La morosidad de las administraciones: cómo convertir beneficios en pérdidas


Si hay un problema importante a afrontar para muchas empresas es la morosidad con las administraciones públicas. Hago mayor hincapié en el sector público que en el sector privado, dado que la reclamación judicial de deudas con el sector público es muás problematico, complejo y costoso que reclamar deudas mediante un proceso monitorio en el sector privado.

En esta situación, la pérdida de rentabilidad de nuestra actividad empresarial e incluso la generación de pérdidas económicas por una venta, puede materializarse con bastante facilidad. Veamos qué ocurre financieramente hablando con una factura importante en una empresa.

El coste de ejecución e IVA, dos pagos importantes

Cada vez que una empresa necesita realizar cualquier trabajo o servicio dentro de su actividad ordinaria tiene unos costes propios. Estos costes serán material adquirido a terceros, costes de personal y su seguridad social e incluso la repercusión de costes fijos o costes de estructura necesarios para llevar a cabo dicho trabajo.

Imaginemos una empresa de construcción que trabaja con su ayuntamiento y realiza una serie de obras de mayor o menor escala durante seis meses. Fijemos que el volumen de obra ejecutado asciende a 400.000 euros + su 18% correspondiente de IVA. Esta empresa repercute un 10% sobre su beneficio. En este caso teórico, el desglose de dicha factura será el siguiente:

  • Costes de Ejecución: 360.000 euros
  • Beneficio empresarial: 40.000 euros
  • IVA: 72.000 euros
  • Total Factura: 472.000 euros

Como se aprecia en el detalle anterior, la empresa tiene que financiar con sus recursos propios, el coste de ejecución y el IVA, que hace un total de 432.000 euros. ¿Qué ocurre si dicha factura no se paga dentro de un plazo razonable de dos / tres meses?

El coste financiero que representa el impago

Nuestra empresa está obligada a abonar el IVA devengado en la factura anterior a Hacienda y por supuesto, antes o después debe pagar también las adquisiciones, materiales, salarios y costes de Seguridad Social que ha tenido para realizar dicha obra. El total de pagos a realizar es de los 432.000 euros anteriores que hemos detallado.

Si la empresa no cobra dicha factura, digamos en dos años, probablemente tenga que solicitar una póliza de crédito o un descuento comercial de la factura en cualquier entidad financiera. Supongamos que tenemos una empresa muy solvente y que es capaz de financiar a un 5% anual el total de pagos realizados. Ojo, este coste financiero total es muy bajo, dado que incluye intereses, comisiones, intervenciones notariales…

Por cada año que la empresa tiene la póliza de 432.000 euros operativa y no cobra la factura, esta empresa tiene que pagar a su banco 21.600 euros en intereses y comisiones. Si transcurren dos años, el coste financiero será de 43.200 euros. Observemos qué ha pasado

La empresa pierde dinero por el retraso en los pagos

De una operación comercial inicial que debía generar 40.000 de beneficio en la empresa, nos encontramos con que al cobrar a los dos años la factura y financiar su coste con la entidad financiera, la empresa ha generado pérdidas. En este caso, pérdidas de 3.200 euros. No hay que tener un master en dirección financiera para apreciar que a la empresa le ha costado el dinero trabajar con la administración pública y este problema, si es muy extendido, mata a las empresas.

Qué ocurre con las empresas que trabajan con morosidad generalizada

Las administraciones que tienen la mala costumbre de pagar muy tarde a sus empresas proveedoras, asfixian literalmente a las empresas que no actúen de la siguiente manera:

  • Elevación del margen de beneficio para cubrir los costes financieros.
  • Exigir y pactar con la administración dichos costes accesorios a la morosidad

Por supuesto, en ambos casos, pagar tarde implica mayor gasto público por unos servicios que deberían ser más baratos ¿Qué ocurre con esto? Todos perdemos con la morosidad, tanto a nivel público como a nivel privado.

En Blog Sage | ICO liquidez 2011: el sistema para que las pymes cobren de los ayuntamientos, La tecnología tiende una mano a la lucha contra la morosidad
Imagen | FMG2008

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_