¿Puede Internet revolucionar la economía? En Gran Bretaña lo están consiguiendo

Se ha publicado el informe, elaborado por Boston Consulting Group (BCG) a petición de Google UK, sobre la situación del comercio electrónico en Gran Bretaña y sobre el impacto que está teniendo Internet en su economía. Así se indica que la actividad económica generada en Internet equivale al 7,2% del Producto Interior Bruto (PIB) británico. En este porcentaje se incluye tanto por el consumo con la compra de productos como por el pago a los proveedores de servicios. El impacto de Internet también se manifiesta en la balanza de pagos, así por cada 2.8 libras que exporta por el comercio electrónico, Gran Bretaña importa 1 libra.

El informe destaca que el crecimiento en Internet no es homogéneo en todos los sectores de actividad, por ejemplo aunque la penetración en ventas y en publicidad es muy buena, no es tan destacada en términos de infraestructura de comunicaciones. Tampoco regionalmente la penetración es similar y en Londres existe un fuerte liderazgo que se complementa con el este y sudeste de Inglaterra. El uso de Internet es menor en otras zonas del país.

Cifras y hechos de Internet en Gran Bretaña

El uso de Internet reporta al Reino Unido unos ingresos anuales de 100.000 millones de libras (unos 115.000 millones de euros). Si Internet fuera un sector económico, sería el quinto del país, por delante del de la construcción, el transporte y las industrias de servicios como la electricidad o el gas. De los 100.000 millones de libras, el 60% corresponde al consumo, compras al por menor, mientras que el resto incluiría el coste de contratar proveedores y productos para conectarse a la red y la inversión en infraestructura y el gasto en servicios informáticos que realiza el Gobierno.

Las perspectivas de crecimiento son optimistas y la contribución de Internet al PIB británico será del 10% anual esperando que en el año 2015 suponga el 10%.

El estudio de BCG incluye la definición y construcción de un índice para cuantificar el impacto de Internet que tiene en cuenta tres variables: la implantación y la disponibilidad del servicio, el dinero que los consumidores y las empresas gastan en consumo y en publicidad y el compromiso de los comercios, del Gobierno y de los consumidores en el uso de Internet. Según este índice y comparando con otros países países desarrollados, Gran Bretaña se sitúa sexta en cuanto a su explotación de la red, por detrás de Dinamarca pero por delante de Alemania, Estados Unidos y Francia. España ocupa la posición número 21 y no tiene ninguna posición destacada en el índice, en todos los casos estamos por detrás de la media de todos los países.

Los sectores productivos clásicos de Gran Bretaña han visto las oportunidades en Internet y se han aferrado a ellas para reinventarse o modificar sus procesos para ir más allá del “hay que estar en Internet”. Así la industria textil ha dado el salto a la venta en Internet, los medios de comunicación (prensa y televisión) disponen de potentes plataformas para gestionar sus contenidos en Internet y ofrecer valor añadido a sus lectores y espectadores. Los jóvenes de entre 16 y 24 años pasan más tiempo conectados a Internet que a la televisión y si están viendo ésta probablemente estén compartiendo la experiencia con un teclado de por medio (teléfono, ordenador, etc.)

No todo está hecho y finalizado pero los retos a superar parecen asumibles una vez alcanzada la dirección correcta, hay que mejorar las infraestructuras, conseguir integrar a los mayores en el uso de Internet, responder al reto de los múltiples dispositivos siempre conectados (teléfonos, tablets, libros electrónicos), acercarse a la Internet de las cosas, eso que permite hablarse a las máquinas entre sí para hacer por ejemplo pagos, equilibrar la apertura total a Internet con la restricción a determinados contenidos y mantener la confianza de los consumidores en el sistema de pagos.

Los retos a los que se enfrenta Gran Bretaña para mantener este estatus y desarrollarlo todavía más, son seguir transformando sus empresas para que integren Internet en sus procesos comerciales. Esta acción requiere inversión en tecnología y en habilidades, pero especialmente en desear y apostar por el cambio. El Gobierno de Gran Bretaña debe esforzarse en promover y facilitar el cambio en las empresas actuando en formación, en infraestructura y en impulso a la transformación.

