El adelanto de elecciones para las pymes y los autónomos

Congreso de los Diputados

Seguro que “esperanza” es la palabra que mejor define la sensación de muchos gestores y propietarios de pequeños y medianos negocios, tras la noticia del adelanto de las próximas Elecciones Generales, anunciada por el Presidente Zapatero la pasada semana. El anticipo electoral, para muchos profesionales es lo mismo que precipitar el ansiado punto de inflexión necesario en la política española para salir de esta situación de crisis.

Sin entrar en discusiones partidistas, que no es la intención de esta entrada, el que venga a continuación del Gobierno actual, tendrá delante un duro reto al que hacer frente para poder reflotar una economía que está bajo mínimos. El dinero no fluye y, ante la falta de crédito, ahuyenta a los emprendedores y ahoga a las pymes y a los autónomos. Cuando no los estrangula.

Para empezar, el nuevo Gobierno central deberá contar con las pymes y los autónomos, pero de verdad. Las reuniones con los empresarios grandes, quedan muy bien en la prensa pero hacen bastante poco por la economía de un país como España, en la que el tejido empresarial dominante es de tamaño pequeño y mediano.

El dinero debe fluir para que la cosa funcione, de lo contrario, difícilmente se podrán sostener todas aquellas actividades que requieren de soporte financiero y que ahora resisten a duras penas. A la vez, los pagos se estiran al máximo y la Ley de Morosidad sigue sin poner fin al problema de los impagos. Con este bucle formado, sin crédito y sin cobrar, difícilmente se puede trabajar de manera más o menos estable. Para muestra, la Encuesta sobre Acceso a Financiación de las Empresas del año 2010 del INE (PDF).

Las Administraciones Públicas deben cumplir de verdad y tienen que pagar la cuenta que deben al colectivo de pymes y autónomos. Que una empresa pase dificultades o incluso se vea obligada a echar el cierre porque la Administración no paga, es de juzgado de guardia. Pagar y exigir responsabilidades a quien tenga la culpa de que esto pase, para que no vuelva a ocurrir.

Lanzar medidas de apoyo a la creación de empresas es algo que cae de cajón. Se necesitan medidas de verdad, evitando caer en el populismo de las de “pan para hoy y hambre para toda la vida”. Integrar en los programas educativos, desde edades tempranas, la cultura del emprendimiento; renovar la Universidad para adaptarla a la realidad empresarial española y generar talento verdadero con vocación empresarial; apoyo a las empresas y centros innovadores; ayudar a que se instalen empresas de fuera…

Son sólo algunos ejemplos de las muchas propuestas que desde los colectivos empresariales se pueden lanzar, pero todas deben ir por la vía de “repartir cañas de pescar” y no “repartir peces”. Es la única manera.

El “pero” a todo lo anterior es que hay malas noticias y no son otras que saber que viene una época de recortes para pagar la factura de la “fiesta” de los últimos años. Al nuevo Gobierno le tocará hacer encaje de bolillos para poder poner en marcha todo lo anterior y más en otros ámbitos de la economía, pero que ya se escapan de la temática de este blog.

En Blog Sage | Nuevas medidas de apoyo a la inversión en empresas y reducción de trámites
Imagen | Malouette

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero