La función directiva, la evolución hacia al management

En la composición actual de las empresas la función directiva ya no se asocia directamente a la concepción clásica del empresario capitalista. La labor de la dirección de las empresas no va asociada al comportamiento del viejo empresario sino a un concepto más cercano al manager, al profesional experto.

La configuración actual de la economía, las características del tejido empresarial y las circunstancias del mercado confieren al directivo una labor de liderazgo e innovación, desde el punto de vista de que su labor es tomar decisiones, diseñar estrategias y promover y administrar la actividad de la empresa.

La toma de decisiones

Las empresas actuales son organizaciones complejas donde se unen los esfuerzos de las personas que las componen en la persecución de un objetivo común. Bajo ese prisma, la función directiva consiste en integrar a todas esas personas y tomar las decisiones adecuadas para la consecución de esos objetivos.

A la hora de afrontar el proceso de la toma de decisiones los directivos han de tener en cuenta varias cuestiones. Los problemas que nos plantean una decisión pueden descomponerse en problemas más pequeños para facilitar su resolución, además han de fijarse una reglas de decisión y los resultados de ese proceso han de ser compatibles con la política y los obetivos de la organización.

Las decisiones a tomar han de minimizar, en la medida de lo posible, la incertidumbre. Para ello han de investigarse lo problemas y las consecuencias tanto de los mismos como de las posibles soluciones que se puedan adoptar.

Aptitudes para ejercer la función directiva

Las aptitudes o características principales que debe poseer un directivo profesional son varias. Entre otras podemos destacar:

  • El liderazgo. Tener actitud para influenciar a las personas para que voluntariamente se empeñen en buscar la realización de sus objetivos personales y de la organización. Además debe concebir la misión de la empresa y diseñar las estrategias para lograr los objetivos.
  • Capacidad negociadora y de resolución de conflictos, eso implica ser flexible y saber gestionar los cambios, tanto dentro de la organización como en la relación de ésta con su entorno.
  • Ser un buen director de personal y tener habilidad en la comunicación. También poseer grandes dotes de oranización, con cpacidad para la formulación e implantación de estrategias.
  • Poseer amplios conocimientos de marketing y tener una amplia visión del mercado y una gran orientación hacia el cliente.

Los cambios que se han ido produciendo en la concepción de las empresas ha ido transformando la función directiva, que antes se desempeñaba bajo los simples criterios de propiedad, hacia un desempeño de ésta de manera mucho más profesional.

Esto ha llevado a la aparición del concepto de management como el conjunto técnicas de organización y de gestión de una empresa. Así la función directiva moderna ha pasado de un aspecto totalmente personalista a otro técnico donde prima el factor profesional.

En Blog SAGE Experience | La planificación y el control presupuestario como sistemas de gestión de la empresa
Imagen | Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa