¿Tiene relación la eficacia y el éxito profesional?

Las empresas son organizaciones sociales y como tales no siempre se efectúan los ascensos profesionales en base al rendimiento o a los requisitos objetivos. Por tanto, el éxito y la eficacia pueden no ir de la mano en una organización.

Con esta premisa muchos han buscado el secreto del éxito más allá del desempeño efectivo de su trabajo y de ser así se podría romper uno de los requisitos más importantes para mantener activo y motivado al personal: la cultura del esfuerzo y el reconocimiento del trabajo bien hecho.

Para determinar los factores que influyen en los ascensos profesionales, Fred Luthans y sus asociados llevaron a cabo una investigación sobre 450 profesionales en base a 4 tipos de tareas localizadas en el día a día de los administradores.

El éxito parece radicar en el peso de las tareas ejercidas

Si comparamos a un administrador con una carrera profesional exitosa y a uno eficiente en su desempeño seguramente encontraremos que realizan las mismas tareas pero que unos dedican más tiempo a unas que a otras. El equipo de Fred Luthans utilizó esta percepción para tratar de encontrar qué tareas impulsan a un profesional hacia el éxito.

Lo primero que tuvieron que hacer fue localizar y categorizar las tareas administrativas para más tarde poder cuadrar el promedio de tiempo destinado a cada una. Estas tareas se introdujeron en los siguientes grupos:

  • Tareas típicas de la administración tradicional: es decir, las ligadas a la planificación estratégica, la organización básica y la toma de decisiones imprescindibles para la ejecución de un puesto administrativo.
  • Tareas ligadas a la administración de recursos humanos: son las dirigidas a la motivación, a la coordinación de grupos de trabajo o a la resolución de conflictos, etc…
  • Tareas relacionadas con la comunicación: aquellas realizadas para organizar o procesar la información rutinaria en sus diferentes medios de difusión (hablada, escrita, gráfica…).
  • Tareas sociales: entendidas como las que fortalecen la red de contactos. Se puede describir como politiqueo y sociabilización con personas internas y externas a la empresa.

Una vez con estos conceptos claros se realizó un promedio de los tiempos dedicados y por los administrativos pudiéndolos diferenciar a los profesionales eficientes (definidos por sus responsables respecto a la calidad de su desempeño) de los exitosos (estipulados según la velocidad de ascenso en su carrera profesional).

La diferencia entre la administración exitosa y la eficiente

El estudio determinó que el administrador “estándar” destinaba el 32% del tiempo a realizar actividades relacionadas con la administración tradicional seguido por las dedicadas a la comunicación (29%) y por encima de la administración de recursos humanos (20%) siendo las que menos tiempo ocupaban las orientadas a fortalecer las relaciones sociales (19%).

Dentro de estos datos generales se compararon los datos entre los perfiles exitosos y eficientes pudiendo encontrar importantes diferencias en la gestión del tiempo que en muchos casos describían perfiles totalmente antagónicos.

Los datos reflejaron que mientras los administradores eficaces se orientaban hacia la comunicación y los recursos humanos los que más rápido ascendían en el organigrama lo hacían hacia la tareas más sociales ocupando en ellas hasta el 48% de su tiempo frente al 11% de los más eficientes.

En otras palabra, las estrategias definidas coloquialmente como de “trepas” parecieron demostrar su efectividad contra el trabajador que pretendía ver reconocido sus esfuerzos y el trabajo bien hecho. Dejar que una empresa sea dominada por este tipo de actitudes es peligroso y contraproducente por lo que es bueno establecer controles objetivos para medir y premiar el desempeño.

Es evidente que si entendemos a las empresas como organizaciones sociales este factor tendrá un gran peso para encaminar nuestra carrera profesional y que la confianza podrá estar por encima del desempeño, pero debemos tener cuidado con el mensaje lanzado a los empleados.

En Blog Sage | El líder de las sinergias, Errores de Amy Winehouse que no deben cometer las empresas de éxito, La planificación de los cambios en las organizaciones

Grudiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas, responsable de área fiscal y gestor estratégico. Colaborador de la Escuela de Negocios MBA. Escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz_