Los 10 valores que nos enseñó la crisis (III)

crisis
Continuamos con los 10 valores que nos ha enseñado esta crisis, cerrando la serie con tres pilares fundamentales para gestión y el espíritu empresarial como son la creatividad, el talento y la visión global.

Creatividad

Producir algo de la nada, esta es la definición de crear y en sí mismo esconde un valor de enorme dimensión. Cuántas veces hemos oído que “mismas acciones dan mismos resultados” y cuantas veces nos quejamos de los resultados cuando la respuesta está en la aplicación lógica de la modificación de las acciones.

Crear productos, soluciones, argumentos, protocolos, necesidades,… son un reto imprescindible en un mundo competitivo y conectado como nunca lo había estado hasta ahora. Superar el inmovilismo, la repetición, la monotonía, el siempre se ha hecho así,… nos conduce a dinámicas que nuestro entorno agradece con el crecimiento. Es incorporar en nuestro día el inconformismo que siempre podemos actuar más y mejor recurriendo a conocimiento no aplicado.

La organización y los individuos que hayan incorporado en su ADN evolutivo el valor creatividad y le concedan la dimensión requerida tendrán sin lugar a dudas un sitio en el futuro.

Talento

Una de las características más significativas de esta última década ha sido el incremento del capital conocimiento. Como las nuevas generaciones incorporan el talento que correctamente orientado debería provocar cambios a la mejora continua y al revulsivo interno. Las organizaciones y los individuos deben priorizar la gestión del conocimiento como la plataforma a otras dimensiones de relación, de negocio, de resultados.

Ahora bien aumentar el talento no es tan solo el desarrollo formativo es también la incorporación personas y métodos que faciliten y estimulen una regeneración absolutamente imprescindible en la competitividad actual y futura.

Potenciar el talento es abonar la supervivencia y el crecimiento, no prestarle atención es viciar un ambiente que ahogara cualquier intento de progreso. Reivindico el talento como auto provocación en la evolución de las organizaciones y de los individuos.

Global

El mundo en general y nuestro mundo en particular se han hecho pequeños y debemos incorporar este axioma en nuestra cotidianidad profesional, social, cultural,…

Si nos dirigimos al mundo tenemos que seleccionar a quién, porqué y para qué nos dirigimos. Si es el mundo el que se dirige a nosotros deberemos ser atractivos, relevantes e importantes para mantener el canal de comunicación. Tanto en una dirección como en otra se trata de ser conscientes que existen nuevos canales de comunicación que aportan flujos de información, relación, beneficios hasta ahora inimaginables.
Pensar en global es gestionar el nuevo escenario de las relaciones, no hacerlo es quedarse en el rincón del olvido.

Comenzaba mi artículo hablando de la intensidad y duración de la crisis en la que estamos inmersos y que entre otros aspectos ha generado daños colaterales en forma de profesionales y organizaciones que a pesar de sus valores e intenciones por cuestiones de acierto o de mala suerte han sucumbido en este escenario. Para todos estos y para los que tenemos la posibilidad de seguir pedaleando nos une que si hasta ahora hemos sido agiles, fuertes, laboriosos, productivos, colaborativos, inteligentes, optimistas, creativos, talentosos y globales poseemos el futuro en nuestras manos ya que habremos aprendido y superado lo que una maldita crisis nos enseñó.
Mucha suerte y muchos aciertos.

En Blog Sage | Los 10 valores que nos enseñó la crisis (1º parte) y 2º parte
Imagen | Euroexplain

Ignasi Vidal Diez es Responsable de Canal y Desarrollo de Negocio de Sage Despachos Profesionales y Autor del Blog: “Profesional de Despachos Profesionales”

Puedes seguirlo en Twitter en @ignasividal y en google+ Ignasi Vidal Diez