La UE aprueba la nueva normativa de derechos de los consumidores

El pasado jueves, día 23, el Parlamento Europeo aprobó una nueva directiva que regula los derechos de los consumidores, especialmente en los casos de las compra a través de comercio electrónico. La nueva norma actualiza las normas existentes para reforzar los derechos de los consumidores en cuanto a información, condiciones de entrega, periodos de reflexión, reembolsos, reparaciones y garantías.

Como ya comentó Pablo en un post anterior, esta nueva norma pretende dar mayor garantía al consumidor a la hora de comprar por internet, pero también servirá para dar una marco más seguro a las compras on-line que servirá para acabar con la desconfianza que mucha gente tiene sobre este sistema de compra y, de este modo, se acerquen a su uso.

Las nuevas medidas

Una de las medidas principales tiene que ver con el llamado periodo de reflexión, aquel que el comprador tiene para devolver el objeto comprado. Esta directiva establece en 14 días el plazo máximo del que dispone el consumidor para devolver cualquier producto comprado a distancia sin necesidad de justificar su decisión y sin pagar ningún tipo de penalización. En caso de que el vendedor no informe al consumidor, en el momento de la compra, del derecho de devolución, el plazo de 14 días se ampliará a un año.

Los gastos de devolución podrán correr por cuenta del consumidor siempre y cuando el vendedor haya informado al comprador de ello, así como del importe de los mismos. En caso de que el vendedor no informe de ambas cosas tendrá que hacerse cargo de dichos gastos.

Esta norma no será aplicable en los casos de la descarga de productos digitales como la música, las películas o el software. Tampoco se verán afectados los confeccionados a medida, como ropa o muebles, en caso de que un consumidor desee cancelar la prestación de uno de estos servicios, tendrá que pagar la parte equivalente al trabajo realizado por el proveedor.

La identidad y la dirección del vendedor deben estar claras en todo momento y el comprador tenga que aceptar el precio final antes de que concluya la transacción. Además se fija un plazo máximo de 30 días desde la firma del contrato para la entrega de un producto comprado a distancia, si no se respeta este plazo, el consumidor tendrá derecho a cancelar la transacción y el comerciante será responsable de cualquier daño o pérdida de la mercancía durante la entrega.

Otras consideraciones

Esta directiva no sólo será de aplicación en las compras a través de internet, si no que afectará a todas las ventas a distancia (teléfono, televisión, correo,…), puerta a puerta a o en el establecimiento de venta.

Esta normas no se aplicará en la contratación de paquetes vacacionales a través de Internet, la venta de productos perecederos y la prestación de algunos servicios, como las reparaciones en el hogar. Tampoco afectará a servicios como el juego (incluidas las apuestas deportivas y en casinos, así como la lotería), los servicios financieros y el alquiler de viviendas.

El Consejo deberá dar ahora su visto bueno formal a la nueva normativa, se prevé que ésto se produzca en julio. Posteriormente los Estados miembros tendrán un plazo de dos años para transponerla a sus legislaciones nacionales.

En Blog SAGE Experience | El comercio electrónico potencia a empresas, ¿pero sabemos dar el primer paso?
Imagen | zugaldia

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa