El impacto de la educación sobre la cultura empresarial

Cultura-y-Empleo

Esta semana se pudo leer en diversos medios una cifra que resulta bastante llamativa sobre la relación entre educación y capacidad de trabajar en España. Resulta que, según la última Encuesta de Población Activa, un 60% de los 5 millones de parados actuales no ha terminado los estudios de la ESO, o el equivalente al BUP y COU que muchos en su día cursamos.

Algunos de los que se ven obligados a abandonar los estudios en edades tempranas es porque no tienen otro remedio y se ven obligados a salir adelante como sea. Sin embargo, muchos de los que están en esta situación de desempleo y que no han estudiado se preguntarán hoy en día por qué no acabaron la ESO en su día y prefirieron elegir el pan para hoy, hambre para mañana.

¿Qué se puede hacer ante esta situación?

Formación, formación y más formación. Pero formación a su debido tiempo y no a destiempo, como muchos se están dando cuenta ahora, momento en el que es normal ver a la gente volviendo a las aulas cuando ya han cumplido los veintitantos o más. Su cabeza ya no es capaz de absorber el conocimiento igual que en la edad adolescente, pero mejor es esto que no hacer nada y seguir en la ignorancia.

Sin promover la iniciativa emprendedora, España difícilmente podrá superar la situación actual, así que toca mover ficha en esta dirección. Ayudar a promover la cultura empresarial y el trabajo para salir adelante, frente a otras propuestas de “éxito rápido y fácil”, que tanto abundan por nuestra sociedad hoy en día.

La cultura de la televisión

En Reino Unido, ya comenté hace unos meses que existe un programa de televisión dirigido a emprendedores, en el que un grupo de 5 business angels valoran las ideas de negocio de los concursantes y negocian su participación en aquellos proyectos que les parecen interesantes. Es un reality en toda regla, con las cámaras buscando los mejores momentos y ángulos durante cada ronda.

En Francia, el canal público France 5 emite un programa en el que explica de manera desenfadada los conceptos de economía que hoy en día se mencionan tanto en las noticias, de tal manera que la gente puede comprender cómo afectan a su vida en particular.

Mientras tanto, en la televisión de España abundan los programas de temática del corazón, los de “investigación” con caracter amarillista y los realities que promocionan el “éxito” (por llamarlo de alguna manera) rápido y sin esfuerzo. Nada de contenido que ayude a comprender el mundo empresarial. Sólo cultura del pelotazo y del subsidio y nada más, hablando claro.

¿Por qué en España apenas existe oferta de contenido para promocionar la cultura empresarial? Si uno se pone a buscar, en la parrilla televisiva, los programas de contenido empresarial no pasan de algún documental emitido en horas raras sobre algún negocio curioso en algún canal perdido.

Debería promocionarse en mayor medida el contenido de este tipo, buscando fórmulas que pudieran enganchar a la gente y hacerle ver a esos que están a punto de abandonar los estudios a cambio de un salario, que no estudiar puede ser pan para hoy y pero será hambre para mañana.

Debería hacerse un esfuerzo para reconducir a alguna generación que a veces parece que su único deseo participar en realities variados y “triunfar” en el mundo rosa viviendo vidas falsas. Hay que trabajar para cambiar los ideales de la gente, hay que inculcar la cultura emprendedora y transmitir valores que nos harán salir de esta crisis. Se trata de cultura y negocios, como reza la imagen. Así de sencillo: cultura empresarial.

En Blog Sage | Cualquier persona puede emprender, el emprendedor no nace, se hace: Luisa Alemany (ESADE)
Vía | http://www.meneame.net/story/60-cinco-millones-parados-no-termino-eso
Imagen | culturaenegocios3

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero