La SEPA o ley de servicios de pago

La SEPA es la zona única de pagos en euros que se aplica en Europa. El objetivo de este área es garantizar para los intervinientes en los procesos de pago y cobro las mismas condiciones de seguridad, los derechos y las obligaciones que las que aplican a los pagos nacionales de los estados miembros.

Por lo tanto se asegura que en la zona euro todos los pagos que se realicen en euros se considerarán internos desapareciendo la distinción entre pagos nacionales y transfronterizos.

La Unión Europea comenzó en 2004 a implantar la zona única de pagos en euros elaborando diversas directivas, leyes y adecuación de procedimientos de pago entre todos los agentes económicos para lograr una unificación y armonización de los medios de pago entre los países incluidos en SEPA.

Los productos que no están incluidos en la zona son los cheques, los efectos al cobro y los instrumentos específicos de cada país.

SEPA es un acrónimo de Single Euro Payments Area y abarca 32 Estados: los 27 Estados miembros de la Unión Europea a los que se añaden Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Mónaco.

Características de la ley de servicios de pago

La ley de servicios de pago es un texto complejo y denso, sin embargo es relativamente sencilla de entender en sus aspectos básicos. La ley regula los servicios de pago que se prestan en el mercado español y los derechos y obligaciones de los usuarios y proveedores de estos servicios.

La ley presenta una armonización de los sistemas de pago para las transferencias a nivel europeo estableciendo un sistema único para todos con independencia de los paises origen y destino de la transferencia.

Las domiciliaciones y los adeudos en cuenta corriente también se gestionan de forma independiente al país que emita o reciba la domiciliación.

Respecto a los pagos electrónicos entre cuentas de distintos países, se disponen las mismas garantías jurídicas que para los pagos nacionales en los plazos de recepción, las comisiones o los criterios de devolución y rechazo.

Se considerarán pagos transfronterizos a los que tengan como origen o destino países que no estén en SEPA o que los pagos sean transmitidos en monedas diferentes al euro.

Para los protocolos de pagos con tarjetas en euros en todos los paises miembros se asegura la compatibilidad de todas las tarjetas en euros en circulación en todos los paises miembros.

Impacto específico en las domiciliaciones, las transferencias y los medios de pago

Los sistemas de pago que se ven impactados por esta legislación son:

  • Las tarjetas de pago: desde el 1 de enero de 2008 las tarjetas se están adaptando a los estándares propuestos por SEPA. Una de las tecnologías que se está aplicando es EMV (es un estándar de interoperabilidad de medios de pago impulsado por Europay, MasterCard y Visa qué básicamente se traduce en que las tarjetas incorporan un chip) porque aporta mayor seguridad a las transacciones. Las tarjetas van a permitir pagar y disponer de efectivo en toda la zona SEPA de la misma forma a la que se permite en cada país
  • Las transferencias: desde el 28 de enero de 2008 están disponibles las transferencias SEPA que abarcan tanto los pagos individuales, los periódicos y los masivos. Los estándares de la zona para este servicio incluyen liquidación separada de comisiones, posibilidad de incorporar información complementaria y un conjunto de normas aplicables para pagos rechazados y devueltos. Siempre de cuenta a cuenta y nunca en efectivo. Se ha definido un estándar único de identificación y validación de cuentas europeas, el IBAN (international bank account number) que asegura que a cada cuenta le corresponde un único código que permite identificar el país, la entidad, la oficina y la cuenta
  • Las domiciliaciones bancarias: antes de noviembre de 2010 se prestarán servicios de adeudos directos o domiciliaciones, que darán cobertura a los pagos periódicos y a los puntuales. Este servicio contempla el ciclo completo de presentación, compensación y reembolso. Además permitirá utilizar un esquema diferenciado para pagos entre empresas. En todos los casos el deudor y el acreedor deberán disponer de una cuenta en una entidad financiera de la zona SEPA

Ventajas de la SEPA

Todas estas mejoras se trasladan rápidamente a los usuarios que estamos incluidos en la zona única de pagos. Para los consumidores se garantiza que se podrá operar con su cuenta en cualquier pais para atender pagos de toda Europa.

Para las empresas las mejoras introducidas afectan al mecanismo de cobro de domiciliaciones y al cierre de plazos de pago. De esta forma se ofrece mayor seguridad al tráfico mercantil y se favorecen las ventas fuera de los países de origen.

La Ley de servicios de Pago entró en vigor el 4 de diciembre de 2009 y desde esa fecha es perfectamente aplicable.

Más información | SEPA
Más información | Herramienta de conversión
Imagen | mroach

Marcos es ingeniero de telecomunicación por la UPM y trabaja en Banca Comercial desde hace 15 años.

Ahora también es colaborador de Blog Sage Experience.