Los efectos de nuestras decisiones estratégicas: el caso de Spotify

Cuando adoptamos decisiones estatégicas en la gestión de un negocio corremos el riesgo de que éstas no sean acertadas y puedan perjudicar al desarrollo de la empresa en lugar de mejorarlo. Una de las causas de este fracaso puede derivarse de que una buena parte del mercado rechace este nuevo rumbo y el modelo de negocio se tambalee.

Hace unos meses el diario The Times perdió el 90% de sus lectores del periódico por intenet al empezar a cobrar por acceder a su contenido, el paso del sistema gratuito al de pago ha hecho resquebrajarse el modelo de negocio de la versión digital de este periódico. Ahora es Spotify quién anuncia el recorte de las prestaciones del sistema gratuito de su plataforma musical, lo que ha provocado críticas de los usuarios de éste.

El modelo de Spotify

Aunque muchos de vosotros ya lo conozcais, Spotify es un sistema para escuchar música a través de internet. Tiene un sistema gratuito, con una limitación en cuanto al tiempo que podemos usarlo cada mes, y dos modelos de pago con diversas prestaciones.

La versión gratuita permite escuchar veinte horas de música al mes y se “amortiza” con la inclusión de publicidad entre las canciones. Este es el modelo que ahora cambia ya que se reducen de veinte a diez horas las que habrá disponibles al mes y además sólo se permitirá escuchar la misma canción cinco veces.

En el modelo de pago por menos de diez euros al mes permite escuchar música sin limitación, sin publicidad e incluso en el teléfono móvil.

El por qué de los cambios

Estos cambio tienen un doble objetivo, por un lado fomentar el trasvase de usuarios de la versión gratuita a la de pago. Muchos de ellos están familiarizados con la plataforma y la usan satisfactoriamente por lo que ante estos cambios es más que posible que una buena parte de ellos decidan suscribirse a cualquiera de las otras dos versiones de pago.

La otra razón tiene que ver con el desembarco de la compañía en Estados Unidos. La empresa se prepara para entrar en el mercado americano, ya muy habituado a los modelos de micropagos, por un lado las exigencias de las distribuidoras musicales y por otra una estrategia más pensada en el mercado americano les han hecho tomar esta decisión.

Los efectos

Desde el punto de vista de los millones de “clientes” de la versión gratuita, este cambio puede suponer un motivo para dejar de usar la plataforma, sin embargo el impacto de las posibles bajas sería compensado de sobra con las altas que podrá recibir de los usuarios americanos y de los que se pasen del sistema gratuito al de pago.

Debemos de pensar que por mucho usuarios de la versión gratuira que la empresa tuviera, este modelo no sería rentable. Los ingresos por publicidad nuncan compensarían los gastos de la compañía por lo que este sistema puede funcionar como reclamo para la captación de oyentes pero nunca comoun sistema de explotación de un negocio, que en su mayor parte depende de los usuarios de pago.

Por tanto y a pesar de la posible huida de oyentes, a priori Spotify ha tomado una decisión acertada con un impacto relativamente controlado. No olvidemos que los que prefieran la plataforma gratuita la podrán seguir utilizando, tendrán más restricciones pero el sistema seguirá funcionando, y más que probablemente el número de personas que se suscriban a la plataforma de pago aumentará.

En Blog SAGE | El valor del fan
Imagen | Sorosh

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa