Descansar y tomarse unas vacaciones para trabajar mejor

Algunos empresarios tienen la (mala) costumbre de no cogerse vacaciones casi nunca. Un par de días seguidos, algún puente y poco más, a lo largo de los 365 que tiene el año, se antojan insuficientes para descansar. Un descanso que sin duda es necesario para rendir al máximo el resto del tiempo, en el que debemos estar trabajando.

Se trata de desconectar y estar preparado para afrontar los retos del día a día de la empresa en las mejores condiciones posibles ¿Irse de vacaciones con el móvil o el portátil a cuestas? Si es para poder atender una emergencia, vale. Si es para estar todo el día conectado o pendiente del email, de los clientes o proveedores, mal vamos a descansar. Así no se desconecta. O una cosa o la otra: O se está trabajando o se está de vacaciones.

¿Eres de los que piensa que no se puede dejar de trabajar ni un día al año o que eres 100% imprescindible en tu negocio? Organízate los días de vacaciones, prueba a apagar el teléfono y a no leer el correo, delega en otra persona y a ver qué pasa. Seguramente, nada. Sí, si te organizas bien, no ocurrirá “na-da-de-na-da”. Bueno sí, que habrás descansado y que a la vuelta de las vacaciones te sentirás con más ganas de afrontar el reto del trabajo diario.

Las claves: organizarse, planificar y delegar

Una buena planificación y organización de la carga de trabajo para las fechas en las que nos queremos ir de vacaciones es lo primero que tenemos que poner en marcha. No aceptar trabajos que nos puedan comprometer en esos días es imprescindible, aunque nos cueste decir que no y el cliente insista ¡Pospongámoslo para la vuelta!

Cuando estemos desconectando, lo que nos hará falta es una persona de confianza que pueda realizar las funciones básicas más importantes. Alguien en quien delegar las tareas de atender a clientes, el teléfono, el email, las posibles emergencias y fuegos que haya que apagar…. Si le dejamos las instrucciones bien claritas, no habrá ningún problema y debería ser muy raro que nos tuviera que llamar. Mejor si no lo hace.

Tú lo agradecerás, tu familia o amigos con los que estés de vacaciones, también. A corto, medio y largo plazo es muy beneficioso, además de necesario, tomarse una pausa sin el “run-run” diario del teléfono y el goteo de emails, mensajes y demás. Prueba, prográmate unos días de relax y cuando te vuelvas nos cuentas qué tal. Es tu elección, trabajar o descansar. O mejor dicho, descansar para trabajar mejor.

En Blog Sage | Racionalizar la jornada de trabajo en tiempos de crisis
Imagen | Giorgio Montersino

Pablo Herrero
Pablo Herrero es Ingeniero Industrial en la especialidad de Organización Industrial, relacionado con la Ingeniería de Organización de empresas. Escribe habitualmente en el blog Fuera de Límites y ha colaborado en Pymes y Autónomos.

Puedes seguirlo en Twitter en @pabloherrero