La importancia de la visión “end to end” en la empresa

End2End

Toda cuanta actividad se ejecuta en la empresa puede ser considerada un proyecto en sí misma. Tiene un inicio y un fin, una cantidad de trabajo que hay que aportar, se espera de ella una calidad determinada y supone un coste que hay que asumir. Teniendo estas implicaciones, es muy importante que las personas que las gestionan tengan una visión completa, esto es, en lenguaje “consultoril”, una “visión end to end”.

La visión “end to end” viene siendo la “visión global” del negocio, que muchos autores de literatura empresarial y gurús vienen advirtiendo desde hace tiempo que es fundamental para una gestión de éxito. Si no se tiene una imagen completa del mismo, sencilla, interpretable y fácil de gestionar, difícilmente se podrán fijar objetivos y perseguir su cumplimiento.

Principales síntomas cuando falta la visión “end to end”

Igual que a las personas les falla la vista y pueden padecer enfermedades relacionadas con ella, a las empresas, que vienen siendo una especie de seres vivos, les ocurre lo mismo. Si en un proyecto o en un negocio no se tiene una visión completa de lo que está sucediendo, aparecen ineficiencias y, en consecuencia, despilfarro. La forma de manifestarse es variada, pudiendo ser en forma de una mayor capacidad innecesaria, de stocks de materias primas y productos sobredimensionados, de cuellos de botella no gestionados, de personal no formado,… En definitiva, una serie de enemigos de la aportación de valor al cliente.

La falta de una visión global, además, es una causa de generación de cuellos de botella “artificiales” en diferentes puntos de los procesos. Todo proceso tiene cuellos de botella, los cuales hay que gestionar, pero cuando se carece de una visión global, en los proyectos se generan nuevos cuellos de botella, que no tendrían por qué surgir en condiciones normales.

Por ejemplo, un proyecto con 3 fases, gestionado por dos equipos diferentes, o departamentos, que no establezcan mecanismos de coordinación entre ellos, o un responsable común que alinee los esfuerzos de ambos equipos, es más que probable que vaya a tener problema en forma de retraso en el cumplimiento de las fechas comprometidas de fin del proyecto, de problemas de calidad en el resultado entregado y de sobrecoste sobre lo presupuestado.

Conclusiones

Cuando no se consiguen los resultados deseados, por problemas de calidad, coste, plazos, una de las preguntas que cualquier dirigente de una empresa debería hacerse es si tiene una visión end to end de lo que está pasando. La visión completa es fundamental para que la empresa pueda tener controlada su actividad, sin que surjan cuellos de botella artificiales en los procesos y se puedan gestionar los que realmente existen, de forma “natural”.

Carecer de visión global es como caminar mirando hacia los pies, sin ver lo que se pone por delante y quedando a expensas de lo que el destino le depare al negocio, en lugar de dirigirlo, que es para lo que le pagan a los directivos. La visión end to end significa ser capaz de hacer en cada momento lo que hay que hacer y de saber el impacto que tendrá cada acción en los procesos de la empresa, tanto por acción como por omisión.

Para disponer de una buena perspectiva global, la experiencia es una gran aliada, pero también la inquietud por ver lo que se hace en cada rincón del negocio. De ahí la importancia de los ejercicios de rotación de puestos, para ver cómo afecta el trabajo de un equipo a los que van por delante y detrás de su tarea, o de preparar carreras profesionales en las que la persona arranca desde la base y va creciendo poco a poco, siendo capaz de probar y comprender los diferentes roles. Así, las personas que toman decisiones, pueden tener en cuenta el impacto en cada proceso.

En Blog Sage | Predicar con el ejemplo en la empresa
Imagen | Urban Hafner

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero