Renta 2010: deducción de gastos en internet y tecnología para actividades empresariales


A partir del mayo, arranca la presentación de la declaración de la renta para el 2010, después de la apertura del plazo para la confirmación del borrador que se ha realizado a principios de abril. A nivel empresarial, el volumen de deducciones en el IRPF para las actividades económicas es pequeño y destaca fundamentalmente la deducción para el fomento de las tecnologías de la información y de la comunicación para actividades empresariales en estimación objetiva, más conocida como tributación en módulos.

Esta deducción es equivalente a la que realizan las personas jurídicas, mediante el Art 36 de la Ley del impuesto de Sociedades, con la diferencia de que en el impuesto sobre la renta, las empresas en módulos se deducirán el 3% del importe de las inversiones y de los gastos realizados en el fomento de la tecnologías de la información y la comunicación 23% para actividades en Canarias). Dentro de estas tecnologías, podemos considerar como gastos deducibles el acceso a internet, los gastos o inversiones en presencia web, los gastos o inversiones en comercio electrónico y la incorporación de procesos de la información a la actividad empresarial.

Deducción en IRPF del acceso a internet y presencia en internet

Los gastos que se incluir en el acceso a internet son los equipos informáticos y terminales, incluyendo el software y periféricos asociados así como los sistemas que faciliten el acceso al correo electrónico (por ejemplo smartphones). También se consideran deducibles todos los gastos ocasionados en el montaje de una red interna o externa, la instalación y los gastos incurridos en la formación del personal.

Respeto a los gastos por la presencia en internet se incluirán dentro de la base del a deducción al IRPF todos los equipos, software y periféricos destinados al desarrollo y publicación de páginas webs así como Todos los trabajos y servicios, tanto propios como externos encaminados a conseguir presencia web. Evidentemente, gastos de registro de dominios, alojamiento web, mantenimiento de servidores e incluso los costes de todo tipo de una web integrarán la base de la deducción.

Deducción en IRPF de actividades de comercio electrónico e implantación de procesos

En aras de favorecer el comercio electrónico, serán deducibles todos aquellos gastos, equipos, software, formación y contratación a terceros realizada en comercio electrónico. Debemos entender comercio electrónico como el canal de venta en la red, incluyendo también en la base de la deducción gastos de publicidad y marketing realizados.

Dentro del apartado de tecnologías de la información, serán integrables dentro de la base de la deducción todos aquellos gastos e inversiones realizadas en la incorporación de nuevos procesos tecnológicos y productivos a la actividad. Por último, tal y como nos podemos dar cuenta, no es deducible la factura mensual de la conexión a internet en ninguno de los casos, aunque si lo es la factura de la instalación de la línea, router y aquellos dispositivos por los que sí nos cobren.

Cuantías y límites de la base de la deducción: un ejemplo

La cuantía de las inversiones y gastos del período que sirvan de base para la deducción que hemos enumerado en el punto anterior, no podrá superar el rendimiento neto de las actividades económicas en el método de estimación objetiva que se hubiera computado para determinar la base imponible. Asimismo, tampoco dará derecho a la deducción la parte de inversión o gasto financiada con subvenciones.

Supongamos por ejemplo un empresario en estimación objetiva en la actividad de hostelería. Supongamos que el rendimiento neto de la actividad ha sido de 25.000 euros y que éste empresario ha invertido 5.000 euros en un equipo informático para su establecimiento así como una serie de PDAs e impresoras de tickets y pedidos, 1.000 euros en una página web y además ha montado un sistema de WiFi propio para canalizar sus pedidos por importe de 300 euros al año. En total ha invertido en tecnología y acceso a la información 6.300 euros en un año.

Esta cuantía es menor que el rendimiento neto calculado por la actividad en módulos y podrá deducirse de la cuota la cantidad de 189 euros, como límite máximo del 3% de los gastos incurridos siempre y cuando no supere tampoco el 35 por 100 de la cantidad que resulte de minorar la suma de las cuotas íntegras, estatal y autonómica en el importe total de las deducciones por inversión en vivienda habitual y por deducciones por actuaciones para la protección y difusión del Patrimonio Histórico Español y del Patrimonio Mundial.

Más Información | AEAT – Manual de IRPF 2010, Ley 35/2006 IRPF – Art 68.2
En Blog Sage | Se abre el telón, se inicia la campaña de la renta 2010

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_