La visita de Benedicto XVI y los premios de la MTV ponen a España de escaparate publicitario mundial

El pasado fin de semana coincidieron en nuestro país dos acontecimientos simultáneos de interés mundial, la visita del Papa Benedicto XVI y la entrega de los premios European Music Awards (EMA) por parte de la MTV. Santiago de Compostela, Madrid y Barcelona han sido durante dos días el foco informativo para una amplia audiencia que en conjunto ha sumado 650 millones de espectadores televisivos.

Para tantos potenciales consumidores de la “marca España” y visitantes turísticos, lo que han podido ver han sido dos facetas relativamente distantes pero con mucho calado entre nosotros, la espiritual que ha venido a corroborar el Papa Ratzinger al ganar el Jubileo como cualquier otro simple fiel y la consagración como basílica del templo de la Sagrada Familia, y la también enraizada cultura pop entre amplias capas de la población, que ha quedado certificada por la presencia de la MTV. Tradición y modernidad, ocio y servicios en un país que puede presumir de poseer una cultura que merece ser compartida y disfrutada turísticamente.

Música y religiosidad

La visita del Papa era la segunda que realizaba a España después de cinco años. Su peregrinaje al lugar sagrado por excelencia de Compostela –junto a Jerusalén y Roma– y su estancia en Barcelona movilizó a miles de personas en ambas ciudades y fue seguida al parecer por unos 150 millones de espectadores por televisión.

El ascendente mediático de Benedicto XVI contó con un público fiel que estuvo arropándole en todos sus actos públicos, mientras que en Madrid eran las estrellas del pop las que provocaban el furor adolescente y también el adulto. 50.000 fans el sábado y 90.000 el domingo abarrotaron un improvisado espacio para contemplar en el escenario montado en la Puerta de Alcalá a grupos como Fangoria, Thirty Seconds to Mars y Linkin Park.

Por su parte, 8.000 privilegiados asistían en directo en la Caja Mágica a la gala de entrega de los EMA, con una espléndida Eva Longoria ejerciendo de anfitriona. Por allí pasaron figuras como Shakira, Bon Jovi, Kings of Leon y Rihanna, entre otros, convirtiendo a la capital en el centro mundial del pop con más estrellas por metro cuadrado.

Los datos son elocuentes: 500 millones de televidentes, 200 millones de euros para la ciudad, 6.000 reservas en hoteles de lujo y un gasto en ocio no contabilizado con el trasiego de tanto famoso por la noche madrileña.

En lo meramente musical, el acontecimiento contó con distintos escenarios y una organización milimétrica. La Casa Encendida, la sala Cool (que acogió el MTV Cool Party), la Caja Mágica, la Puerta de Alcalá (escenario del MTV Day), la sala Ramsés (MTV Week Launch Party) la discoteca Pachá y la sala Florida Park (MTV Closing Party) fueron los lugares escogidos por la cadena estadounidense para los distintos eventos que programó, una oferta más que notable de una ciudad que es capaz de solventar retos como éste.

Escaparate publicitario internacional

La industria turística de nuestro país sigue siendo una maquinaria bien engrasada capaz de albergar citas multitudinarias como las apuntadas, ofreciendo no sólo los tópicos y típicos sol y playa. Los datos dicen que el sector mejora respecto al año anterior (pdf), si bien tras una mínima bajada de los precios. Y que sigue aumentando el número de turistas que nos visitan (pdf).

Visto desde dentro, a nosotros no nos sorprende que estas tres ciudades hayan pasado con notable el examen de dos citas que han representado un escaparate publicitario mundial, ya que en la organización de grandes acontecimientos tenemos experiencia. Pero para un foráneo que sepa ubicarlas en el mismo país habrá sido una lección de orden y coordinación, que deberíamos explotar promocionalmente. Ahora sólo quedaría incluirla en el catálogo de la “marca España” para seguir vendiéndola.

En Blog SAGE Experience | El reclamo turístico es una oportunidad para la pyme, El sello España, certificado internacional para las pymes
Imagen | alterna2

JotaC es licenciado en Ciencias de la Información y desarrolla su actividad profesional en banca, en el área comercial.