tipos de autónomo empresas andy stalman

Así es como la especialización ayuda a crecer a los autónomos

Es posible que el lector haya oído hablar de Andy Stalman, un escritor conocido mundialmente por su aproximación al branding tanto personal como de autónomos, pymes y grandes empresas. En este mundo se le conoce como Mr Brandyn en un guiño a su nombre.

Aprovechamos el relanzamiento de su último libro, Humanoffon, para hablar de cómo ve este profesional del branding el mundo empresarial que vendrá, los tipos de empresas que surgirán y los profesionales más demandados de aquí a unas décadas. ¿Qué necesita el entorno laboral?

Existirán cuatro tipos de empresa

En una conversación telefónica con Andy Stalman sobre el futuro del trabajo, divide el pastel laboral en cuatro grupos de empresas u organizaciones, desde las empresas muy grandes al especialista, pasando por empresas temporales:

  • Empresas grandes, que son aquellas caracterizadas porque tienen mucha gente en plantilla. Son grandes de manera literal, en tamaño, y eso las hace menos flexibles que el resto de agentes del mercado (como ocurre actualmente) aunque también cuentan con más capital para sus proyectos.
  • Grandes empresas, no confundir con las anteriores, en las que el tamaño importante no es la cantidad de personas contratadas, sino cómo las que hay resuelven los problemas del día a día. Son marcas que se arriesgan y hacen algo nuevo. Son grandes en actitud, en visión, en transformación, en emoción, etc.
  • Expertos, grupo en el que nos centraremos algo más adelante y que son la evolución natural de la actual emprendeduría freelance. Este conjunto, que ahora ocupa buena parte del mercado, seguirá creciendo y atomizándose de manera que habrá expertos autónomos de cada actividad o conjunto.
  • Empresas transitorias, entendidas estas no tanto bajo el paraguas de un NIF, sino como un proyecto temporal que reúne a varios de los expertos y organizaciones mencionados arriba para la resolución de uno o varios problemas concretos haciendo uso de sus sinergias, tras lo cual se disuelve esta asociación.

Por supuesto, Andy matiza que el mundo empresarial es un continuo. Un abanico en el que «seguramente haya otros modelos derivados de estos cuatro modelos principales, pero creo que es hacia donde se dirige el mundo del trabajo». En este futuro, ¿qué será de los trabajadores autónomos?

Los expertos (freelance) dominarán el trabajo

La mayoría de las empresas españolas está formada por menos de cinco miembros, y buena parte de ellas son unipersonales. A diferencia del siglo pasado, en que el objetivo era entrar en una empresa grande, actualmente hay cada vez más freelance en busca de “empresas transitorias” o de contacto con “grandes empresas” para proyectos puntuales. ¿Por qué?

Hay muchos puntos a favor, como la posibilidad de dirigir nuestro perfil laboral hacia nuestros intereses, la deducción de gastos en caso de que trabajemos en casa, algunas ventajas fiscales con respecto a los asalariados, la posibilidad de elegir aquellos proyectos en los que se trabaja, la libertad de elegir un horario, la posibilidad de marcar tus propios honorarios (y por tanto salario), etc.

A esto hay que sumar que, siendo autónomo, encontrar trabajo o un proyecto en el que trabajar es más fácil que ser contratado por una empresa. De ahí que buena parte del mercado laboral se desplace a la emprendeduría. Hacia la especialización en la que pueden facturar más por el mismo tiempo porque son expertos notables en lo que hacen.

La especialización que requiere formación continua

El fenómeno de la especialización es muy interesante porque la oferta se está fragmentando hacia micronichos cada vez más pequeños. Las empresas que hacen “de todo” no están especializadas en nada y parecen tener cada vez menos cabida en el mercado.

Veámoslo con un ejemplo. Hace unas décadas dejó de bastar con ser ingeniero para necesitar ingenieros mecánicos, ingenieros eléctricos o ingenieros electrónicos, entre un gran abanico. En el futuro tendremos que ir añadiendo más etiquetas en nuestro perfil: ingeniero electrónico experto en programación de grupos electrógenos en hospitales. Cuatro etiquetas, cinco, seis…

Para llegar a ser un experto en un tema, uno ha de especializarse mucho en él para no quedarse en la superficie, más accesible y por tanto con más oferta o salarios más bajos por el mismo tiempo dedicado. Esto es importante porque trae la formación continua al mundo laboral. Ya no sirve aquello de sacarnos una carrera y vivir de ella durante los próximos 40 años.

Los nuevos expertos y las empresas en el futuro

Con la especialización de los autónomos, estos pasarán a ser demandados tanto por particulares como por empresas que necesiten sus servicios de forma puntual. Una demanda que hará que sean mejor valorados en base a sus competencias, pero que también dibuja un escenario de trabajo intenso.

Como asalariados, nuestro rol en una empresa (especialmente una empresa grande) queda diluido dentro de un equipo multidisciplinar y, aunque hay picos de trabajo, también hay valles. Estos valles no se entienden dentro de un proyecto al que se nos llama  en calidad de expertos, especialmente si facturas por horas en lugar de por proyecto.

En Blog de Sage | No existen marcas pequeñas y grandes, existen marcas rápidas y lentas

Imágenes iStock/Halfpoint, iStock/shironosov