La imagen que dejan los empleados de tu empresa: el Caso Mou

Jose-Mourinho-Dedo-Ojo-Tito-Vilanova-Futbol

Los empleados de una empresa de cualquier tamaño dejan huella allá por donde van. Eso es algo que casi todo el mundo sabe, excepto algunos. Claros ejemplos tenemos en nuestro día a día, mucho más cerca de lo que a veces pensamos: el profesional que usa un coche de empresa rotulado y conduce por la carretera con más agresividad que Hamilton en el mundial de F1; el repartidor que te deja un paquete y, de paso, un desagradable olor a humanidad en tu casa; el camarero maleducado que va sucio y te trata de malas maneras. Y también está el entrenador de fútbol Jose Mourinho

Algunas actuaciones en público de este ahora empleado del Real Madrid han dado mucho que hablar, la última sonada ha sido meterle un dedo en el ojo al segundo entrenador del F.C.Barcelona durante un partido (El País). Su perfil de triunfador a cualquier precio, deja huella allá por donde va, pero surge la duda de la conveniencia de esta estrategia para quien le paga ¿Está dispuesta una empresa a intentar lograr éxitos a costa de relajar su propuesta de valores ante la sociedad?

Centrándonos en el caso de Mou, una imagen de club agresivo y sin valores podría ser vista como algo negativo por los patrocinadores que pagan al Real Madrid, dejando de ser interesante invertir en este club que no refleja la visión que quieren aprovechar para promocionar sus negocios. Esto mismo ha pasado recientemente en el caso del golfista Tiger Woods, quien reconoció infidelidades a su esposa, lo que le costó el divorcio. En cuanto se acabó la imagen de chico bueno, cesaron fulminantemente algunos contratos de empresas a las que sólo les interesaba la imagen de ganador que llevaba dando el astro del golf durante más de una década. Estaba fuera del sistema.

Por otra parte, si la imagen que transmiten los mayores a los jugadores de la cantera es de que vale todo a cualquier precio, los jóvenes valores acabarán por hacer lo mismo, imitando el modelo. Se acabó el buen ambiente de trabajo, ya desde la base. El “todo vale” y el “hay que ganar y crecer a toda costa”, es lo peor que se puede vivir en cualquier entorno empresarial, incluido el del fútbol.

Además, este tipo de actuaciones dejan una mala imagen de marca a nivel nacional e internacional, extendiendo una visión negativa en los mercados en los que opera el equipo madridista, que es un símbolo futbolístico forjado durante muchos años. Ya se sabe que lo negativo se extiende como la pólvora y cuesta levantar una actuación en contra mucho más que poner en marcha siete campañas positivas (por decir un número).

Luego está que este tipo de acciones causan menor simpatía por parte del público, sus clientes, que pagan por las entradas, las camisetas y el merchandising que el club pone en el mercado. El objetivo de pasar un rato entretenido no está tan claro para aquellas personas que sólo quieren disfrutar viendo como rueda el balón y entra en una y otra portería. Los aficionados más jóvenes, igual que la cantera, están recibiendo mensajes negativos, que seguramente no guste a muchos de sus padres de cara a su educación y formación como personas.

Para terminar, quiero aclarar que nada más lejos de mi intención que está posicionarme a favor o en contra del Real Madrid ni de ningún otro equipo de fútbol, deporte que me agrada ver pero sólo muy de vez en cuando. Lo útil de este caso es el análisis desde el punto de vista empresarial, para que las pymes y los autónomos nos demos cuenta de la gran importancia que tiene para este colectivo la imagen y el rastro que van dejando todos los empleados allá por donde pasan. Da igual que sea en la oficina, en una feria, en un acto público o visitando a un cliente. Hay que saber estar. Para reflexionar, seas del sector que seas.

En Blog Sage | Dirigir la estrategia empresarial hacia nuestras limitaciones
Imagen | NachoCorreaNet

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero