¿Qué es el Benchmarking?

El Benchmarking puede ser descrito como un proceso de mejora continua alimentado por la comparación referencial con otras empresas que busca la mejora de nuestros procesos productivos, comerciales, administrativos o industriales.

Con esta técnica se busca realizar mejoras competitivas y no se centra exclusivamente en una mera mejora interna de nuestra productividad de modo que requiere un esfuerzo continuo de investigación para localizar prácticas ajenas, estudiar su desempeño y adaptar las más exitosas a nuestra organización.

Lejos de tratarse de una técnica de imitación, se trata de una de aprendizaje y referencia pues la adaptación obligada de los métodos descubiertos debe ayudarnos no solo ha aplicar las prácticas exitosas sino a mejorarlas en lo posible. Además, al focalizarnos en la competencia nos obliga a utilizar algunas referencias externas en nuestra creación de objetivos.

El Benchmarking como técnica creativa

Cuando hablamos de una técnica de aprendizaje lo podemos traducir como un proceso creativo que partiendo de ideas o prácticas exitosas ajenas busca la forma de adaptarla a nuestra empresa y mejorarlas en lo posible.

De esta manera las mejoras encontradas pueden haberse localizado en otros sectores de actividad y no solo entre nuestra competencia directa.

Marcar nuestro punto de partida en la fusión de ideas exitosas ajenas puede ayudarnos a lograr mejoras bien orientadas sobretodo si no somos los líderes del sector ya que en este caso debemos preocuparnos por encabezar la innovación. Es decir, aplicar políticas de líder y no de seguidor.

Aún así, estudiar a la competencia siempre será muy útil para contrarrestar sus mejoras y es muy probable que encontremos procesos aplicables a nuestra organización en alguna medida. Para esto siempre tenemos que atender a las limitaciones éticas y legales que puedan existir para lograr dicha información ya que en ningún caso hablamos de espionaje industrial.

No se trata de aplicar procesos porque lo hace la competencia sino en determinar lo que se realiza, estudiar sus resultados, ver la manaera de mejorarlos y adaptarlos a nuestra empresa y aplicarlos de forma exitosa. Para hacer estos procesos no solo necesitaremos de un esfuerzo continuo sino del apoyo de todos los administradores de la organización.

Viendo esto seguramente muchos piensen que han estado realizando prácticas de Benchmarking sin saberlo y es muy probable que sea así pero es menos probable que se haya estado realizando de forma estable y duradera.

¿Es útil en todas las organizaciones?

En las pequeñas empresas puede que el Benchmarking, pese a ser utilizado de forma puntual, no sea demasiado eficiente ya que la mejora debería comenzar por el interior antes de sumar el valor comparativo a la ecuación.

Requiere de unos estudios serios, ordenados, continuos, lentos y disciplinados. Los costes económicos y temporales pueden ser complicados de asumir por una pyme de modo que nos beneficiaríamos más de un proceso de mejora continua basado en aumentar el rendimiento de nuestras actividades internas.

Aplicar el Benchmarking de forma puntual puede ser arriesgado ya que sin un estudio riguroso no conoceremos el verdadero desempeño de las prácticas localizadas ni la manera más adecuada de adaptarla a nuestra realidad diaria. Por esto algunos diferencian entre el “Benchmarking comparativo” y el “interno”.

El llamado “Benchmarking interno” puede ser el mejor comienzo ya que supone la localización de nuestros procesos de éxito para analizarlos y comprobar si pueden ser mejorados. Esto se traducirá en mejoras productivas y competitivas aunque estas últimas no son el fin último de esta práctica interna y pueden llegar de modo indirecto.

Conociendo nuestros procesos aumentaremos la información disponible y por tanto nuestras armas pero también contaremos con una herramienta motivacional pues nos ayudará a establecer metas claras respecto a nuestras actividades o a nuestra posición respecto a los competidores.

En Blog Sage | Luis Sancho, Tenders.es: “El emprendedor no se hace, nace y va mejorando con la experiencia”, ¿Qué tienen en común Inditex, Ikea y Dell y qué podemos utilizar mañana en nuestras empresas?
Imagen | Santinet

Grudiz es máster en gestión de RRHH, ADE, Bachelor in Business Administration (EEUU), formador de empresas, responsable de área fiscal y gestor estratégico. Escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva.

Puedes seguirlo en Twitter en @Grudiz_