Networking, eventos y los Premios Príncipe de Asturias

En un post anterior, en el que hablaba de la disciplina de los empresarios, hacía referencia a la necesidad de dedicar cierto tiempo a las relaciones sociales. Eso es, más o menos, en lo que consiste el networking. El concepto que subyace bajo esta denominación es el de fomentar las redes de contactos, físicas o virtuales, para el establecimiento y consolidación de relaciones comerciales.

Dejando de lado las posibilidades que se nos plantean en las redes sociales, cada vez se organizan más eventos para fomentar estas actividades. En las grandes ciudades, raro es el día en el que un empresario no pueda asistir a charlas, presentaciones o reuniones, más o menos informales, en los que puede relacionarse con otros empresarios y dar a conocer su actividad o entablar relaciones comerciales. Pero, ¿qué pasa cuándo la asistencia a estos actos interfiere con nuestro trabajo?

El networking es una herramienta

El networking es una herramienta que nos puede facilitar el contacto con potenciales clientes, colaboradores, proveedores o, incluso, aliados comerciales. En un mundo como el actual, donde el tiempo es un bien tan escaso, asistir a un evento donde podemos encontrarnos y relacionarnos con un buen número de personas, con las que hacer negocios, puede ser muy positivo. Podemos conseguir, en un par de horas, un gran número de contactos, cosa que en circunstancias normales nos llevaría meses.

Por otro lado, muchos de esos eventos nos ofrecen actividades formativas; en otros podemos recoger información sobre las experiencias de otros empresarios o ponernos al día sobre novedades o perspectivas de futuro. Todo esto puede resultarnos muy útil para aplicar luego a nuestro desempeño diario.

Pero como toda herramienta, sólo debe ser un medio para conseguir nuestro fin y no el fin mismo. De nada sirve tener una buena red de contactos si no hay detrás un trabajo para ofrecer unos productos o servicios de calidad. La base del éxito es ser bueno en lo que uno hace, el networking es un medio para poder dar a conocer y amplificar la difusión de nuestro buen hacer. Por tanto, nuestra actividad social no debe consumir más del tiempo necesario y, por supuesto, no a costa de nuestro trabajo efectivo.

La selección española de fútbol y los premios Principe de Asturias

Uno de los temas que se ha debatido en estos últimos días, es la conveniencia, o no, de que los integrantes de la Selección Española de Fútbol, acudieran a Oviedo a recoger el Premio Príncipe de Asturias. Para ello, sus respectivos equipos deberían darles permiso para desplazarse a Asturias, a pesar de que muchos de ellos debían disputar sus partidos de la jornada de Liga al día siguiente.

No voy a entrar en si el Premio tiene la suficiente importancia como para que estos equipos permitieran que sus jugadores fueran a Oviedo en visperas de un partido, pero es evidente que el trabajo de los futbolistas es jugar al fútbol y sus entrenadores son, en gran medida, responsables de su rendimiento. Por tanto cabe pensar que estos entrenadores pueden considerar que cualquier otra actividad, por muy importante que sea, no debe interferir en su trabajo.

¿Hasta que punto supone un sacrificio, o un perjuicio para su trabajo la asistencia a este u otro evento? Sólo el responsable de las consecuencias debe decidir al respecto, en este caso el entrenador. ¿Hasta que punto un empresario debe sacrificar su tiempo o sus recursos para acudir a eventos o compromisos sociales? El empresario es responsable de la decisión, pero siempre valorando si es útil o conveniente y si no supone un sacrificio de la productividad de su tarea.

Networking = net + working

Debemos usar el networking como un recurso a nuestro alcance para obtener un fin. El networking genera una red (net), pero luego hay que saber sacarle provecho y eso no es posible sin el working correspondiente. Debemos seleccionar en función de los objetivos que persigamos y de la disponibilidad que nos exija a dónde debemos acudir, no por estar en más sitios se nos va a ver más.

Y luego, tendremos que sacar provecho a los contactos conseguidos. No se trata de fomentar el tráfico de influencias, se trata de que los negocios los hacen las personas y es mucho más sencillo hacer negocios con alguien a quien conocemos y con quien podemos tener cierta empatía. Por tanto, no tiene sentido utilizar la red de contactos como un montón de teclas donde tocar, sino como una puerta abierta y una vía para encontrar con mayor facilidad la manera de vender aquello en lo que somo buenos.

En Blog SAGE Experience | Asociaciones de empresarios ¿En cuál me quedo y de cuál me voy?
Imagen | redondomartin

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.

Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa