Tres sectores con fuerza en los que emprender

Sin duda vivimos en una época complicada, pero algunos sectores empresariales poseen un gran potencial debido precisamente a la situación económica actual. De esta manera, vemos que las amenazas pueden convertirse en oportunidades si sabemos leer las necesidades del mercado.

El incremento de las actividades low-cost van en consonancia con la caída del ahorro de los ciudadanos, pero no siempre se convierte en una buena oportunidad de negocio si no llevamos un buen control financiero, debido a la necesidad de reducir los márgenes de beneficio.

Venta de segunda mano

La venta de productos de segunda mano ha incrementado de forma notable en los últimos años y se convierte en una oportunidad tanto por el aumento de compradores como de vendedores. Las plataformas on-line que canalizan estas ventas representan una buena alternativa al poner en contacto a ambas partes, incluso en un sector de capa caída como la venta de vehículos.

De hecho, la venta de coches de segunda mano ha resistido los golpes de la crisis y se ha convertido en una oportunidad para muchos ciudadanos, siendo en ocasiones una mejor alternativa que el propio plan PIVE proporcionados entre el estado y las marcas.

Es evidente que los productos de segunda mano están plantándole cara a los de primera de forma notable, siendo el precio y la utilidad algo definitivo para los compradores, por encima de conceptos como el lujo o la novedad.

En ocasiones estos comercios pueden suponer un beneficio social, como los bancos de ropa de segunda mano y en otros forman parte de una burbuja que puede resultar difícil de gestionar en un futuro, como los relacionados con la compra-venta de oro.

Actividades turísticas

Aunque la crisis económica afecta a la mayoría de los países de nuestro entorno, el turismo es uno de los grandes sectores económicos de nuestro país, que se ha mantenido pujante en muchas zonas de la geografía nacional. El turismo interior parece desplomarse ante las dificultades de afrontar los gastos, de modo que la mayor oportunidad sigue concentrándose en el turismo que viene de fuera.

Estas actividades turísticas suelen concentrarse en focos muy concretos, pero en ellos pueden detectarse oportunidades por la llegada de viajeros de nuevos orígenes o incluso por la oferta de servicios y productos adaptados a sus necesidades.

El ocio, la restauración, la hostelería y los servicios (prestados a estas empresas o directamente a los turistas) representan una oportunidad a considerar.

Sanidad privada

Resulta complicado hablar de la sanidad como un sector económico pujante, pero lo cierto es que los recortes sanitarios están favoreciendo la apertura de centros privados. Aún así, los servicios de estética están pasando unos momentos complicados, así como las intervenciones no prioritarias y los que corresponden a pacientes privados no vinculados a las aseguradoras.

Estas clínicas privadas se están sustentando en gran parte en los acuerdos con aseguradoras y mutuas, siendo una actividad en aumento pero que en muchos casos necesita de la oferta de otros servicios con mayor rentabilidad.

En cualquier caso, la sanidad privada está en auge, en la línea del incremento de la colaboración con la pública. Los centros de diagnóstico por imagen parecen tener un buen margen de crecimiento.

En Blog Sage | Pros y contras de emprender montando una sociedad civil, ¿Qué tengo que hacer para empezar un negocio desde cero? El proceso emprendedor
Imagen | Victor1558

Grudiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas y gestor estratégico. Colaborador de la Escuela de Negocios MBA y Responsable de Marketing Online en Netfactory. Escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz_