La importancia de tratar la incompatibilidad de funciones antes de firmar un pacto de socios

Acuerdo-De-Socios-Incompatibilidades

Cuando un grupo de personas se enfrenta a la firma de un pacto de socios, debe tenerse en cuenta, siempre antes de la firma, un punto de vital importancia para el futuro del negocio común: la incompatibilidad de funciones, tanto actuales como las que puedan surgir en el futuro.

Tratar las posibles incompatibilidades de materia que pudieran ser claves para el negocio, es una tarea, que por decirlo de alguna manera debería ser obligatoria para todo emprendedor. Como resultado de ella, deben salir definidas cláusulas que exigen la asunción de compromisos de no competencia entre las partes. Hay que insistir en el marco temporal para realizar esta tarea, que no es otro que antes de la firma de cualquier pacto, porque, una vez firmado, poco se podrá hacer y el riesgo puede convertirse en un gran problema.

Los riesgos de no tratar la incompatibilidad de funciones en un acuerdo de socios

No tratar las posibles incompatibilidades de materia antes de firmar un acuerdo de socios, es lo mismo que quedar expuesto a múltiples riesgos, los cuales se pueden transformar en problemas en cualquier momento. Si un socio de un Negocio 1 participa en activamente en un Negocio 2, competencia del primero, bajo cualquier fórmula de colaboración, como asalariado o socio, la probabilidad de que surjan problemas para los propietarios de ambos negocios es muy alta. A continuación, veremos algunos ejemplos, utilizando un caso práctico de un socio de un Negocio 1 que participa como asalariado en un Negocio 2, competencia directa del primero:

Se produce un efecto de mezcla de marcas: por un lado, entre los dos negocios y, por otro, entre la marca personal del socio, que unas veces apuntaría al Negocio 1 y otras, al Negocio 2. Por ejemplo, es el caso de un periodista socio del Negocio 1 al que le pagan en el Negocio 2 por escribir artículos sobre un evento y que, en el momento de máxima audiencia, decide lanzar un mensaje en las redes sociales apuntando al sitio web del Negocio 2 ¿A qué negocio favorece esta acción? ¿Qué pensarán sus socios del Negocio 1? Está claro, que favorece al segundo y que esta acción va en perjuicio del primero, en términos de marca y visibilidad en el mercado, lo cual puede afectar, por ejemplo, a su capacidad de generar ingresos.

Dudas a la hora de canalizar un cliente: si una persona es socia de un Negocio 1 y asalariado de un Negocio 2, y tiene que decidir a cual de los dos redirige un cliente, puede que parezca obvio que vaya a “barrer para casa”, es decir, enviarlo al Negocio 1, pero en la práctica no tiene por qué serlo. Una comisión que le ofrezcan en el Negocio 2 podría hacer que su beneficio personal primara por el colectivo, del Negocio 1 ¿Qué pensarían sus socios si esto ocurre o si parece que ocurre?

Genera desconfianza de los demás socios: cuando una persona está entre dos aguas, como socio de un Negocio 1 y asalariado de un Negocio 2, su situación es habitual que genere desconfianza por parte de sus socios del primero, dado que la persona maneja información confidencial y clave para ambos negocios. Una metedura de pata puede tirar al traste el trabajo de muchos meses y, de haber mala fe, las consecuencias serían catastróficas.

Es imposible gestionar tratar a ambos negocios con idéntica prioridad: por mucho que se pongan buena voluntad y las mejores intenciones sobre la mesa, en la práctica, es imposible gestionar las prioridades de dos negocios que pelean por la misma tarta. Es fácil encontrar casos en los que se podrían manifestar incompatibilidades. Por ejemplo, en caso de “fuego en los dos negocios a la vez” ¿A cuál de ellos atendería primero? ¿Al que le da un salario o del que es socio y a lo mejor no cobra nada? ¿A quién se le hace caso antes, a un socio o a un jefe que no es tu socio?

Es difícil el reparto de la pasión: igual que no se quiere igual a un hijo propio que a un hijo de un amigo, una persona que participa en dos negocios que son competencia, en uno como socio y en otro como simple asalariado, difícilmente podrá sentir la misma pasión por ambos. Hay que recordar que la pasión por lo que uno hace es fundamental para que un negocio salga adelante.

Excepciones a las incompatibilidades

En las cláusulas de incompatibilidad de materia de los pactos de socios, se recogen los casos en los que los socios no pueden ejercer actividades que generen competencia directa en su negocio común y, también, aquellas excepciones que pudieran producirse y de las que tenga sentido dejar constancia. Por ejemplo, un paco de socios puede recoger una cláusula con una excepción para que uno de los socios pueda participar, bajo alguna fórmula, en un segundo negocio cuyo sector sea el mismo pero a través de un canal diferente.

Por ejemplo, un medio online que genera contenido escrito puede permitir que un socio participe en programas de televisión dirigidos al mismo segmento, o similar. Esta situación puede entenderse como una ventaja, al ser una acción que redirige clientes del segmento televisivo al segmento online, en lugar de un riesgo para este último negocio.

Es cierto que se pueden producir algunos de los riesgos comentados, de mezcla de marcas o de no poder tratar a ambos negocios con idéntica prioridad. En el ejemplo, a priori, puede tener sentido sopesar la excepción, viendo los pros y contras de cada caso e, incluso, estableciendo incluso un marco temporal de vigencia y condiciones de renovación, si se quiere asegurar que es rentable para el negocio a lo largo del tiempo y a medio o largo plazo.

Conclusiones

La incompatibilidad de funciones es una tarea fundamental a tratar en los momentos previos a la firma de un acuerdo de socios. No debe dejarse pasar, no es algo a gestionar durante la vigencia del acuerdo: es algo que hay que hacer y prever antes de la firma. Más vale prevenir, que curar.

En caso de que uno de los socios no quiera pasar por el aro, puede intentarse plantear alguna solución, pero que sea real y que no genere problemas. Se puede plantear un marco temporal para las cláusulas que regulen excepciones para la incompatibilidad de funciones, de tal manera que se pueda revisar cada cierto tiempo, pero nunca dejar pasar la oportunidad de hacer bien las cosas. Si un socio no está de acuerdo y quiere tener la posibilidad de hacerle la competencia al negocio que estás intentando montar con él, tal vez sea mejor no firmar y seguir cada uno su camino, tan amigos.

En Blog Sage | Trabajar en un buen pacto de socios
Imagen | Samuel M. Livingston

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero