Seguros obligatorios en la empresa: buen punto para ahorrar gastos


Dentro de las partidas de gasto más significativas que tiene cualquier empresa, nos encontramos con el bloque de seguros obligatorios. Seguros obligatorios, porque existen una serie de coberturas a asegurar sí o sí, marcadas por la propia ley vigente en aras de la seguridad jurídica y estabilidad del tráfico mercantil.

Estos seguros tienen un coste relativamente importante y dependen fundamentalmente de tres factores para evaluar su impacto económico:

  • Sector de actividad y tipo de cobertura asegurada
  • Tenencia de vehículos u otros activos que se deban asegurar
  • Volumen de negocio
  • Número de trabajadores

En la mayoría de las empresas, el coste de estos seguros no se prevé con la suficiente antelación y tampoco se suelen poner en práctica sistemas de ahorro para minimizar su impacto en la cuenta de resultados.

¿Cuáles son los seguros obligatorios en la empresa?

Dentro del apartado de seguros obligatorios podemos enumerar tres pólizas de seguro obligatorias fundamentalmente:

  • Seguro de Responsabilidad Civil
  • Seguro a los trabajadores marcado por el convenio colectivo
  • Seguro a los vehículos propiedad de la empresa

El seguro de responsabilidad civil es el seguro que responderá de los daños civiles que provoquemos con nuestra empresa en el desarrollo de la actividad mercantil o profesional. Pensemos por ejemplo en un accidente que tiene un cliente en nuestras instalaciones o en un trabajo profesional mal hecho en el caso de abogados, economistas o asesores.

En determinados casos no es obligatorio, pero en todo caso, es uno de los seguros más recomendables a contratar. Por ejemplo, si en el desarrollo de mi actividad hemos cometido algún tipo de negligengia o daño de importancia, el coste económico de la reparación de ese daño lo debemos soportar directamente. Puede darse el caso que un problema de cuantia económica elevada mande la empresa a la quiebra y arruine al empresario si no dispone de esta cobertura.

El seguro a los trabajadores es un seguro personal a la plantilla que se fija en los distintos convenios colectivos. Estas pólizas de seguro suelen cubrir una indemnización por accidente, incapacidad permanente y muerte.

La cuantía indemnizatoria que cubren viene fijada por los propios convenios colectivos y el coste de la prima estará directamente vinculado con la indemnización económica a los trabajadores, el número de empleados que tengamos y la rama de actividad que desempeñe la empresa.

Algunas claves para abaratar los seguros

Las aseguradoras no dejan de ser empresas que necesitan captar sus clientes, fidelizarlos y ofrecer el mejor servicio dentro de su sector. En este sentido, es nuestra labor seleccionar nuestra compañía de seguros al igual que hacemos con nuestros proveedores.

Evalua si conviene tener más de una aseguradora para todas nuestras pólizas. En general, si tenemos varios seguros más como pueden ser locales o vehículos, pactar toda la cartera de seguros con la misma compañía suele dar mejores resultados que tener un seguro en cada compañía.

Las aseguradoras deben ser resolutivas. No hace falta recurrir a sus coberturas hasta que tenemos un problema. Y en este punto es cuando vienen los lamentos si nuestro mediador o compañía comienza a interpretar la póliza de seguros de manera arbitraria.

No pases por alto el reaseguro. Existen multitud de pólizas de seguro que se solapan. Por ejemplo, en el caso de local comercial, el continente o coste de reposición bruto del local ya se incluye en la póliza de seguros del edificio. Aunque aseguremos dos veces ese continente sólo tendremos derecho a un cobro o una restitución en el caso de siniestro.

Seguir unas sencillas reglas, pedir presupuestos previos, negociar nuestras primas y condiciones puede suponer un ahorro en el coste de nuestros seguros superior al 40% de las primas pagadas como base. El ahorro racional es un pilar fundamental dentro de la empresa y el capítulo de seguros es uno de los mejores para tomar medidas.

Más Información | Impresiones del Seguro
Imagen | Adriano Agulló

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirme en Twitter en @Remo_