Predicar con el ejemplo en la empresa

En estos momentos complicados, en los que muchas empresas se ven obligadas a implantar políticas de austeridad extrema y a despedir a gente para evitar el cierre, predicar con el ejemplo es algo que los líderes del negocio deberían tener en cuenta, aplicando para ellos mismos lo que le piden al resto de la plantilla. Bajadas de sueldo, privilegios y otra serie de prebendas que no añaden valor al cliente y que bien animan a ver al jefe desde un prisma negativo.

Esto es justamente lo que promueve Haruka Nishimatsu, Presidente y CEO de la aerolínea japonesa JAL, una de las mayores del mundo. En el vídeo que acompaña a esta entrada se puede ver un breve reportaje que la CNN emitió sobre su manera de trabajar. Llega por la mañana a la oficina en el autobús urbano, hace la misma cola para comer que el resto de empleados, paga como todos su comida y gana un salario bastante razonable. Se trata de un ejemplo para todo su organización.

Lo que no quieras para ti, no se lo des a tus empleados

Recuerdo una conversación reciente con el propietario y director de una empresa, en la que me decía que él tenía un potente coche alemán de una marca de primer nivel y que, tras vencer el renting que tenía contratado, se planteó que no podía seguir con ese tipo de automóvil, aunque lo podía pagar sobradamente. El motivo era que se había visto obligado a aplicar una serie de medidas que implicaban un esfuerzo importante para todos los empleados, incluido él, y que no le parecía coherente aparecer cada día por la oficina con un nuevo coche de gama alta.

Dicho y hecho, el hombre se compró un coche de gama baja y es ahora su vehículo personal y profesional. Fuera lujos y dentro coherencia y compromiso con el resto de personas que trabajan en la organización y que no son socios o no ostentan cargos directivos. Desde luego, comparto con mi amigo que no deja muy buena imagen ver que quien pide un esfuerzo a sus trabajadores, siga con un ritmo de gasto que no es compatible con su discurso, de ahí que se diga que, lo que no quieras para ti, no se lo des a tus trabajadores.

Los beneficios de predicar con el ejemplo

Predicar con el ejemplo, es una muestra de compromiso entre la dirección o propiedad de la empresa, con sus trabajadores. De esta manera, podrán obtener lo mismo, es decir, el compromiso de los empleados para sacar adelante la situación. Si las normas no son iguales para todos o si se aplican de manera arbitraria, difícilmente se va a poder lograr un retorno de las medidas implantadas.

Es difícil encontrarle el sentido de pedir, por ejemplo, austeridad a los empleados en los viajes de empresa y que los directores sigan viajando en primera en vuelos nacionales o alojándose en hoteles de cinco estrellas. En el ejemplo del apartado anterior, el del coche, resulta especialmente llamativo, dado que todos los días se ve llegar al jefe en el coche y a más de uno seguro que no le gustaría ver que es un flamante coche nuevo de gama alta, tras aplicar recortes.

El compromiso lleva a la unión, es decir, al todos a una para sacar adelante el negocio. Lo que toda la vida se llamó trabajo en equipo y colaboración, funciona de una manera más fluida si no hay “diferencias sociales” dentro de la empresa. Sí, hay una jerarquía y debe ser respetada, pero para que los procesos funcionen y no para calmar egos a costa del estatus social de cualquiera.

El hecho de darle demasiado peso al organigrama, lleva a que prime más la caja en la que estás, que el trabajo y, sobre todo, el valor que se aporta y que realmente valoran los clientes. Todo un problema el hecho de permitir que se generen “guettos” en la empresa, comandados por “tiranos” que implantan su cultura del miedo.

Y tú ¿Conoces algún caso que predique con el ejemplo y que merezca la pena contar? Estaremos encantados de leerlo en los comentarios.

En Blog Sage | La resistencia al cambio o como vender un coche
Enlace | Vídeo original en Youtube

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero