Tres áreas en la composición de un equipo

Uno de los blogs que sigo con asiduidad es Emprended@r Profesional, hace unos días publicó una entrada donde hacía referencia a los tres perfiles en los que cualquier profesional se puede encuadrar.

Hay un perfil emprendedor, un perfil técnico y, por ultimo, un perfil gestor. Un buen equipo debe tener cubiertas las áreas que quedan definidas por estos perfiles, por ello a la hora de formar o completar un equipo, debemos de tener en cuenta cómo y con quién cubrir esas tres áreas.

El emprendedor

Este tipo de personas son generadores de ideas, son las que tienen iniciativa, las que poseen una mentalidad innovadora y son capaces de tomar las decisiones que consideran oportunas si creen que son las adecuadas.

Suelen ser imaginativos y aportan soluciones pero no tienen por qué ser técnicos o gestores por lo que, a veces, esas ideas o soluciones no tienen una fácil puesta en práctica o no son viables económicamente.

El técnico

Son los encargados de llevar a la práctica las iniciativas del emprendedor. No hablamos sólo de procesos productivos o meramente tecnológicos, el técnico puede ser un especialista en marketing que tenga que definir la manera de vender un nuevo producto o servicio, o un encargado de logística que pueda estudiar un cambio de modelo de aprovisionamiento o de reparto.

Es el que depura las ideas y hace lo posible por plasmar, si se puede, cómo se definen y materializan los nuevos procesos. Suelen ser, también, imaginativos, analíticos y aportan soluciones, igual que los emprendedores, pero, casi siempre, restringidos al ámbito que dominan, por lo que su visión de conjunto es más limitada.

Tampoco tienen por qué tener iniciativa emprendedora para buscar ideas innovadoras sino que se encargan de llevar a la práctica los planteamientos de otros.

El gestor

Su labor es buscar la rentabilidad o desestimar, si así lo considera, tanto las ideas como los procesos para llevarlas a la práctica. Es el que debe administrar los recursos de la empresa, pero no sólo los económicos, también los materiales y humanos.

Supongamos que un nuevo proyecto necesite una carga de trabajo muy elevada, el gestor debe considerar si los recursos necesarios para realizar ese nuevo proyecto dinero, maquinaria y personal, no interfieren con el resto de los procesos de la empresa.

En ocasiones, la viabilidad de un nuevo proyecto no sólo depende de la rentabilidad económica por lo que el gestor es un administrador de todos los recursos disponibles y debe decidir dónde y cómo hay que emplearlos.

El equipo

El equipo ideal debe cubrir estos tres aspectos con las personas con el perfil adecuado en cada caso. Las tres áreas se complementan, por eso deben integrarse en todo momento, por ejemplo, puede haber ideas del emprendedor que el gestor vea como descabelladas y evita que se gasten recursos, económicos o temporales, desarrollando un sistema que se vea desde el principio que no es viable.

Hay casos donde una misma persona tenga características de más de un perfil, eso puede ser muy útil a la hora de cohesionar a las personas de diferentes áreas, también hay situaciones donde ciertas áreas estén fuera de la empresa y se subcontraten a una empresa externa. En cualquiera de los casos, la interactuación de todos los elementos es indispensable.

No se puede tratar cada área como un departamento estanco, es más, cada uno debe de contar, para llevar a cabo su trabajo, con aportaciones de los demás. Será la manera de tener el equipo idóneo para poder desarrollar nuestra actividad empresarial en las mejores condiciones.

En Blog SAGE Experience | Las bases para crear un buen equipo
Imagen | zilupe

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.

Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa