Los cambios en la regulación sobre la movilidad geográfica y funcional

Seguimos explicando las reformas legislativas que afectan a las empresas para que el cambio sea más fácil. En aras de flexibilizar las relaciones laborales, la pasada reforma laboral incluye una serie de cambios en la regulación sobre la movilidad geográfica y funcional de los trabajadores.

Estas medidas dan al empresario mayor capacidad legal para realizar cambios organizativos que afecten a la actividad de los trabajadores, eso sí, siempre manteniendo la tutela judicial efectiva para aquellos casos en los que estén en discusión los motivos de la empresa para tomar esa decisión.

La movilidad geográfica

Para el traslado de trabajadores que ocupen un puesto en un centro de trabajo fijo en la empresa y que exija el cambio de residencia, será necesario que se justifique la existencia de razones económicas, técnicas, organizativas o de producción para tomar esa decisión. Los motivos alegados deberán estar relacionados con la productividad, la competitividad o la organización técnica o del trabajo en la empresa.

La decisión de traslado deberá ser comunicarse al trabajador y a sus representantes legales con treinta días de antelación. Si el trabajador aceptar el traslado recibirá una compensación por los gastos que le acarree el cambio. Esta compensación tendrá que incluir tanto los gastos propios como los de los familiares a su cargo, según se acuerde por las partes, y nunca podrá ser inferior a los mínimos establecidos por convenio.

El caso de no aceptar el traslado el trabajador podrá solicitar la extinción del contrato, lo que le supondrá el cobro de una indemnización de 20 días de salario por año de servicio, con un máximo de doce mensualidades. Para los trabajadores con una antigüedad inferior a un año se aplicará el prorrateo correspondiente.

Si el trabajador acepta el traslado pero no esté de acuerdo con él, podrá presentar una reclamación por la vía de lo social y si el fallo fuera a su favor se anulará el traslado y volverá a su puesto de origen.

La movilidad funcional

En lo que respecta a la movilidad funcional en la empresa, ésta se llevará a cabo según la titulación académica o profesional precisa para ejercer las tareas encomendadas y con respeto a la dignidad del trabajador.

Este criterio deberá aplicarse siempre, salvo que pueda demostrarse que existen razones técnicas u organizativas que lo justifiquen y por el tiempo imprescindible para su realización. El empresario tendrá que comunicar estas circunstancias a los representantes de los trabajadores.

En el caso de que un trabajador se encargue de funciones superiores a las del grupo profesional al que pertenece y éstas se prorrogan durante un período superior a seis meses durante un año u ocho durante dos años, éste podrá reclamar el ascenso de categoría laboral.

El trabajador siempre tendrá derecho a la retribución correspondiente a las funciones que desempeñe, salvo en los casos de que se le asignen funciones inferiores a las de su caterogía laboral. En este último caso se mantendrá la retribución original. Además no se podrán alegar causas de despido objetivo derivadas de la ineptitud sobrevenida o la falta de adaptación al puesto en los caso de realización de funciones distintas de las habituales como consecuencia de la movilidad funcional.

En Blog SAGE | La Reforma Laboral, El cambio más fácil
Imagen | marycarmenm

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa