Criterio de liquidación de IVA por caja en la actualidad y posibles cambios


Vamos a intentar clarificar cómo se liquida el IVA el actual y cómo podría liquidarse cuando se introduzca el denominado “criterio de IVA de caja”, definiendo ambos conceptos y sus posibles afectaciones.

El Impuesto sobre el Valor Añadido se liquida, en la actualidad, mediante el denominado “criterio de liquidación por devengo”, es decir, se liquida en el período en que la factura ha sido expedida o recibida y debidamente registrada en su correspondiente libro, independientemente de que la misma haya sido o no cobrada.

Para definir el “criterio de liquidación de IVA por caja” debemos especificar que el mismo, en su origen o naturaleza, no se corresponde con otro de los múltiples regímenes especiales contemplados en la legislación del IVA actual (régimen simplificado de IVA…)

Como su propio nombre indica, se trata de un “criterio de liquidación” que la normativa del IVA debe aún incorporar, definir y regular, y que esencialmente, y a groso modo, se diferencia del “criterio de liquidación por devengo” por el hecho de que el IVA repercutido del que se acoja a este “sistema de liquidación de IVA por caja”, procederá a pagarse en el período en que se haya hecho efectivo el cobro (total o parcial) de la factura.

Por otro lado con el “criterio de liquidación de IVA por caja”, el cliente que compra o recibe el servicio de un acogido a este criterio, se ve afectado por el mero hecho de operar con un acogido al mismo, y le supondría tener que aplazar el momento de la deducción de su IVA hasta que no procediera al pago de dichas facturas.

Ello resultaría gravoso e injusto para el cliente, a no ser que, en el momento de la introducción de este sistema de liquidación de IVA por caja, quedara regulado de forma específica que sólo afectara exclusivamente al IVA repercutido del que se acogiera al mismo, sin que ello perjudicara al que no lo esté o al que no quiera o no pueda acogerse al mismo.

Es por ello que al hablar del “criterio de liquidación de IVA por caja” debemos diferenciar y tener claros los siguientes conceptos:

  • Criterio de liquidación por caja “simple”: afecta sólo al IVA repercutido del acogido mientras que su IVA deducible continuaría liquidándolo por criterio de devengo (aunque no haya pagado la factura). Sin embargo, el cliente que compra o recibe un servicio prestado de un acogido a este criterio, debería deducir sus cuotas de IVA cuando pagara las facturas.
  • Criterio de liquidación por caja “mixto”: mismas premisas que el “simple”, con la salvedad de dispensar al cliente que compra o recibe un servicio prestado de un acogido a este criterio, para que su IVA soportado continuara, como hasta ahora, liquidándolo mediante criterio de devengo.

No obstante, la normativa española está pendiente de transponer una directiva europea, con fecha límite a 31/12/2012, y que posibilitará a los Estados a introducir un régimen optativo (ya no hablamos de un simple criterio de liquidación que afectara únicamente al IVA repercutido) y cuya especialidad se centra en aplazar también la deducción del IVA soportado al momento del pago de las facturas, siempre y cuando su IVA sea exigible al momento del cobro, es decir, siempre se liquidará por lo que se cobra y por lo que se paga de IVA.

Dicho régimen es lo que se denomina “criterio de caja doble” y su aplicación estaría prevista para el ejercicio 2013.

La situación de España en este momento pasa primero de todo por determinar e incorporar en nuestra legislación el “criterio de liquidación de IVA por caja”, implantación que puede articularse en dos fases diferenciadas (según se desprende de lo expresado por el Gobierno):

  • En una primera fase, exclusivamente para PYMES y Autónomos. Liquidarán “por criterio de devengo” su IVA repercutido, excepto por operaciones cuyos destinatarios sean Administraciones Públicas. El IVA soportado no experimenta cambios en su liquidación, es decir, se mantiene el “criterio de devengo” para las mismas, y por tanto, en estos casos, supondría una convivencia de ambos criterios en un mismo período de liquidación.
  • La segunda fase consistiría en introducir, además, un nuevo régimen opcional (denominado sistema de caja doble) que afectaría a todas las operaciones de aquellos que pudieran acogerse voluntariamente al mismo, tanto por su IVA repercutido como para su soportado.

En función de lo que pueda establecerse y regularse al respecto, quedan incógnitas de trascendencia tributaria pendientes de resolver, entre ellas:

  • ¿En qué fecha entrará en vigor el sistema de liquidación de IVA por caja (primera fase)?
  • ¿En qué fecha entrará en vigor el nuevo Régimen opcional de IVA de caja (segunda fase)?
  • ¿Qué obligaciones formales podrían exigirse a aquellas PYMES y autónomos, que una primera fase, se acojan al “criterio de liquidación de IVA por caja”?
  • ¿Cómo se verán afectadas las liquidaciones de IVA?
  • ¿Afectará este sistema de liquidación a la expedición de la factura?
  • ¿Cómo se controlarán los ingresos?
  • ¿Se establecerá una fecha máxima para liquidar el IVA de una factura aunque todavía no se hubiera cobrado?
  • ¿Desaparecerán algunos de los regímenes especiales ya contemplados actualmente o simplemente serán incompatibles?

De lo que no hay duda alguna es que las empresas tendrán que adaptar sus aplicaciones de gestión a los cambios legales que se prevén para poder soportar ambos criterios de liquidación en un mismo período.


Teresa Roca es Consultora Área Legal de I+D de Sage España y Carles Calvo es Manager de Planificación Fiscal y Legal de Productos de I+D Sage España.

En Blog Sage | Lo que debería incluir la Ley de emprendedores, Elcambiomasfacil.com tu web para estar al día de todas las reformas económicas
Imagen | Kozumel