¿Está la eAdministración preparada para las pymes y los autónomos?

DNIe

El tiempo avanza y estamos ya en la segunda mitad del año 2011. Nos encontramos en una situación de relación e interconexión con la Administración mejor que la de hace años, pero que aún no es la deseada por las pymes y los autónomos, que quieren disponer de servicios telemáticos de calidad. La realidad es que, a la hora de la verdad, estos no existen o no reúnen las mínimas condiciones para ejecutarse con garantías y no ser un dolor de cabeza.

Procedimientos tediosos, sistemas ultracomplejos, catálogos de trámites incompletos,… son los principales problemas que una pyme y un autónomo se pueden encontrar en cualquier ámbito de la eAdministración. Si ya de por sí es difícil gestionar el cambio a todos los niveles que requiere la adopción de las TIC en los pequeños y medianos negocios, el sistema actual no pone mucho de su parte para facilitar el acceso de las pymes y los autónomos a la Administración Electrónica.

Adquisición, instalación y uso de certificados digitales: primera gran barrera de entrada

Después de mi penosa experiencia reciente con la instalación del certificado digital, he confirmado que el proceso comprendido desde que se adquiere el DNIe, hasta que éste se instala y queda operativa la firma digital en un ordenador, es la principal barrera de entrada existente hoy en día para que la mayoría de profesionales no utilicen los servicios de la eAdministración. Si los perfiles técnicos tenemos problemas para instalar el certificado digital en un equipo con software plenamente estándar  ¿Qué será del resto de usuarios que tienen un perfil informático más básico?

Es cierto que para la Administración el problema de la identificación online es complejo de resolver, dada la gran amplitud del espectro de configuraciones de los sistemas informáticos de los usuarios. Si combinamos las plataformas hardware principales (Windows, Mac y Linux), añadimos para cada una las distintas versiones de sistemas operativos disponibles para ellas (ya sólo en Windows tenemos el 95, 98, 2000, NT, XP y 7), multiplicamos por las versiones de navegadores y versiones de la máquina virtual java… Sí, es como para volverse loco. Todo un universo pero ¿No existe una formula efectiva que sea factible desde el plano técnico y legal?

Sistemas operativos, navegadores, piezas como Java,… lanzan cada poco nuevas versiones y evolucionan, pero la Administración y los desarrolladores de software no son capaces de avanzar de manera coordinada. Esto provoca que el usuario final pague el pato y no le funcione el certificado o un servicio determinado si usa tal o cual versión del navegador o del sistema operativo, aunque estén actualizados a las más modernas.

Baja calidad de los servicios gubernamentales en Internet

Si se logra superar la barrera de entrada de la instalación en nuestro equipo del sistema de firma e identificación digital, toca lidiar con los diferentes sistemas en los que están disponibles los servicios. El catálogo de trámites está distribuido por las diferentes páginas de la Administración en Internet y hay que saber en cual están, o que existen, llegar a ellos. Se echa de menos una centralización y sobran las páginas “bonitas”.

Por otra parte, el coste de desarrollo y mantenimiento anual de los sistemas de la Administración en las licitaciones suele ser bastante alto, sin embargo, la calidad de los servicios disponibles para el profesional no son acordes con el precio pagado por ellos: páginas lentas y con fallos, que no funcionan bien en navegadores libres y obligan a recurrir a opciones propietarias, que fallan si no se aplica una configuración técnica enrevesada… En usabilidad, también hay bastante margen de mejora.

Conclusiones

En definitiva, la idea de llevar a la red la Administración sigue siendo una utopía en la práctica. La mejor manera es observar todo lo que sucede cuando uno se plantea desde cero la realización de un simple trámite a través de alguna de las pasarelas disponibles, hasta la finalización (o desistimiento) del mismo. Por ejemplo, darse de alta en la DEV, puede llegar a ser una experiencia del tipo “tortura china de lo más retorcido”, sobre todo al principio, cuando la gente no se sabe los trucos necesarios para completar los procedimientos.

El problema está justamente ahí, que en lugar de ser cosa de unos pocos clicks y listo, hay que ser un virtuoso del ratón para evitar tener que cubrir un formulario y presentarlo en el organismo de turno. A muchos empresarios les supone menos coste lo segundo ¿Y a la Administración? Así se justifica el por qué avanza tan lentamente la implantación real en España del DNIe y de servicios que lo admitan como mecanismo de identificación de personas o firma de documentos en el mundo online. Es lo que hay, si la base falla, las opciones crecen muy lentamente y los usuarios no están contentos.

En Blog Sage | Creación rápida de empresas por 100 euros: ni es rápida ni es barata | El DNI electrónico necesita avanzar en el sector privado
Imagen | Oneras

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero