Glosario empresarial: los tipos de interés


Los tipos de interés o intereses a secas es el precio del dinero. Este precio se representa normalmente de manera porcentual y como resultado de aplicar dicho porcentaje a un préstamo o a un depósito. Los tipos de interés son recíprocos, es decir, quién presta una cantidad de dinero cobra por ella un determinado interés que lo paga al tiempo pactado por la persona que lo recibe.

Los tipos de interés se calculan mediante la aplicación del porcentaje fijado como interés a los periodos de tiempo prefijados también. Imaginemos que contratamos un crédito a un 6% anual, pero liquidable trimestralmente. Esto implica que cada tres meses tendremos que pagar un 1,5% (6%/4 trimestres que tiene el año) en concepto de intereses. Si mi préstamo fuese de 1.000 euros, trimestralmente pagaría 15 euros en concepto de intereses.

Capitalización de intereses

La capitalización de intereses se origina cuando el rendimiento del dinero pasa a integrarse dentro del principal depositado o prestado. Imaginemos ahora que realizo un depósito de 1.000 euros en una entidad financiera a un 6% anual, pero liquidable cada 3 meses. Supongamos también que esos intereses se suman trimestralmente a los 1.000 euros depositados. En este caso, las operaciones serían las siguientes:

  • Liquidación del primer trimestre: 1.000 * 6% = 15 euros
  • Liquidación del segundo trimestre: 1.015 * 6% = 15,23 euros

Para simplificar los cálculos, en estos casos se utiliza la Tasa Anual Equivalente (TAE), que corresponde con el tipo efectivo que se paga o se recibe anualmente. Como vemos, en cualquier producto financiero, el parámetro importante no es el tipo de interés nominal o interés base sino la TAE, que es el tipo de interés que realmente se paga o se recibe.

Algunos tipos de interés

Tipo de interés de mercado: es el tipo de interés medio que se utiliza dentro de una referencia de préstamos o depósitos bancarios. Actualmente, el tipo de interés de mercado viene dado principalmente por el Euribor, que es el tipo de interés medio en un determinado plazo de tiempo que aplican los principales bancos europeos entre los préstamos que ellos se realizan. Dentro del Euribor, nos podemos encontrar con un tipo de interés a tres meses, como el euribor a tres meses, Euribor a un día, como las medias de los tipos de interés aplicadas en operaciones que vencen en un día o el euribor a un año, calculado cuando el vencimiento de las operaciones es anual.

Tipo de interés oficial: Es el tipo de interés que fija el Banco Central Europeo a la hora de prestar o pagar por los depósitos que tiene o recibe. El euribor se define también como el tipo de interés que fija el BCE más la prima de riesgo que repercuten los bancos por prestar dinero a otros bancos.

Tipo de interés legal: Este tipo de interés es el que fija el Gobierno cada año dentro de los Presupuestos Generales del Estado. Se utiliza para aplicarlo en procedimientos judiciales, procedimientos tributarios y todas aquellas operaciones financieras en las que intervengan particulares y entidades públicas o venga recogido en algún texto legal. Actualmente este tipo de interés es del 4%.

Tipo de interés de demora: Interés fijado también por ley, que se aplica en los procesos penalizatorios o que así fije la ley. Por ejemplo, se aplica para el cálculo de intereses por deudas tributarias vencidas. Actualmente, este tipo es del 5%

Diferencial comercial: Porcentaje adicional que repercuten las entidades financieras sobre las operaciones de préstamo o depósito. Se expresa porcentualmente y sirve para fijar los tipos de interés efectivos. Por ejemplo, si en la publicidad de una entidad financiera nos ofrecen Euribor a un año + 0,50, significa que a la cotización oficial del euribor a un año, se le sumará un 0,50% para calcular nuestro tipo de interés nominal sobre la operación que estemos negociando.

En Blog Sage | Glosario Empresarial