Seve Ballesteros, una vida de ejemplo para el pequeño empresario

David-con-Severiano-Ballesteros

El pasado sábado nos hemos levantado con la pésima noticia del fallecimiento de Seve Ballesteros. Una terrible enfermedad, el cáncer, se llevaba por delante a un mito del golf, reconocido y respetado en todo el mundo, que ha portado como pocos la bandera patria allá por donde ha pisado. Trabajador y luchador incansable, que lograba todo aquello que se proponIa, la vida de Severiano Ballesteros es un ejemplo para cualquiera en el mundo empresarial.

El golf es un deporte que encaja bastante bien con el mundo los negocios, aunque también hemos visto en este blog otros ejemplos de deportistas que nos han enseñado valores interesantes para aplicar a nuestras vidas como empresarios. Rafael Nadal, la Selección Española de Fútbol, Pau Gasol, son personas entregadas de pleno a su especialidad deportiva, como mucha gente lo hace con sus empresas, de ahí que sea muy interesante ver sus puntos fuertes para poder aplicarlos en nuestras actividad.

1 – Para triunfar, se necesita pasión: Pasión por el trabajo, por lo que se hace, si no, difícilmente se puede alcanzar una meta. Seve Ballesteros, era todo pasión y además lo transmitía al público, por eso entusiasmaba allá por donde jugaba. Si no nos gusta lo que hacemos, en lo que trabajamos cada día, algo falla.

2 – Nunca hay que dejar de luchar: Aunque parezca que todo está perdido o que ya no queda ninguna opción, el cántabro nos enseñó que nunca hay que bajar los brazos y darse por derrotado. Si hay alguna posibilidad de éxito, hay que intentar lograrlo hasta el final, hasta que no quede ninguna. En los negocios, como en el golf, nadie dijo que iba a ser fácil.

3 – El pequeño le puede ganar al grande: Da igual de donde vengas, lo que importa es lo bien que hagas las cosas. Severiano Ballesteros derrotó al mismísimo Jack Nicklaus cuando logró su primera victoria en un gran torneo, en una época en la que el golf era dominado por los golfistas norteamericanos ¿Por qué no iba a poder triunfar una empresa española, por ejemplo, en el mundo tecnológico dominado por las que están instaladas en Silicon Valley?

4 – Un equipo motivado vale por mil: Además de ganar 5 torneos de los considerados “grandes”, una marca sólo al alcance de unos pocos, donde Seve aportó mucho fue en los torneos por equipos, concretamente en la Ryder Cup. Capitaneó al Equipo Europeo en 1997, llevándolo a la victoria y dejando una imagen de liderazgo sin precedente y sin igual hasta la fecha. Los jugadores, bajo su mando, disfrutaban trabajando y lograban metas que antes de su irrupción en el mundo del golf, eran inalcanzables.

5 – El golf, igual que los negocios, es una suma de fallos: En golf, se le pega a la bola pero ésta nunca va exactamente a donde el jugador quería. Le pasaba a Seve, igual que nos pasa a nosotros en nuestras empresas. Presupuestamos, prevemos la demanda, pensamos sobre el papel y luego ponemos en práctica las cosas para luego, al ver los resultados reales, darnos cuenta de que las cosas no siempre salen como habíamos planeado. Lo importante es avanzar siempre en alguna dirección.

6 – No se le puede caer bien a todo el mundo: Seve es una figura admirada en todo el mundo, aunque dejó a su paso algún enemigo. Su carácter, su forma de ser, parecía que no le gustaban a todos, lo que explica que, por ejemplo, en el momento de su primera victoria en el Open Británico a alguien de RTVE le diera por cambiar la emisión de un momento histórico por una insulsa carrera de caballos. Habrá algún empresario que no nos trague, algún cliente que nos odie o un director de banco al que no le guste ni vernos, pero no por ello no vamos a dejar de trabajar.

7 – Dan igual los medios, querer es poder: Ballesteros comenzó a jugar al golf en la playa de Pedreña, con un palo que no era para nada el idóneo, un hierro 3. Se colaba en el campo y cuando lo veían le echaban, ya que su origen humilde no encajaba con la visión del mundo del golf de la época. A pesar de todo, él no se rindió y eso le sirvió de acicate para aprender y acabar dominando el juego del golf. En la empresa, muchas veces nos quejamos de la falta de medios, de subvenciones o ayudas,… Si se quiere hacer algo, se puede.

8 – Para lograr el éxito hay que hacer de todo: Además de no disponer apenas de medios, Ballesteros, antes de ser reconocido como un gran jugador, trabajó como caddy portando la bolsa de otros golfistas.

9 – No se puede aceptar financiación a cualquier precio: En sus inicios, Ballsteros no disponía de dinero para pagarse los viajes a los torneos. Dicen que cierto banquero muy famoso hoy en día, al ver el enorme potencial del golfista, le ofreció una suma de dinero a cambio de recibir un altísimo porcentaje de las ganancias que obtuviera el golfista a lo largo de su carrera deportiva. Seve rechazó la propuesta y siguió buscando el soporte financiero que necesitaba, el cual finalmente encontró en otro lugar y con un coste mucho más razonable.

Conclusiones

Se ha ido un grande, pero deja para el recuerdo un legado sin igual. La vida de Severiano ha sido todo un ejemplo para deportistas y también para otras facetas de la vida, como es la de los negocios. Luchador incansable, la pasión le desbordaba en todo lo que hacía, de ahí que haya pocas cosas en las que no tuviera éxito. Venció a los molinos de viento y logró poner al golf europeo en un lugar donde nadie jamás había imaginado que llegaría.

Imagen | David Amezquieta (autorización de uso para Blog Sage

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero