Cómo reclamar ante los Tribunales Económico-Administrativos

Los Tribunales Económico-Administrativos son órganos dependientes del Ministerio de Economía y Hacienda que resuelve actos administrativos relativos a la aplicación de los tributos. Son órganos independientes y su labor es atender aquellas reclamaciones interpuestas contra las resoluciones dictadas por la Hacienda Pública u otros órganos tanto de la Administración del Estado como de las Comunidades Autónomas.

Estos Tribunales se organizan a través del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), que se hace cargo de atender las reclamaciones contra actos dictados por Hacienda y los órganos de las Comunidades Autónomas o en los casos que exijan una unificación de criterios, y una serie de Tribunales Económico-Administrativos Regionales (TEAR), cuya labor es resolver los recursos que no sean de competencia del TEAC y cuya cuantía inferior a 150.253,03 euros como instancia única o los que sean de cuantía superior como órgano de primera instancia.

Las reclamaciones ante estos Tribunales

Cualquier contribuyente puede presentar una reclamación ante estos Tribunales si entiende que la resolución, en primera instancia, de los órganos competentes no se ajusta a la legalidad. Pueden presentarse reclamaciones por liquidaciones provisionales o definitivas de la Agencia Tributaria, por las comprobaciones de valor de bienes o derechos, las sanciones o los actos que denieguen o reconozcan exenciones o bonificaciones tributarias o las autoliquidaciones.

Sin embargo no cabe recurrir contra actos previos a la vía judicial, civil o laboral o contra aquellos que estén excluidos por una Ley.

La presentación de estas reclamaciones ha de hacerse en el plazo de 15 días desde la notificación del acto recurrido y se hará a través de un escrito. A partir de entonces la Secretaría del Tribunal competente tendrá un plazo de 10 días para reclamar, al Organo de la Administración que haya resuelto el acto recurrido. el expediente correspondiente.

Las actuaciones del Tribunal

En el momento en que el Tribunal recibe dicho expediente, los interesados podrá solicitar un examen del mismo y se autorizará la presentación de alegaciones y pruebas, pudiendo, incluso, llegar a celebrarse una vista pública. Posterioremente el Tribunal resolverá el expediente y se notificará a las partes en el plazo de 10 días.

Hay casos en los que el expediente se cierra por el desestimiento o la renuncia del interesado, esta renuncia ha de presentarse por escrito. Hay situaciones en las que el Tribunal puede cerrar el expediente por caducidad, esta circunstancia se de cuando el recurso se paraliza por causa imputable al interesado y transcurren tres meses desde este hecho sin tener respuesta del interesado.

Tras la resolución de la reclamación se ejecutará el fallo, para ello el Tribunal devolverá el expediente al Organo de origen con una copia de la resolución dictada. Si esa resolución determinara la necesidad de una rectificación del acto recurrido, el Tribunal verificará, en el plazo de 15 días, que esa rectificación se produzca y, si como consecuencia de ello, fuera necesaria la devolución de cantidades ingresadas por el contribuyente, éste tendrá derecho a cobrar intereses de demora desde la fecha del ingreso.

En Blog SAGE | El procedimiento monitorio para la reclamación de deudas
Imagen | Sultancillo

Mister Empresa es Master en Asesoría Fiscal y Contabilidad. Consultor empresarial y formador de emprendedores, pertenece a la red de mentores de empresas de la Xunta de Galicia y escribe en Pymes y Autónomos y en Actibva .
Puedes seguirlo en Twitter en @misterempresa