¿Puede ser Internet un motor económico en España?

Acaba de iniciarse en Internet una nueva iniciativa de comercio electrónico llamada Medwinds. Es una empresa perteneciente a los propietarios de Camper, que comercializará ropa, calzado y complementos sólo a través de Internet. Arranca con una inversión de 15 millones de euros para los próximos tres años y con una previsión de facturación en torno a los 3 millones de euros el primer año. En Internet se posicionan con una oferta de ahorro por la eliminación de los costes de transporte, logística y distribución que se nota en el precio final que paga el consumidor, así el envío y la devolución son gratuitos.

Es una gran noticia que el mercado y la oferta se amplíe, pero para que el comercio electrónico se desarrolle en España todavía quedan muchos retos por resolver. En este artículo se van a presentar dos de los motores de crecimiento para disponer de una generosa oferta de comercio electrónico y con la que España podría competir: las personas y la cadena de valor de la comercialización en Internet.

La gestión de las personas

Está comprobado que una de las características de Internet es potenciar las redes de conocimiento, por eso, es el momento de aprovechar que en España existen trabajadores cualificados extranjeros con habilidades muy interesantes para construir y gestionar nuevas empresas. Las personas de fuera pueden contribuir al crecimiento interno gracias a su extraordinaria capacidad de adaptación al país y a su escasa aversión al riesgo derivada de su formación y cultura. Además disponen de capacidades como el idioma y son profundamente movilizadores.

Desde las empresas multinacionales es posible localizar a los españoles que están dispersos por el mundo y gestionar esas redes de contactos de forma productiva. Por ejemplo, los navarros acaban de empezar a tejer una red mundial de personas nacidas en esta Comunidad y que están dispersos por todo el planeta. El objetivo es conocer a qué se dedican, que capacidades tienen, qué proyectos les interesan y si quieren desarrollarlos en España.

En el momento actual de crisis económica y ante la alarmante fuga de cerebros a otros países, se debería reaccionar potenciando y amparando condiciones para desarrollar e impulsar en España a múltiples perfiles como investigadores, ingenieros, matemáticos, abogados, etc. que colaborasen en el impulso de Internet como motor de producción.

La gestión de las capas de Internet

La legislación en España no es la más adecuada para potenciar el uso de Internet. Más bien al contrario parece que lo que se potencia es la interrupción entre las redes de conocimiento y el normal desarrollo de un libre mercado. Son múltiples las empresas que se pueden ver afectadas por una legislación incómoda, uno de los sectores que puede verse afectado es el de las empresas de hosting y que debería de convertirse en una capa fundamental para el desarrollo de Internet.

En España es difícil iniciar un camino de emprendimiento porque parece que se le da más importancia a la facturación que a analizar la viabilidad del proyecto a largo plazo. Quizá habría que apostar por desarrollar mercados libres sin excesiva regulación y en el que los gobiernos no ejerzan competencia desleal subvencionando proyectos difíciles de desarrollar en condiciones normales. Es necesario fomentar la selección natural del emprendimiento y permitir la selección en libre competencia.

Otra de las carencias de España es que hay que la oferta no está desarrollada, que nos felicitemos por una iniciativa de comercio electrónico es claramente insuficientes. Además, aunque este no es el caso, mucha de la oferta es poco profesional y madura. Todavía es necesario explicar que Internet es un canal básico para dar salida a los productos y ello implica trabajar en toda la cadena de valor: crear oferta, impulsar la calidad, revisar la experiencia del usuario (los sitios en Internet son feos, sosos y aburridos para comprar) y también revisar la gestión del servicio.

En resumen es necesario construir un sistema de capas que dan respuesta a las necesidades de tener presencia activa en Internet y que sea profesional. Esta es una de las claves del artículo de potenciar Internet en Gran Bretaña que como se comentaba está teniendo un impacto en su economía que equivale al 7,2% del Producto Interior Bruto (PIB) .

Conclusiones

En España es difícil ser emprendedor, hace falta gestionar mucha información, resolver mucha burocracia y es una habilidad que no se enseña en los colegios desde las edades más tempranas. Además para desarrollar esta faceta es necesario tener una ambición casi infantil que no está nada valorada.

Las experiencias de éxito en comercio electrónico proceden de los outlets y recientemente de las compras en grupo. Además el caso de ZARA muestra cómo han reducido los riesgos de vender en Internet, desde la decisión de estar en Internet, hasta aprovechar la existencia de su sistema logístico integrado que ofrece en la tienda (recogida y devoluciones) y se están posicionando en lo social con su sistema de recomendaciones.

Quizá el futuro y la dinamización del comercio electrónico pasa por la llegada de un jugador como Amazon porque colocaría muchas de las capas necesarias para construir en Internet y reduciría las barreras de entrada potenciando el enchufar y listo.

En Blog SAGE | En Gran Bretaña Internet está revolucionando la economía
Imagen | Rakeman

Marcos es Ingeniero de Telecomunicación por la UPM y trabaja en Banca Comercial desde hace 15 años.

Ahora también es colaborador de Blog Sage Experience.