Lo que hay que saber de las Sociedades Laborales

Las Sociedades Anónimas y Limitadas que cumplen una serie de condiciones, pueden obtener la calificación de Sociedades Laborales. Este tipo de sociedades están reguladas por la Ley 4/1997 de Sociedades Laborales y, por su composición y sus características, tendrán una serie de ventajas fiscales en atención a su finalidad social.

En esencia, las Sociedades Laborales son sociedades mercantiles en las que la mayoría del capital social está en manos de trabajadores de la propia sociedad. Estos trabajadores deben prestar servicios retribuidos a la sociedad, y la relación laboral ha de ser por tiempo indefinido. La consideración de Sociedad Laboral supone una serie de ventajas, pero también lleva consigo cumplir con unos requisitos y obligaciones.

Capital Social, accionistas y participaciones

El Capital Social de una Sociedad Laboral es el mismo que el de las sociedades mercantiles respectivas. Esto es, en el caso de una Sociedad Limitada Laboral será de 3.000 euros y en de las Sociedades Anónimas Laborales será 60.000 euros.

Una particularidad es que, en una Sociedad Laboral habrá que distinguir entre las acciones o participaciones sociales de las generales. Las acciones o participaciones sociales son aquellas que están en poder de los trabajadores, que cumplan las condiciones que arriba indicamos, y que deben ser más del 50% del total del capital social, el resto de acciones o participaciones serán de carácter general.

Ninguno de los socios podrá tener un número de acciones o participaciones que supongan un porcentaje superior a la tercera parte del capital social, excepto en aquellas en las que participe la Administración de Estado, Comunidades Autónomas, Administraciones Locales o sociedades públicas. Tampoco se podrá limitar el derecho al voto de las participaciones sociales.

La transmisión de participaciones

En el caso de que un trabajador-socio quisiera transmitir sus acciones o participaciones, éstas sólo podrán ser adquiridas por otro trabajador cuya situación laboral sea por tiempo indefinido, tenga o no, en ese momento, participación en la sociedad.

En caso de que se extinga la relación laboral de un socio-trabajador, éste deberá ofrecer la adquisición de su participación. Si ningún trabajador estuviera dispuesto a la compra de la misma, él podrá mantenerla pero transformándose éstas en acciones o participaciones de carácter general.

En caso de fallecimiento de accionista-participe, si los herederos no son trabajadores de la sociedad, habrá que seguir el mismo procedimiento que comentamos antes y ofrecer la adquisición de las participaciones sociales, a valor real, a los trabajadores. Si no se produjera la compra, los herederos pasarán a tener la consideración de socios y las participaciones pasarán a ser de carácter general.

Otras obligaciones

Las Sociedades Laborales deben cumplir además una serie de requisitos, en su funcionamiento, para mantener su catalogación. El número de horas-año trabajadas por los trabajadores no socios, no podrá superar el 15% del total de horas-año trabajadas por los socios trabajadores, si la sociedad tuviera menos de 25 socios trabajadores, el porcentaje no podrá ser superior al 25%. Hay que tener en cuenta que para el cálculo de este porcentaje no se tendrá en cuenta los trabajadores con contrato temporal.

Por otro lado, la Sociedad deberá constituir un fondo de reserva especial, adicional a las reservas legales. Ese fondo de reserva se dotará con el 10% del beneficio líquido de cada ejercicio y sólo podrá ser utilizado para compensar pérdidas.

Solicitud de calificación y pérdida de la misma

Para obtener la calificación de Sociedad Laboral, habrá que hacer una solicitud a la Comunidad Autónoma correspondiente, que se encargará de la calificación y control del cumplimiento de los requisitos demandados. Una vez obtenida la calificación, la sociedad podrá incluir en su denominación el adjetivo “laboral”, que figurará en toda la documentación (correspondecia, facturas, etc.)

El incumplimiento de cualquiera de los requisitos que establecen esta calificación será motivo para que la Administración competente retire la calificación a la sociedad.

En Blog SAGE Experience | Aprobación de la nueva Ley de Sociedades de Capital
Imagen | Arrels Fundació

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Yo llego a fin de mes.

Colaborador, de Blog Sage Experience.

Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa