Nadal y Federer, una competencia perfecta

Nadal-Federer-Tenis

El de Rafael Nadal y Roger Federer es un caso digno de estudio. El deporte del tenis es la vida de ambos y desde que han irrumpido en él, lo han llevado hasta las cotas más altas que se recuerdan. En muchos deportes es habitual que haya un dominador y que se vayan produciendo relevos cada cierto tiempo, dejando paso a los nuevos valores, pero con Nadal y Federer no está sucediendo así. La aparición del manacorí ha elevado, aún más, el nivel de juego del suizo y los dos se han aupado a una cumbre de juego inalcanzable para el resto de competidores.

En el mundo de los negocios, podemos extrapolar la situación y pensar que sucede un fenómeno parecido. Unos dominan hoy un sector determinado, pero mañana llegan alguien nuevo y pequeño que lo hace mejor y derroca a los anteriores líderes. Por eso, al mirar desde la óptica empresarial los duelos Nadal-Federer, pienso que son la competencia perfecta porque, con ellos, en el tenis todos salen ganando:

1.- Ambos ganan por lo que demuestran en la pista: Federer era el jugador número 1 del mundo antes de que Nadal llegara al tenis profesional. Rafa le ha destronado, pero la pugna con él le ha llevado a un nivel de juego y prestigio mayor. Aunque sólo uno puede estar en lo más alto, una situación de win-win.

2.- El resto de tenistas rivales de Rafa y Roger se han tenido que fijar metas más altas para seguir el ritmo de los líderes de su mercado, en un efecto de arrastre que les obliga a mejorar mucho su juego para no quedarse atrás. Ahora todos son mejores jugadores y alguno como Novak Djokovic se está acercando peligrosamente, lo que mejora aún más la situación del punto 1. La competencia evoluciona, al ser consciente de que su dominio del mercado no va a ser eterno.

3.- Nadal y Federer pelean cada punto en sus duelos sobre la pista y a la vez que transmiten valores. La imagen de juego limpio y la honestidad con la que compiten cautiva a los espectadores, siendo un ejemplo para todos. No son enemigos, sino amigos que compiten, algo que hoy en día cuesta más ver en los negocios de forma sincera. A pesar de la rivalidad, se respetan por encima de todo.

4.- Se puede perder con clase, así lo han demostrado ambos cuando han sido derrotados por el otro en la finalísima de cualquier torneo, incluso en los más importantes. Igual debería pasar cuando se lleva un proyecto o un cliente una empresa que no sea la nuestra, se felicita al ganador y a otra cosa.

5.- Es posible ser el mejor con diferentes estilos: Nadal es todo potencia y garra, mientras que Federer dispone de una técnica de lo más depurada. Unas veces gana el español y otras el suizo. En los negocios también, no hay por qué hacer lo mismo que el mejor para ganar, sino que hay fórmulas diferentes para ser el número 1 de tu mercado.

6.- Sus clientes, el público y los patrocinadores, también ganan: ante tal nivel de competencia, ambos segmentos están en el bolsillo desde el primer momento. El público disfruta viendo como juegan en la pista y llenan cualquier recinto. Los patrocinadores se pelean por pagar lo que piden por asociar sus productos con la imagen de ambos.

En este blog hemos hablado ya de otros fenómenos deportivos en los que podemos encontrar buenas prácticas que aplicar a los negocios y a nuestra vida empresarial. La Selección Española, Pau Gasol, Severiano Ballesteros o Fernando Alonso, todos estos “pequeños grandes empresarios del deporte” han logrado el éxito a base de trabajo, disciplina en el día a día con los entrenamientos y pasión por lo que hacen. Este último, un factor común en todos ellos, necesario si se quiere triunfar en algo.

Negocios y deporte siempre digo que van de la mano. El paralelismo entre estas dos facetas de nuestras vidas es total y, si te paras a pensarlo, siempre encuentras alguna cosa útil que puedes aplicar en el día a día de tu negocio. Si te fijas en los mejores, también. El ejemplo de los duelos Nadal-Federer es uno de los mejores que veo yo que tenemos en los últimos tiempos, por los motivos que he expuesto. Siempre se puede aprender algo de ellos.

En Blog Sage | Rafael Nadal, un modelo excelente para los pequeños empresarios españoles
Imagen | y.caradec y Frédéric de Villamil

Pablo Herrero

Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero