¿Está tu empresa preparada para la subida del IVA?


Dentro de 12 días exactos la subida del IVA será una realidad para todas las empresas y este movimiento fiscal requiere una adaptación previa de la empresa en muchos de sus campos de actuación para aplicar correctamente este incremento impositivo.

Todos los cambios que repercuten en las políticas de precios deben asumirse con calma y precaución para evitar errores, subidas de precios erróneas o ajustes negativos en los márgenes de precios. Por todos estos motivos, en nuestra empresa debemos comprobar que estamos realmente preparados para la subida del IVA.

Cambios en la política de precios

A estas alturas, nuestra empresa debe haber decidido si va a repercutir la subida del IVA a sus cliente o no. Tal y como ya hemos comentado, este criterio depende de muchos factores y es la propia empresa la que tiene que clarificar cómo va a actuar:

  • Absorbiendo el sobrecoste de ese IVA dentro de su margen
  • Cambiando precios finales

En el caso de que nuestra empresa tenga una actividad comercial y venda con IVA incluido, tenemos que tener nuestras tarifas de precios actualizadas, debemos marcar un día para modificar todos nuestros precios y cambiar el etiquetado. Imaginemos que regentamos cualquier tipo de establecimiento comercial, como puede ser alimentación, textil o similar.

Además, el alza del IVA coincide con el comienzo de las rebajas de julio, con lo cual, diseñar nuestras tarifas para estas rebajas debe ser una prioridad en todos los sentidos. No afrontamos una campaña ordinaria de descuentos, tenemos que cambiar las tarifas aunque a posteriori apliquemos un descuento en nuestros artículos.

Empresas intermediarias y sin venta directa al público

El segundo gran grupo que debe ir ajustando sus tarifas son aquellas empresas que facturan en base imponible y a posteriori repercuten el IVA. Este tipo de empresas deben comprobar si sus costes siguen manteniendo el mismo nivel de precios y si sus sistemas informáticos y software está adaptado para el cambio de porcentaje.

Estas comprobaciones hay que realizarlas ahora, probando a cambiar porcentajes, emitiendo facturas, comprobando el criterio de las facturas rectificativas, casos para abonos y devoluciones y supuestos en los que tengamos que alternar los dos tipos de IVA.

No todos los programas de gestión están adaptados para un cambio de tipos de IVA a mediados de ejercicio y menos aún, para trabajar con dos tipos de IVA de manera simultánea. En el caso de que nuestro sistema informático no esté adaptado, el cambio de software será un paso obligatorio a la par que se cambia el IVA.

Por último, las actividades con exención limitada deben prever el incremento de costes fijos y variables que tienen en su actividad para decidir si repercuten el alza y modifican sus tarifas o no.

En Blog Sage Experience | La subida del IVA

Remo es licenciado en Química y LADE, relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_