¿Es el miedo un factor de motivación en la empresa?


No os descubriré nada nuevo si comentamos que la situación económica de muchas empresas es límite. Estamos en un momento muy difícil, donde para salir adelante todos tienen que arrimar el hombro en las empresas. Disponer de un equipo humano motivado para tal fin es clave, pero saber cómo conseguirlo es complicado. Poco a poco se ha instalado una sensación de miedo, a perder el trabajo, a un ERE, a quedar desprotegidos en los trabajadores. Y esto se puede utilizar en muchas empresas. Pero ¿es el miedo un factor de motivación en la empresa?

Y muchas veces se pierden las formas a la hora de mostrar el camino para salir adelante. Al final empresa y trabajadores están en el mismo barco y todos deben remar en la misma dirección. Pero que estemos en galeras no significa que a base de latigazos se pueda rendir más. No, la motivación es otra cosa, y conseguirlo es el reto que tienen por delante muchas empresas y sobre todo muchos responsables con equipos a su cargo.

El miedo al despido como motivación

Cuando se traza una hoja de ruta para los próximos meses, en ocasiones la empresa ha cambiado de rumbo y los trabajadores tienen que realizar otras tareas, que quizás antes no afrontaban o lo hacían de otra manera. Y tal vez no les guste. La frase: “Al que no le guste ya sabe donde está la puerta” se repite mucho más de lo que a todos nos gustaría. Y esta frase, más que una motivación es un fracaso por parte del líder del grupo.

Significa que ha sido incapaz de motivar, de hacer que todos los miembros de la empresa se impliquen un poco más. Y el último recurso es la amenaza. Pero además una amenaza que no es efectiva. Porque en una situación como la actual quedan pocas salidas. Para el trabajador que está descontento en su empresa es complicado buscar otra salida laboral para embarcarse en otro proyecto.

En muchos casos el recurso que queda es agachar la cabeza, acatar las directrices y tratar de hacer lo que piden. El efecto que se ha conseguido es el contrario al deseado. Con el miedo se ha desmotivado al empleado, que aguanta porque no tiene más remedio o no tiene otra salida laboral. Además si llega a encontrarlo se marchará, tal vez justo cuando más lo necesitemos.

Pero también para la empresa es un mal negocio, puesto que el poco capital que tiene no puede dilapidarlo en indemnizaciones o despidos. Tiene que sacar todo el partido a su personal, que también es un activo de la empresa. Si se consigue motivar a los miembros de un equipo todos sabemos que los resultados son mucho más positivos, que un buen ambiente laboral es básico para mantener a flote una empresa que pasa por dificultades.

El bloqueo por miedo

Pero también existe un segundo aspecto que muchos no contemplan cuando aplican estos métodos. Mucha gente se bloquea cuando existe miedo al despido. Simplemente no consiguen sacar lo mejor de si mismos, sino que al contrario de lo que se pretende, el miedo les hace ser mucho menos productivos. “Me van a despedir” repetido como un mantra a todas horas, se acaba por dejar de prestar atención a su trabajo y realizarlo de forma correcta.

Y desbloquear esta situación una vez que se produce es complicado. Porque aunque las cosas mejoren, el empleado no deja de ver fantasmas por todos lados. Si mejora, porque piensa que ahora que la cosa va para adelante, la empresa podrá invertir la liquidez obtenida en despedirle. Si empeora porque cree que será el primero en salir en un proceso de regulación de empleo. El resultado es que en lugar de tener los cinco sentidos en nuestro trabajo está todo el día angustiado pensando en el futuro laboral incierto, en un despido que tal vez se producirá o no, pero que en todo caso estaría más lejos si diese lo mejor de sí mismo en su puesto de trabajo.

Creo que motivar o incentivar a un equipo humano es muy complicado en una situación como la actual. Pero muchas empresas lo consiguen y a pesar de la que está cayendo mantienen un buen ambiente laboral y trabajadores implicados para salir adelante. Puede que me equivoque, pero dudo mucho que esto se consiga con el miedo al despido o al cierre de la empresa en el horizonte.

En Blog Sage | Tres ratios básicos para medir el clima laboral
Imagen | o5com

LosLunesAlSol

Trabajando en Pymes durante varios años en las áreas de sistemas, redes y Helpdesk, creo que he pasado por casi todos los departamentos del área técnica de la empresa. Escribo habitualmente en Tecnología Pyme y Genbeta . En Twitter me podéis encontrar como @LosLunes_AlSol