Prevención de los accidentes laborales de tráfico

Prevención-Riesgos-Laborales-Viales

Las estadísticas dicen que un número importante de los accidentes laborales se producen por causa de accidentes de tráfico. Los siniestros viales durante la jornada de trabajo, incluidos los in itinere, son unos de los principales motivos de baja de los trabajadores en España, tal y como concluye el estudio publicado por la Fundación Mapfre sobre “Prevención de los Riesgos Laborales Viales” (PDF 63Mb).

Un accidente laboral vial es aquel que se produce cuando el trabajador efectúa desplazamientos dentro de su jornada laboral y utiliza las vías de circulación para llevar a cabo dicho desplazamiento. Concretamente, la definición legal de accidente laboral de tráfico es aquel que sufre un trabajador durante su jornada de trabajo o en la incorporación o retorno al centro de trabajo y siempre que intervenga un vehículo en circulación.

Los riesgos laborales viales, de tráfico o de tránsito son las situaciones potenciales de producir un accidente laboral que a la vez sea también un accidente de tráfico. Según el estudio mencionado anteriormente, alrededor de un 81% de los accidentes laborales declarados sucedieron dentro de las instalaciones de la empresa, el 9,5% en “desplazamientos in itinere”, el 4,5% en lo que se llama “desplazamientos en misión” y el 5% en otras situaciones.

Ejemplos de accidentes de este tipo son:

  • Desplazamientos dentro de la jornada laboral en vehículo como consecuencia de la profesión del trabajador (transportista, comercial,…), conduzca un vehículo de la empresa o particular.
  • Desplazamientos “in itinere”, cuando el empleado se desplaza al trabajo o vuelve del mismo conduciendo su vehículo particular o el de empresa: coche, moto, bici.
  • Desplazamientos “in itinere”, cuando el empleado se desplaza al trabajo o regresa del mismo en transporte público conducido por un tercero: bus, taxi, tren…
  • Desplazamientos “in itinere”, cuando el empleado se desplaza al trabajo o vuelve del mismo en un vehículo compartido por otros trabajadores de la misma o diferente empresa, tanto si dicho empleado es el conductor como si es un ocupante.
  • Desplazamientos “in itinere”, cuando dichos desplazamientos los realiza a pie.

Como se puede ver, la casuística que genera este tipo de accidentes laborales viales es variada. El impacto de los mismos es bastante importante. Además de la salud de los trabajadores, que es lo primero, está el coste que tienen esta bajas para los empresarios y las arcas del Estado. Evitar los riesgos que provocan este tipo de accidentes mediante una buena política de prevención en la empresa es, por tanto, una de las prioridades que debemos tener todos en nuestra organización.

Un correcto mantenimiento de los vehículos de empresa, una organización realista de los desplazamientos y horarios de los empleados, contar con las dotaciones adecuadas como sistemas de manos libres y móviles compatibles con los mismos. También no obligar a cometer ilegalidades a los trabajadores (por ejemplo, hablar por el móvil mientras conduce sin manos libres) son sólo algunas de las medidas que podemos adoptar para reducir los siniestros laborales provocados por accidentes de tráfico. Es cosa de todos, empresarios y trabajadores lograr que esta cifra descienda.

Imagen | Antonio Tajuelo

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Ahora también es colaborador de Blog Sage Experience.