Errores de Amy Winehouse que no deben cometer las empresas de éxito


La polémica Amy Winehouse, cantante y compositora que saltó a la fama mundial a raíz de los cinco premios Grammy que consiguió en 2007; es un claro ejemplo de errores que no deben cometer las empresas que alcanzan y logran un éxito fulgurante como es el caso de esta artista. Nos puede parecer extraña la relación entre cantantes y empresas pero si lo pensamos, veremos cómo los nexos en común son muchos.

En primer lugar, contextualicemos nuestra empresa tipo “Amy Winehouse”. Esta es la empresa joven, dirigida por gestores con poco temple y menos sangre fría que saben desempeñar y ejecutar muy bien un producto o servicio novedoso. Amy Winehouse es una cantante que es capaz de mezclar distintos registros musicales, como soul o jazz con unas composiciones muy rítmicas y pegadizas. Innova y lo hace muy bien, porque cuenta con un gran activo, que es su voz. En el campo de las empresas, la innovación y el buen desempeño es la clave para alcanzar el éxito, y una vez hemos llegado a la cima, mantenernos es lo difícil.

La borrachera del éxito en la empresa

La empresa la dirigen y la controlan las personas y todos tenemos emociones y sentimientos. En estas lides, cuando alcanzamos una meta y logramos un reconocimiento amplio, es muy sencillo perder el foco de nuestro objetivo. Si en este éxito olvidamos la esencia de nuestra empresa, comenzará nuestro declive, mucho más rápido que hemos conseguido alcanzar la empresa

Amy Winehouse, por sus motivos personales, se ha olvidado temporalmente de su público, véase por ejemplo el vídeo que acompaña al post en cabecera. Su estado personal, este “olvido” y falta de responsabilidad, arruina un concierto. La estrella ha fallado a sus clientes(ese público entregado) y ahora, el siguiente concierto será toda una intriga para los asistentes.

En la empresa, no podemos olvidar nunca el trato al cliente y el buen hacer en la venta de nuestro producto o servicio. Si hemos llegado arriba porque tenemos un producto único, la calidad en el servicio de ese producto debe ser siempre lo primero para que nuestros clientes sigan recibiendo el mismo producto que ellos esperan. Si yo busco a la empresa A, con un producto excelente, no voy a tolerar encontrarme un producto deficitario o en malas condiciones.

El éxito crea enemigos, eres el objetivo a batir

Cuando estamos en la primera posición, todos nuestros competidores aspiran a arrebatarnos este privilegio. Es ley de empresa, dado que las aspiraciones de una segunda empresa, pasan por copar la cuota de mercado de la numero uno, arrancarle clientes o mejorar los productos y servicios que ha puesto en marcha la primera.

En el caso de la música, la prensa, las revistas especializadas y las redes sociales, son el altavoz perfecto para denunciar un fracaso o un fiasco que haya cometido la número uno, en este caso, nuestra amiga Winehouse. Cualquier grupo de rock o heavy, se ha subido a un escenario en unas circunstancias que no le permiten cantar al nivel acostumbrado.

Pero cuando éste concierto malo lo hace el número uno, el efecto altavoz de la crítica se amplifica por 10. En tu empresa, tienes que ser consciente de los ataques continuos que realizará la competencia a tu primera posición y tenemos que saber que el mismo error cometido por la empresa lider es más grave que ese error cometido por una empresa de la base de la pirámide.

La publicidad es proporcional al éxito y grado de supremacia del mercado que alcanza una empresa y no tener claro todo lo que arriesgamos si dejamos a un lado el camino del éxito, la mejora continua de nuestro producto o servicio y la autoexigencia para mejorar continuamente, estaremos condenados a una muerte más rápida que el camino del éxito que hemos logrado.

Y bueno, como soy un optimista, no quiero dejaros este sábado con mal sabor de boca musical y recordemos por ejemplo “Back to Black” uno de los temas que han llevado a Amy Winehouse a la cima de la música mundial y que debe recordarnos siempre cómo hay que defender una posición empresarial de éxito y privilegio.

Vídeo | Youtube y Youtube
En Blog Sage |

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_