Las propuestas de ATA para salir de la crisis

La Federación Nacional de Autónomos (ATA) ha ofrecido 100 propuestas para salir de la crisis económica. Más allá de otras medidas, la mayor parte se centran en potenciar e incentivar la actividad de los pequeños empresarios y autónomos, responsables de más del 80% del tejido empresarial.

Teniendo en cuenta estos datos, nos encontramos con un colectivo de vital importancia en el desarrollo presente y futuro de la situación económica de nuestro país, por lo que aquellas medidas que puedan favorecer su actividad han de ser tenidas en cuenta.

Las principales propuestas

Entre las principales propuestas que afectan a este colectivo podemos encontrar la eliminación de trabas burocráticas para la apertura, la transmisión o la ampliación de negocios.

Cambios en materia fiscal, proponiendo que la liquidación del IVA sea semestral en lugar de trimestral, la revisión del sistema de módulos y la exención de tributación de los beneficios que se reinviertan.

En materia laboral proponen también la eliminación de trabas burocráticas para la contratación, el cambio del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social que pasaría de mensual a trimestral.

Proponen también la aplicación de una serie de deducciones fiscales y la posibilidad de eximir de las cotizaciones sociales durante los primeros años de actividad de las empresas y una decidida política que acabe con la morosidad, especialmente por parte de la Administración.

Análisis de la medidas

No se puede discutir que la morosidad de la Administración pública con autónomos y pymes es un problema que está poniendo en jaque a muchas empresas y que acabar con esta situación es vital. Todo lo que se pueda hacer en este sentido, más allá de la “fracasada” Ley contra la Morosidad, ha de ser una prioridad.

Además de esto, el cambio de periodificación de los pagos de impuestos y de cotizaciones a la Seguridad Social contribuiría a dotar de más liquidez a autónomos y pymes, pero se antoja difícil que se llegue a aplicar ya que, precisamente, de la manera actual el Estado puede financiarse a muy corto plazo y no creo que se renuncie a ese sistema. Tampoco estoy seguro de que muchas pequeñas empresas que llevan una deficiente gestión de su tesorería pudieran funcionar mejor teniendo que afrontar pagos más grandes y menos frecuentes.

Respecto al fomento de la actividad emprendedora en base a incentivos fiscales y laborales, está claro que es necesario que surjan nuevas empresas y hay que buscar las fórmulas que contribuyan a las generación de nuevos negocios que dinamicen la actividad económica y la creación de empleo. ¿Serían estos incentivos una de esas fórmulas? ¿Hasta qué punto favorecer esas iniciativas de esta manera no supondría un agravio comparativo con los negocios que ya están funcionando y que no sólo están pasando dificultades sino que además podrían encontrarse con nuevos competidores favorecidos por una legislación que les exime de unas obligaciones que ellos sí tienen?

Son 100 medidas, la mayor parte interesantes, debatibles y aprovechables y, sobre todo, necesarias para un colectivo que ha sufrido sobremanera esta crisis. De una forma o de otra será indispensable que la recuperación pase por tener en cuenta a este 80% del tejido empresarial y de los que se puedan incorporar a él.

En Blog SAGE | Sobre España y el Valle de la Muerte para los emprendedores
Imagen | robinsoncaruso

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa