Internet está cambiando la forma de trabajar en la empresa

La vida laboral y la personal parece que empieza a tener fronteras móviles y no existe una clara separación por la que se pueda decir en qué momento se está trabajando o no. Esto es lo que parece deducirse de una una encuesta realizada por Harris Interactive en Estados Unidos y Reino Unido en el que se menciona que la jornada de trabajo con el horario de 9 de la mañana a 5 de la tarde ya no es real. Así, parece que se ha alcanzado un estatus en el que los trabajadores deben estar conectados 24 horas al día siete días a la semana.

Según el estudio, el 72% de los estadounidenses, y 68% de los trabajadores británicos consultan su correo electrónico fuera de las horas reglamentarias de trabajo. Además, el 50% de los estadounidenses comprueba el correo mientras está de vacaciones, y más del 25% de los encuestados británicos y un 42% de los americanos admite que comprueban sus buzones electrónicos incluso cuando están de baja por enfermedad.

Los motivos por lo que en estos países se observa esta tendencia es porque los empleados quieren trabajar, colaborar y ser activos en la empresa para poder mostrar su valía y no ser la siguiente persona en ser despedida. Además, y motivado por las limpiezas de empleos realizadas con la crisis, la carencia de personas exige un esfuerzo adicional a los trabajadores que tienen que realizar su tarea y la de aquellos que fueron despedidos.

Cómo podría ser este estudio en España

La encuesta es de Estados Unidos y trasladar a España puede no ser evidente. Parece que en España se está navegando menos los fines de semana y más de lunes a viernes probablemente motivado porque se realizan muchos accesos a Internet en la jornada laboral y el fin de semana se organiza mejor para buscar la oferta de ocio o disfrutar en familia.

También puede ser que los años 80 no estén tan lejos y muchas personas deciden que las ventajas de estar conectados no son tan evidentes. Tampoco el temor a ser despedido por no responder el correo electrónico no es una de las preocupaciones de los trabajadores en España como parece que pasa en estos países anglosajones.

No creo que la situación en España sea parecida salvo en casos específicos y puntuales. Quizá en algunas multinacionales, en altos puestos directivos y específicamente en los trabajadores que necesitan estar permanentemente conectados por su dedicación profesional sí es fundamental estar conectados y en permanente disponibilidad.

Además en España la valoración de que el correo se puede leer fuera del trabajo no es muy positiva, seguramente se te queden mirando si se te ocurre comentar que el buzón de tu empresa tiene opción para ser consultado desde casa. Tampoco está muy reconocido que el correo sea lo primero que se lea cuando se levanta de la cama ni lo último que se realice antes de irse a ella.

También si se utiliza fuera del horario laboral lo más probable es que se piense que no se termina de hacer el trabajo en las horas específicas cuando además en España lo que existe es una prolongación de la jornada que supone una dificultad añadida para conciliar la vida laboral y profesional.

Lo que puede estar ocurriendo es que se planifique mal el trabajo y como se estira la jornada se gestiona el esfuerzo con más tranquilidad. Parece que lo que sucede es que somos muy poco productivos. Creo que uno de los problemas del uso del correo electrónico es que no se gestiona de forma correcta, se envían muchos mensajes, todos ellos son importantes, todos se envían a múltiples destinatarios y es difícil identificar cuál es la decisión importante para tomar. Por eso, es vital aprender a gestionar de forma correcta esta herramienta de trabajo.

A pesar de que los dispositivos han evolucionado y de que las operadoras hacen esfuerzos por implicarse en el uso ofreciendo tarifas planas y terminales altamente capaces de comportarse con un ordenador, en España se puede decir que el tiempo libre no está siendo amenazado por el uso intensivo del correo electrónico.

La gestión y monitorización del tiempo dedicado al uso del correo en la empresa tampoco es una necesidad clara y no existen filtros o gestores del uso de esta herramienta en el trabajo que podrían impactar en racionalizar el uso.

Para los que hacen un uso más intensivo de esta herramienta y que utilizan varias cuentas de correo la organización es fundamental. Se debe huir de los correos en el trabajo dedicados a la mensajería de Redes Sociales, blogs o noticias sin valor. Para eso es mejor utilizar cuentas secundarias y acceder a ellas desde fuera del trabajo y con dispositivos que no sean de la empresa. Utilizar Internet y los dispositivos del trabajo para acceder a este tipo de mensajes no es razonable.

El uso de Internet en el trabajo se debe aplicar sin abusar, utilizar una educación basada en la autodisciplina y no pasarse ni por exceso ni por defecto.

Qué oportunidades se abren con este cambio

A pesar de que en España el uso de las nuevas tecnologías en el trabajo mantiene un ritmo de crecimiento constante es en otros países donde se está apostando fuerte por el teletrabajo y son los profesionales de actividades específicas los que se están aprovechando del uso de Internet para dar a conocer su trabajo y esfuerzo a las empresas que los demandan.

En España existe una alta rigidez del mercado laboral y no parece posible liberar de horarios a aquellos que puedan hacer su trabajo fuera de la oficina. Esta actividad quizá sea muy difícil de implantar en determinadas pymes donde el horario laboral está imbricado con el resto de actividades con las que se relaciona (entidades financieras, gestorías, asesores fiscales, abogados, proveedores y clientes) impidiendo el desarrollo de la actividad profesional a distancia.

En todo caso una de las conclusiones que se derivan del estudio es que la utilización de la tecnología no es suficiente y que uno de los aspectos fundamentales en el trabajo se basa en construir relaciones, hábitos y rutinas tanto dentro del trabajo como fuera de él para no sucumbir a ninguna adicción y estar permanentemente conectados.

Más información | TechCrunch
En Blog SAGE | Correo electrónico
Imagen | InfusionSoft

Marcos es Ingeniero de Telecomunicación por la UPM y trabaja en Banca Comercial desde hace 15 años.

Ahora también es colaborador de Blog Sage Experience.