Medición de resultados (I): la analítica web lo mide casi todo


Si tienen algo en común los planes de comunicación, marketing, social media… Si cada vez que nos marcamos uno objetivo hay algo que siempre debemos tener en cuenta después de desarrollar nuestra estrategia es la medición de resultados. Quizás en nuestra empresa no sea necesario desayunar con el share de nuestra audiencia en prime time como las grandes cadenas televisivas, pero si trabajamos en el mundo online tenemos la gran suerte que todo – o casi todo – se puede medir. Y toda la información que extraigamos de nuestra analítica web nos será de gran utilidad para tomar decisiones de marketing y de negocio.

En sentido estricto, tal y como nos dice la Wikipedia, la analítica web es la “recopilación, medición, evaluación y explicación racional de los datos obtenidos en Internet, con el propósito de entender y optimizar el uso de la página de una organización”. Pero en un sentido más amplio entendemos que la analítica web nos debe servir para a extraer conclusiones, definir estrategias o establecer reglas de negocio gracias a los datos recabados en todos los entornos web. Y hablar de entornos web hace que la foto que tenemos que sacar sea mucho más amplia, ya que aquí incluimos todas las acciones de marketing y de negocio que tienen como origen o destino una página web.

Cuando hablamos de medición de resultados y analítica web lo primero que se nos viene a la cabeza son los datos de tráfico de nuestra web o nuestro blog. Pero también vamos a poder medir los resultados de nuestras estrategias de SEO o nuestras campañas de SEM obteniendo datos de su funcionamiento, si hemos alcanzado nuestros objetivos o qué retorno de inversión hemos conseguido (ROI). En nuestro plan de medios online, podremos evaluar el comportamiento de cada campaña, soporte y mensaje en cada medio, y así tendremos datos no sólo de su alcance y notoriedad sino también de cuánto tráfico nos ha llevado a nuestra web.

En las redes sociales podremos analizar datos cuantitativos para valorar el tamaño y evolución de nuestra comunidad, así como información cualitativa sobre el nivel de actividad, influencia y engagement con nuestra marca. Además, por supuesto, de saber gracias a Google Analitycs cuantas visitas llegan a nuestro web-blog a través de los social media.

La reputación online es otra de las grandes beneficiosas de que casi todo en la Red se pueda medir y analizar. Los datos que obtengamos de nuestra monitorización nos dará una visión muy clara de nuestra presencia online, de cómo de influyentes somos y a qué valores estamos asociados en la mente del usuario. Estudiar el número de impactos, dónde, cuándo y por qué nos ayudará a construir nuestra estrategia y a testar la repercusión de las acciones que desarrollemos para mejorarla.

Y por supuesto, lo que siempre se ha hecho, hacer seguimiento de nuestras campañas de emailing. Tendremos datos de cuántas personas de nuestra base de datos han recibido la campaña, cuántas la han abierto, borrado sin abrir… Sabremos si han pinchado en nuestro enlace objetivo y si se han convertido en visita a nuestro site, e incluso si han completado nuestro embudo de conversión y se han convertido en un cliente realizando una compra online o generando un lead. Eso sí, nuestra web necesita incluir la programación adecuada para poder realizar este seguimiento de una visita, si no introducimos los códigos adecuados, este rastreo se hace inviable.

Toda esta información bien analizada, nos ayudará a mejorar nuestra web o blog, mejorar nuestras campañas y a tomar decisiones de negocio offline. Lo iremos viendo.

En blog Sage | Cuida de tu reputación online: monitoriza tu marca
Imagen | Participatory Learning


Rocío Algarrada es Social Media Manager de Sage España.

Puedes seguirla en Twitter en @RocioAlgarrada y en Google+