Inquietudes de la empresa familiar global, según la consultora pwc

Una encuesta realizada a nivel mundial por la consultora pwc entre 1.600 propietarios y directivos de empresas familiares, cien de ellos españoles, en la que se abordan los principales problemas e inquietudes a los que se enfrentan, apunta como principal reclamación que hacen a sus respectivos gobiernos la simplificación del marco fiscal de sus países y la consiguiente disminución de los impuestos que gravan su actividad.

Los resultados que se extraen sobre las dificultades y las necesidades de las empresas familiares del resto del mundo no difieren mucho de las españolas, como tampoco su análisis sobre el impacto de la crisis y las medidas adoptadas para paliarla, la estrategia para salir fortalecidas y las perspectivas de sus negocios para 2011.

Una amplia mayoría de estos empresarios considera que las iniciativas de sus gobiernos para ayudar a sus organizaciones a sobrevivir en este entorno desfavorable han sido insuficientes o inadecuadas, con una opinión mucho más desfavorable (95%) de los encuestados españoles.

Cómo afrontar la crisis

En tales circunstancias consideran prioritario que las administraciones públicas acometan reformas urgentes que pasan por simplificar el marco tributario y la reducción fiscal, facilitar el acceso al mercado de capitales, mejorar el cumplimiento normativo y que exista mayor colaboración entre las universidades y las empresas.

En la encuesta se les preguntaba si como consecuencia de la crisis cambiarían su modelo de negocio, a lo que una amplia mayoría ha contestado que lo mantendría ya que su condición de empresa familiar les permitirá superarla con más garantías de éxito, si bien esa confianza no lo es tanto entre los españoles. No obstante, todos confían en su capacidad competitiva.

También se les pedía que indicaran los puntos fuertes de su empresa para mantener su posición en el mercado y los que veían en sus competidores, destacando como propios el diseño, la calidad y la variedad de sus productos, así como el tamaño, los buenos precios y el posicionamiento de la marca de la competencia.

Desafíos internos y externos

Para los empresarios familiares los desafíos a los que van a tener que hacer frente son la contratación de personal cualificado y el control de costes en su ámbito interno, mientras que en el externo les preocupa la evolución imprevisible de las condiciones del mercado y las políticas regulatorias de los gobiernos, desconfianza que se agudiza en el caso de los españoles.

Respecto al futuro inmediato lo afrontan con optimismo, ya que aunque están preparados para unas condiciones adversas del mercado, una buena parte piensa crecer en los próximos meses, si bien menos de la mitad de los españoles ven el crecimiento de sus negocios para este año.

Relevo generacional y plan de sucesión

Otro de los riesgos importantes de la empresa familiar, el relevo generacional, se aborda también es esta encuesta global. Un 27% de los encuestados cree que sus negocios cambiarán de manos en los próximos cinco años mientras que la mitad piensa que su compañía seguirá siendo de la familia. Entre los españoles sólo un 19% vaticina cambios en la propiedad.

La mitad de los empresarios no tiene todavía establecido un plan de sucesión y muy pocas compañías están preparadas para resolver conflictos entre los miembros de la familia en caso de que se presenten, según se desprende de los resultados de la encuesta.

Conclusiones

A nivel global existe cierto optimismo entre los empresarios familiares en función de la situación económica de cada país, lo que no ocurre entre los españoles debido al peor entorno en que se mueven. La incertidumbre sigue siendo la protagonista del mercado, a la que se une en nuestro caso una diversidad normativa en función del territorio que dificulta aún más la actividad empresarial.

En Blog SAGE | XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar
Más información | Encuesta mundial de la Empresa Familiar (PDF)
Imagen | pwc

JotaC es licenciado en Ciencias de la Información y desarrolla su actividad profesional en banca, en el área comercial.