Las principales beneficiarias son las pymes

Las compañías que están funcionando para sostener y desarrollar negocios alrededor de Internet emplean a unas 250.000 personas. Estas empresas soportan la actividad y el dinamismo en Internet y se estructuran en torno a cinco capas que conforman todo el entramado de Internet gestionando la conectividad, la seguridad, la disponibilidad, el acceso al usuario, la comercialización y la gestión de la comunidad. Esta última es la que posibilita que el usuario genere contenido e interaccione para atraer a otros consumidores. Las compañías destacadas en el informe demuestran ser muy activas en redes sociales como Facebook, Twitter o YouTube para mostrar sus productos, dejar que sus clientes opinen y contribuir a la difusión de la experiencia.

El informe destaca que aquellas empresas que son activas en Internet son más exitosas, crecen más rápido y alcanzan a mayores mercados que el resto que no están en Internet. Los servicios en lo que están triunfando son múltiples y no están restringidos a un único producto. Entre los servicios que se están construyendo y dinamizando están los habituales y otros que se están creando aprovechando los recursos de Internet. Se puede destacar la comercialización de flores, de gusanos para jardinería y viveros, de tejidos/tartanes, de medias, de videojuegos para niños, de artículos para decoración con opciones para el usuario para diseñar en 3D (es la empresa que ilustra el artículo), servicios de correo electrónico y mensajería en Internet o servicios de gestión de documentos para almacenar, compartir y buscar muy orientado al ámbito académico y profesional.

Análisis y opiniones en España con respecto al informe

Nada más publicarse el informe de BCG en la prensa rápidamente se llenó el timeline de Twitter en España con reacciones al respecto de por qué en España estamos en una situación no tan ejemplar como en Gran Bretaña cuando las oportunidades eran igual para todos a mediados de los años 90.

Así por ejemplo se destacan las opiniones referidas a que en España existen iniciativas inconexas y con impulsos dispersos, que se prima la gestión cortoplacista y que no se fijan objetivos a nivel global. Se solicita que los políticos lean este informe porque a pesar de los esfuerzos realizados en los Planes Avanza los resultados alcanzados no nos posicionan en un lugar destacado. Se indica que en España tenemos que trabajar más en formación y en comunicación de los ciudadanos, en el informe se observa que la sociedad inglesa estaba más preparada para comprar por Internet que la española. Una de las opiniones más repetidas es que es necesario incrementar la formación en las empresas, a todos los niveles y tamaños, para ilustrar sobre las oportunidades que la web ofrece.

Otras opiniones indican que la cultura en el uso de Internet también debe mejorarse y potenciarse porque a los ciudadanos todavía le parece esotérico comprar online o hacer la declaración de la renta desde su casa.También en España parece que Internet está demonizada y basta con echar un vistazo a cualquier noticia sobre comercio electrónico en un periódico/radio/tv para que se representa y asocie siempre con algo negativo: estafas con tarjetas, compras sin envíos, recordatorios para garantizar que la página está encriptada y segura, etc. También se comentaba que muchos de los negocios que se realizan en Internet tienen su base de operaciones en España, principalmente en lugares turísticos, aunque la contribución se realiza en otros países de Europa. Esto sin duda muestra que cumplimos con muchos de los requerimientos para convertirnos en referencia destacada.

Afortunadamente todavía tenemos recorrido para cambiar, adaptarnos y alcanzar una posición destacada. Aquí en Blog SAGE lo hemos contado mostrando cómo las empresas se están posicionando en Internet con el fuerte impulso de la industria textil, el impecable servicio de la Banca por Internet, el esfuerzo de los medios de comunicación, las inversiones en publicidad o los esfuerzos de la Administración en asegurar un servicio de acceso generalizado. Hay mucho recorrido pero hay que empezar a moverse.

Más información | Pero qué productividad ni qué productividad
Más información | Informe del BCG (inglés)
En Blog SAGE | Las tiendas online se posicionan ante el invierno en España
Imagen | MyDeco

Marcos es Ingeniero de Telecomunicación por la UPM y trabaja en Banca Comercial desde hace 15 años.

Ahora también es colaborador de Blog Sage Experience.