Alternativas a la llamada de teléfono tradicional: chat en el móvil

WhatsApp Messenger

He de reconocer que las llamadas de teléfono cada vez me gustan menos. Será que me voy haciendo mayor, o algo así, pero hay que convivir con ellas y punto (cualquiera no le coge el teléfono a un cliente hoy en día…). Forman parte del día a día y saber gestionarlas es cuestión de cada uno. Si nos fijamos un poco, veremos que hoy en día el abanico de opciones de “hablar” por teléfono ya no es lo que era, sino que ha cambiado, ampliando el alcance hasta límites que hace unos pocos años ni siquiera nos imaginaríamos.

Si hasta hace no mucho la imagen del teléfono en muchas empresas era muy parecida a la del humorista Gila en sus clásicos sketches de llamadas al enemigo, hoy corren otros tiempos y hay numerosos servicios adicionales soportados sobre nuestras líneas fijas y móviles. Si nos quedamos con las segundas, las móviles, desde la llegada de internet a estos terminales, la variedad de oferta de servicios de comunicaciones está incrementándose sin pausa. Servicios como Skype, Viber, Blackberry Messenger o WhatsApp, son algunos de los más populares. En esta entrada y en otra posterior, voy a contar mi experiencia como usuario de estos sistemas en el día a día de mi trabajo. Comenzamos por las aplicaciones de chat en el móvil.

Las dos principales aplicaciones de chat que he utilizado satisfactoriamente en un móvil son Blackberry Messenger y WhatsApp. Hay muchas más, sobre la gran variedad de plataformas disponibles hoy en día pero, si tengo que elegir, para un uso profesional, me quedo con una de estas dos.

Disponibilidad e interoperabilidad

La principal diferencia entre ambas está en que la primera está disponible sólo para terminales Blackberry, permitiendo, por tanto, conversaciones de chat exclusivamente entre terminales de esta marca. El fabricante, RIM, no permite conectar esta plataforma con otras diferentes, o lo que es lo mismo, para conversar vía chat con terminales Iphone, Symbian o Android, deberás usar otro sistema que no sea este.

WhatsApp está disponible a día de hoy para Iphone, Blackberry, Android y Symbian, según anuncian en su web, estará disponible para más smartphones en el futuro. La gran ventaja es su interoperabilidad entre diferentes plataformas, es decir, un usuario que tenga un iPhone puede conversar a través de WhatsApp con otro que tenga una Blackberry, un Nokia o un Android. Mi experiencia en este sentido es completamente satisfactoria, ya que no te enteras de qué sisema hay al otro lado del chat.

Ambas aplicaciones permiten interactuar enviando conversaciones de chat y también intercambiar archivos multimedia. Imágenes, notas de audio, contactos de tu agenda o incluso compartir tu ubicación con otra persona. No todo iba a ser hablar.

Puntos fuertes en común

En general, lo mejor de las dos es su facilidad para ser instaladas en el terminal y su sencillez a la hora de usarlas. Para comenzar una conversación, en Blackberry Messenger antes debes agregar usuarios (y que estos den la autorización correspondiente), mientras que en WhatsApp la propia aplicación agrega automáticamente a tu lista de contactos de chat a aquellos números de teléfono de tu agenda que tengan WhatsApp instalado. Una ventaja, porque es muy sencillo, pero a la vez un problema, si hay alguno que no te interese que te pueda contactar vía chat (aunque siempre tienes la opción de bloquearlo a mano para que no te moleste). En Blackberry Messenger también puedes bloquear a usuarios a tu antojo.

Otro de los puntos fuertes de ambas aplicaciones es que la gestión de usuarios, que no están dentro de la aplicación, sino que pueden ser almacenados en remoto para su recuperación posterior si se cambia de terminal o en caso de extravío. Blackberry Messenger tiene la opción de copia remota y recuperación, que he tenido que usar varias veces y, aunque no es muy intuitiva y tarda más de lo deseable, funciona, incluso con terminales diferentes (siempre bajo tu control, claro). WhatssApp funciona sobre los números de tu agenda, así que esos son los datos que debes tener a salvo y no los del os contactos de la aplicación.

Conectividad

Ambas aplicaciones necesitan conexión a internet vía móvil, sea 3G, Edge, GPRS o wifi. Tener el sistema push activado permite que funcione en tiempo real, es decir, si quieres recibir notificaciones de los mensajes en el momento en el que te los envían, debes usar push. La principal pega de esto está en que el consumo de batería es algo mayor, aunque en mi opinión, la experiencia del usuario del móvil no se ve afectada en la mayoría de lo terminales (es posible que alguna versión no esté del todo pulida, cosa que me comentaba un amigo en un caso concreto con su Nokia).

Un factor a tener en cuenta es que ambas aplicaciones son compatibles entre sí y con otras, es decir, puedes tener instaladas las dos a la vez en tu smartphone sin problemas y mantener conversaciones simultáneas vía chat con tus contactos de cada una de ellas, eso sí, por separado.

Coste

Otro de los puntos que las diferencia es el coste de las aplicaciones. El Blackberry Messenger es una aplicación disponible en la Blackberry App World de manera gratuita, mientras que WhatsApp es de pago en algunas plataformas (iTunes, BB App World, Symbian; Android). El coste es muy reducido, inferior a 1 euro por la compra de la aplicación. Si piensas que es inferior al de enviar media docena de sms, no tardarás en caer en la cuenta de que el primer día de uso casi seguro lo habrás amortizado y, si no estás convencido aún así, en algunas plataformas (todas menos iPhone) tienes la versión de prueba gratuita durante un tiempo.

Otras aplicaciones similares

El análisis aquí realizado se centra en aplicaciones orientadas al uso profesional y extendidas entre este segmento. De ahí que haya omitido otras como el chat de Facebook o Live Messenger. Tampoco he hecho mención al chat de Skype porque desde el teléfono su funcionamiento es bastante mejorable. Google Talk la he omitido también porque en Blackberry no me ha terminado de convencer (tenía cortes y cuelgues continuos sin motivo aparente), aunque es una alternativa que se podría tener en cuenta a nivel corporativo, sobre todo para los que tenéis Google Apps en vuestro dominio.

Conclusiones

Sea de la plataforma que fuere tu terminal móvil, el chat es una alternativa de comunicación que ha recuperado fuerza gracias a las aplicaciones de movilidad. Quien iba a decir que el gran triunfador de esta gran batalla no iba a ser uno de los clásicos, como Google o Microsoft, sino otros como Blackberry Messenger o WhatsApp.

Miles de usuarios en todo el mundo están cambiando de hábitos y están dejando de usar herramientas tradicionales como el sms o la llamada, sobre todo por la gran ventaja de ahorro de costes y también por la libertad que ofrece poder mantener “conversaciones en diferido”, que no requieren inmediatez, ni interrumpen a los usuarios, igual que el teléfono. El chat no estaba muerto, las redes sociales no lo han matado. Ha vuelto con fuerza y parece que esta vez será para quedarse una buena temporada, tanto en el mundo profesional como en el personal o de ocio.

En la próxima entrada, continuaremos con el análisis de más alternativas a la llamada de teléfono tradicional, con sistemas de vozIP en el móvil.

En Blog Sage | Los pagos con el móvil ya son una realidad
Imagen | Pablo Herrero

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero