El rescate de los mineros chilenos, otro ejemplo de buen trabajo en equipo


El rescate de los 33 mineros chilenos que permanecieron atrapados en la mina San José durante más de dos meses, seguido en directo por la televisión por mil millones de personas en todo el planeta, puede servirnos de ejemplo de cómo el tesón, la solidaridad, la coordinación y un trabajo planificado en equipo son fundamentales para alcanzar hitos que se recordarán durante mucho tiempo.

Ya hemos tratado en este blog gestas deportivas como la conseguida por la Selección Española de Fútbol y las proezas de Rafael Nadal y su esfuerzo por seguir siendo el número uno, lecciones de espíritu individual y colectivo extrapolables al mundo de la empresa magníficamente contadas por nuestro compañero Pablo. No insistiríamos en el tema si no fuera porque en esta ocasión se añade un factor crítico nuevo, y es que no se trataba de ganar un trofeo o un título, sino que entraba en juego la vida de varias personas. Es decir, el componente emocional.

La especie humana es capaz de lo mejor y de lo peor hacia sus semejantes, pero aquí afortunadamente el esfuerzo se ha destinado en alcanzar un buen fin aplicando su conocimiento hacia un objetivo loable. El reto era rescatarlos vivos sin saber aún que lo estaban, diseñar un plan coherente para su liberación analizando los pros y los contras, involucrar en la aventura a distintas empresas tecnológicamente punteras, contar con la maquinaria que hiciera falta y, ya puestos, intentar sacar rendimiento mediático a favor del país, pues la acción lo merecía.

Cooperación empresarial y repercusión mediática

El evento pudo ser seguido por unos mil millones de personas, según parece una audiencia a la altura de un mundial de fútbol. Para que eso fuera posible, hubo que instalar una red de telefonía móvil específica y facilitar las comunicaciones televisivas in situ con todos los requerimientos técnicos, ya que una mina no es precisamente un lugar donde sea posible “enchufar y a funcionar”. Finalmente se consiguió divulgar el evento mediático a todo el planeta.

Como informaba el económico Cinco Días, la empresa que lideró el rescate fue Codelco, un gigante público que gestiona buena parte de la industria minera chilena. No olvidemos que el país cuenta con un ministro para el sector. Se reclutaron empresas especializadas en perforaciones, en el uso del kilométrico cable que subió la cápsula con un sistema antirrotación, en diseño (la NASA) e incluso una filial chilena de Abengoa, encargada de la logística de alimentos y medicinas. En este caso funcionó la cooperación entre empresas.

Entraron también en liza factores psicológicos para mantener al grupo unido y cohesionado, trabajando tanto desde fuera como desde dentro. Luis Urzúa, también minero y allí atrapado, ejerció el liderazgo sobre los 33 y se erigió en “jefe”. En cualquier tipo de crisis, un líder es fundamental para enfrentarse a ella e intentar salir incluso fortalecidos. Allí dentro hubo afortunadamente uno para apoyar en los peores momentos, y otro arriba, el presidente Sebastián Piñera, quien puso la imagen oficial de un país unido hacia el resto del mundo.

A estas alturas todos hemos visto subir y bajar la cápsula una y otra vez, pero contrariamente a lo que cabría pensar, ni un solo logotipo de ninguna compañía apareció en pantalla, sólo los colores de la bandera nacional pintados en ella. ¿Cuál era entonces el objetivo estratégico, además de salvar vidas? El posicionamiento de la marca Chile en el centro de interés, que también lucía en la chaqueta roja del presidente y de los que le rodeaban. No olvidemos tampoco que el turismo tiene mucho tirón en este país, sector que va a salir muy fortalecido.

Final feliz y conclusiones

Los efectos positivos de la tragedia que finalmente no fue tal también han repercutido en los propios mineros. Indemnizaciones, exclusivas televisivas, libro y película, viajes e incluso un “striptease” sólo para ellos, no se han hecho esperar.

Como contaba La Razón, el Real Madrid y el Manchester United han cursado una invitación para que vean en su estadio el partido que quieran, en Grecia les han ofrecido una semana de vacaciones con los gastos pagados, así como la oficina de turismo de Memphis para que visiten la mansión de Elvis Presley. Entre unas cosas y otras, el rotativo cifraba los ingresos en alrededor de un millón de euros por minero, lo que hace suponer que a partir de ahora tengan la vida solucionada.

Quienes han salido realmente fortalecidos han sido el país de Chile, su presidente, las empresas implicadas, las marcas, la cooperación entre compañías e incluso los propios trabajadores. Un ejemplo a seguir en el mundo empresarial cuando surge una crisis: hay que luchar todos juntos para escapar de ella sin tirar de antemano la toalla. Eso sí, lo de las giras mediáticas, libros, películas y videojuegos, bien puede esperar a una mejor ocasión.

En Blog SAGE Experience | Gestionar situaciones de crisis en la pequeña empresa
Imagen | Phillie Casablanca

JotaC es licenciado en Ciencias de la Información y desarrolla su actividad profesional en banca, en el área comercial.