Cosas que vi en mis primeros días en Londres

Londres

Hace unos días me he trasladado a Londres con el objetivo de buscar nuevas oportunidades en el mundo de los negocios. Es mi primera vez en el Reino Unido y para alguien de provincias como yo, aunque he visitado otras grandes ciudades en muchas ocasiones, reconozco que hay cosas que llaman la atención con respecto a cómo hacemos las cosas en España.

Cuando uno ve estas cosas, se pregunta si funcionarían en España o si allí deberíamos tener algo que aquí es de uso común para toda la gente. La manera de vivir, de desplazarse, de trabajar, de ir por la calle,… son tantas cosas y, a veces, pequeños detalles marcan la diferencia. A continuación, una lista con unos cuantos que me han llamado la atención en estos primeros días en Londres:

1. En televisión hay un reality show para emprendedores: Un grupo de 5 business angels valoran las ideas de negocio de los concursantes y negocian su participación en aquellos que les parecen interesantes. Es un reality en toda regla, con las cámaras buscando los mejores momentos de cada ronda. Cada vez que lo veo, me pregunto por qué no lo emite nadie en España, aunque sea doblado o subtitulado. Estoy seguro de que más de uno se arrancaría a montar un negocio y que habría más emprendedores.

2. El horario de trabajo es continuo: En Londres la mayoría de la gente apenas hace una pausa para comer, con 15-30 minutos es suficiente para tomarse un almuerzo sencillo y continuar trabajando. Los hay que ni eso y comen delante de la pantalla del ordenador mientras continúan trabajando. Me gusta la idea de no parar para comer demasiado tiempo, creo que en España, donde es frecuente parar 2 horas o más al mediodía, deberíamos buscar un horario parecido a este. Así se podría salir antes y cosa que también se hace en Londres.

3. Las empresas suelen ofrecer salarios flexibles: La eterna pregunta de si un empleado debe ganar lo mismo, tenga beneficios o pérdidas la empresa. Aquí la resuelven aplicando salarios con una componente fija y otra variable, que también pueden ir acompañadas de beneficios sociales. Es una manera de motivar al trabajador que a mi me parece muy interesante y que en algunas zonas de España cuesta ver, sobre todo en empresas locales.

4. En Londres hay bancos que abren los 7 días de la semana: Además de abrir todos los días, lo hacen en horario de mañana y tarde. Tal vez esto lo acabemos viendo en nuestro país en no mucho tiempo, dado que en algunas entidades como son las cajas de ahorros recién fusionadas, a la gente que sobra en servicios centrales se le va a hacer un hueco en oficinas. Abrir con un horario de tarde para dar servicios a empresas, podría ser una opción interesante.

5. Para trabajar se viste de traje pero sin corbata: La famosa elegancia inglesa se mantiene para el trabajo, pero sin corbata. Muchas gente, a la hora de ir a la oficina, viste sin la “soga” que nos ahorca a muchos habituales de la prenda para mi más incómoda que pueda existir. Se usa traje, pero también ropa mas informal, incluso al ir a visitar a un cliente y no se acaba el mundo.

6. Se puede pagar con tarjeta de crédito en todas partes: En Londres es muy común el uso de tarjetas de crédito en cualquier establecimiento, incluso a la hora de pagar cantidades de dinero pequeñas. En la mayoría de comercios hay TPV’s preparados ya para que el cliente introduzca la tarjeta, teclee el pin y procese el pago, sin necesidad de que la persona que te cobra toque la tarjeta. En España, el pago con tarjeta, sigue siendo algo que no gusta a los pequeños y medianos negocios.

7. La gente vive pegada a su smartphone: Los teléfonos con capacidad para ejecutar aplicaciones con conexión a Internet,… son una herramienta imprescindible para muchos de los que viven en esta gran ciudad. Se usa el GPS integrado con mapas para moverse de un lugar a otro, redes sociales, email y chat para comunicarse, y también un montón de aplicaciones que sirven para contratar un taxi más barato, ver la mejor ruta en el metro,… Aquí si que funcionan las aplicaciones en ruta.

8. Abundan los servicios personalizados: Hay televisión a la carta, múltiples opciones a la hora de moverte en transporte público,… En definitiva, las primeras sensaciones son de que en esta zona existen servicios adaptados a las necesidades reales de los clientes. La diversidad de gente que existe en la capital londinense permite encontrar nichos a los que ofrecer diferentes productos, adaptados a sus necesidades.

Conclusiones

No es mi intención decir que lo que hay en Londres es mejor que lo que hay en España, aunque reconozco que algunas de las cosas que veo me parecen bastante interesantes y yo las aplicaría en nuestro país. Siempre que uno viaja, ve cosas y comportamientos diferentes y no viene nada mal intentar aprender de las mejores prácticas e ir tomando nota de por donde pueden ir las cosas en el futuro. Habrá cosas mejores y otras peores, pero de momento, los primeros días en la capital son más que satisfactorios.

En Blog Sage | ¿Puede Internet revolucionar la economía? En Gran Bretaña lo están consiguiendo
Imagen | Tim Morris

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero