de comunicación pero siempre debe premiar la sencillez ante el usuario y este es el placebo de Google.

¿Qué nos da Google? Velocidad y comodidad. ¿Debemos competir con esta empresa? No, sólo debemos aprovechar lo que nos da para introducirlos en nuestros servicios. Si tenemos una Web programada y legible ante Google correremos sobre el caballo ganado, lo que esa Web publicite, es nuestra tarea.

En Blog Sage | Cuál es la personalidad de tu marca de empresa
Imagen | osde8info

Pablo Herrero

Profesional IT dedicado a entornos empresariales, servicios, servidores y virtualización; ahora centrado en HP y en Barcelona. En ratos libres SEO, y redactor en Tecnología Pyme.

Me encontráis a un tweet en @carvajaluchi