La reforma laboral encarece los costes laborales


La pasada semana hemos conocido el texto que vertebra la reforma laboral que el Ejecutivo va a aprobar el próximo miércoles. Esta reforma, tiene algunos puntos que las empresas deben valorar con lupa, despacito y con el lápiz en la mano dado que se encarecen los costes laborales en la mayoría de los contratos de trabajo.

Las primeras valoraciones de las asociaciones empresariales y CEOE no han sido favorables al texto presentado, no llegando al rechazo frontal como los sindicatos con la amenaza de huelga si se llega a aprobar este texto, pero si incidiendo en que no se van a crear sinergias para mejorar el empleo ni para aumentar la productividad. Sobre este texto, si me quedo con varios datos que afectan directamente a las pymes. Sobretodo en los temas de aumento de costes laborales.

El modelo austríaco y el aumento de las cotizaciones al FOGASA

El primer gran punto novedoso que trae la reforma laboral es la introducción del modelo austriaco. Este modelo crea un fondo para despidos improcedentes de tal forma que la empresa sólo va a sufragar una parte del despido y el resto se cubrirá con cargo al fondo.

Este fondo se articulará mediante el actual FOGASA y obviamente las empresas van a contribuir a la creación de ese fondo mediante un aumento en el porcentaje que se destina a este organismo mediante los seguros sociales. Actualmente, las cotizaciones al FOGASA se encuentran en el 0,2% con cargo sólo a la empresa.

A partir de la instauración del modelo austriaco, el porcentaje de cotización al FOGASA va a ser muy superior, cifra que se cuantificará en función del tipo de contrato que tenga cada trabajador, barajándose unos porcentajes al FOGASA entre el 1% y el 2%.

Desaparición de las bonificaciones a la contratación

El otro gran bloque se modifica en esta reforma es la eliminación de la mayoría de las bonificaciones a la contratación. Actualmente, en las empresas contamos con multitud de contratos de trabajo que son suceptibles de ser bonificados durante más o menos tiempo.

Estas bonificaciones van a desaparecer en su mayoría contemplando sólo algunas para la contratación de desempleados de larga duración. En este sentido, la desaparición de deducciones en las cotizaciones a la seguridad social debería ir acompañada de una reducción global de las cotizaciones, dado que despedir barato no es solo el problema de las empresas.

En esta reforma sólo se eliminan las deducciones a la contratación y tal y como hemos visto en el primer punto, se aumentan los costes laborales al aumentar como mínimo la cotización al FOGASA.

Por último, el aumento de costes que se está barajando repercute también en los contratos temporales, que se penalizan fuertemente en favor de los contratos indefinidos. Tal y como comentamos hace unos días, esta penalización a los contratos temporales perjudicará a muchas empresas en las que este formato de contratación es el más adecuado.

La impresión general de la reforma laboral planteada es que es liviana, somera y no favorece absolutamente a nadie con las consecuencias negativas que ello tiene para empresas y trabajadores ¿cuál es vuestra opinión?

En Blog Sage | Reforma laboral ¿y ahora qué?
Imagen | Rob Unreal

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_