Los impuestos asociados a las ventas de aplicaciones para móviles

La expansión de los negocios a través de internet plantea muchas dudas en cuanto a la fiscalidad de este tipo de operaciones. Dentro de este tipo de negocios, uno de los que mayor auge están eniendo en la actualidad es la venta de aplicaciones para móviles.

Bien sea a través de las plataformas de ventas de marcas o de operadoras muchos programadores diseñan sus aplicaciones, las suben a estas “tiendas on-line” y desde ellas los usuarios se las descargan y, en algunos casos pagan por ellas. Entonces surgen las dudas sobre cómo declarar esos ingresos y qué impuestos están asociados a estas transacciones.

¿Quién vende, el operador o el dueño de la aplicación?

Lo primero que tenemos que aclarar es que este tipo de operaciones no se consideran ventas sino prestaciones de servicios. No hay una entrega de un objeto físico por lo que si nuestro cliente está fuera de la UE no se produce una exportación.

A la hora de determinar qué impuestos intervienen y cómo se declaran debemos tener en cuenta de quién es el cliente. En muchos casos la plataforma simplemente cede una parte de su espacio para que los programadores vendan sus aplicaciones y les cobra una comisión por venta por esa cesión de espacio. Entonces el cliente es del programador, la plataforma es un mero intermediario y la transacción se produce entre quién descarga y paga la aplicación y el que la ha desarrollado y colgado en ese “market”.

En otros casos es la propia plataforma quien vende a sus usuarios unos productos que los desarrolladores les ceden a cambio de una comisión sobre las ventas realizadas.

La mayor parte de las plataformas trabajan con el primer tipo de operación, por tanto el desarrollador vende su producto y paga una comisión a la plataforma por utilizar su espacio y servicios de cobro.

La tributación

La persona que ha desarrollado un producto y lo pone a la venta a través de estos operadores tiene que tributar por el IRPF (o Impupesto de Sociedades en caso de sociedad mercantil) y por el IVA. En cuanto al IRPF o IS no hay ninguna particularidad con respecto a otro tipo de actividades, declarándose trimestralmente el beneficio obtenido y realizando los pagos a cuenta correpondientes.

Para declarar el el IVA debemos de tener en cuenta el lugar en el que se encuentra la persona que descarga las aplicaciones. Las descargas realizadas fuera de la UE no devenga IVA, las realizadas dentro de la Unión sí y siempre se aplicará el 18% correspondiente al IVA español, independientemente del país de la Unión en el que esté la persona que hace la descarga.

El propietario de la plataforma ha de enviar un resumen mensual con la liquidación de las operaciones y el número de descargas realizadas por destino. Si el operador no nos ofrece esta información debemos considerar todas las operaciones sujetas.

En el caso de que fuera la plataforma la que vendiera las aplicaciones, el desarrollador actúa como proveedor y emitiría una factura por el total de ventas mensuales a dicho operador. Si éste estuviera de alta como operador intracomunitario (que sería lo más normal) la factura iría sin IVA. Pero esta opción no suele darse en la mayor parte de los casos ya que los operadores suelen funcionar con el otros sistema.

En Blog SAGE | Aplicaciones gratuitas de iPhone interesantes para la pyme y el autónomo
Imagen | robertnelson

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa